Geopolitica

Incidencia en Colombia de la elección presidencia de Biden

 Después de la tempestad viene la calma. Así se infiere de la mediática y cuestionada campaña presidencial Biden vs.Trump en Estados Unidos. Luego de una prolongada acumulación de ofensas mutuas, verdades a medias, ingente propaganda y campañas del miedo, gestadas en ambas orillas, el presidente republicano en ejercicio Donald Trump, fue superado de manera contundente en las urnas, por el septuagenario candidato demócrata Joe Biden, declarado formalmente el ganador de la sui generis contienda electoral, en la primera potencia del mundo.

     Producto de la estrategia del miedo, la publicidad obsesiva de las dos candidaturas llegó a Colombia, e igual que sucedió en otros países del hemisferio, se especuló de manera persistente, acerca de las bondades y errores de que ganara uno u otro, pero con visiones extremistas que alejan del debate civilizado, se centran en polarizaciones y producen especulaciones.

     Para el caso particular de Colombia, talvez sea más importante pensar y actuar en que el gobierno nacional debe enviar como embajador a Estados Unidos, a un diplomático de carrera, con formación de estratega en temas de geopolítica, con habilidad para negociar, con sólidos conocimientos de derecho internacional y sobre todo con el carácter suficiente para negociar de Estado a Estado con la Casa Blanca, los apoyos y coordinaciones intergubernamentales, para combatir el terrorismo y el narcotráfico.

     Poco ayuda en este propósito asumir conductas sumisas ante lo que diga Washington, escudándose en que el Tío Sam aporta recursos para el Plan Colombia y la erradicación de los cultivos ilícitos, o que el gobierno estadounidense asuma actitudes de jefe-subalterno como a menudo lo exteriorizó Trump amenazando recortes de apoyos financieros con base en resultados, sin que su gobierno haga esfuerzos más efectivos, para evitar el ingreso de muchas toneladas de alcaloides, o lo que es peor para combatir el consumo de narcóticos.

... seguir leyendo

Reflexiones geopolíticas acerca del referendo para cambiar constitución en Chile

      Un referendo siempre será un salto al vacío para el gobierno que lo promueva. El del 25 de octubre en Chile para cambiar la constitución vigente, no es la excepción. Como tampoco Chile es la excepción de los conflictos y complejidades sociales, políticas, económicas y culturales que han afectado al continente, desde el fin del coloniaje español, el nacimiento como repúblicas y las sinuosas relaciones internacionales con Estados Unidos. Los resultados de este experimento son impredecibles.

      La política es la guía de los pueblos, pero la economía es el termómetro de la excelencia o las limitaciones de los proyectos políticos, que si son de gobiernos y no de Estado, tienden a ahondar conflictos o a crear otros nuevos. En ese orden de ideas, quizás esto pasó en Chile con el productivo modelo económico dejado por Augusto Pinochet, porque la dirigencia empresarial y los defensores del libre mercado se durmieron sobre los laureles de la bonanza económica, sustentados en altas cifras del PIB o ingentes ingresos empresariales, pero no escucharon las voces de la oposición, que advertían que las cifras económicas pueden ir muy bien para unas élites, pero no se reflejan en la calidad de vida de los gobernados.

      Tan cruda realidad empeora, cuando detrás de estos mensajes y las protestas violentas como las escenificadas en Chile durante los dos últimos años, está la izquierda internacional, armada y desarmada, buscando recuperar el avance comunista que les quitó Pinochet, revivir el sueño cubano de la continentalidad roja, y destruir cualquier forma del odiado enemigo capitalista.

      Todo eso con la circunstancia agravante, que la realidad del desempleo juvenil y las eternas dificultades  tercermundistas, para que los jóvenes se integren al mercado laboral en Latinoamérica, sumadas al abismal desconocimiento de la historia, millones de jóvenes chilenos alebrestados por populistas y comunistas, sacaron a relucir un erróneo rumbo de la rebeldía propia de la edad, y hoy con resultados evidentes en las urnas, ponen un enorme reto a los hacedores del futuro de Chile, para revertir el sendero, y recuperar la confianza en el modelo económico inclusivo de la libre empresa.

      De lo contrario Chile volverá a elegir marxistas, como ocurrió con Allende en la década de 1970. Sería letal para el continente, donde Chile tiene un peso específico.

... seguir leyendo

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©