Decisión de Maduro de convocar una asamblea constituyente paso crucial del final de su desgobierno

Publicado: 2017-05-02   Clicks: 924

     Geopolítica internacional

      La salida en falso de Nicolás Maduro al anunciar a pleno pulmón y con el histrionismo característico que pronto convocará una asamblea constituyente que cambie la constitución chavista de 1999 y elimine de manera abierta la actual asamblea, marca indefectiblemente el paso crucial hacia el fin de su desgobierno y la crisis humanitaria que padece Venezuela.

    Como es natural en estos temas, aparecen opiniones de distintas vertientes y con variados enfoques para tratar de entender las connotaciones políticas, metodológicas, estratégicas, geopolíticas, etc. Todas muy válidas dentro del concepto de la democracia, pero muy pocas de ellas aplicables cuando un gobernante autoritario desconoce la ley y busca todos los medios posibles para imponer su voluntad.

    La presencia de colectivos armados chavistas en diferentes regiones del país, dentro de los cuales participan clandestinamente miembros de las Farc y la represión cada día más violenta contra millones manifestantes que protestan por las erráticas acciones de Maduro y sus copartidarios, van en crescendo  y se han agravado con el golpe de Estado transitorio de la Corte Suprema de bolsillo que desconoció la asamblea, la dilatación de las elecciones, la farsa de la mediación del Vaticano en un diálogo manipulado al estilo comunista y el anuncio de convocar una asamblea constituyente, han puesto a Venezuela al borde de una guerra civil.

    El termómetro de la solución está en manos de la Fuerza Armada Nacional, cuyos generales y almirantes están corroídos por el cáncer de la corrupción y las prebendas que les ha proporcionado el régimen de Maduro a expensas que permitan a los comunistas seguir en el poder, desgobernando a Venezuela.

     Detrás de las ausencia de neuronas de Maduro y las chambonadas de sus asesores directos, está la mano visible de la dictadura cubana que no puede renunciar al deseo de tener un peoncito en Caracas, que imbuido por un discurso marxista-nacionalista barato y sin aplicación en la realidad geopolítica de Venezuela, les siga enviando petróleo a raudales y siga sirviendo de difusor del narcoterrorismo comunista contra Colombia.

     En la medida que los marchantes no cedan y que las marchas anti-gubernamentales sigan en pie, crecerán geométrica y matemáticamente las acciones represivas, el país se acercará a la guerra civil, y los sectores sensatos de las Fuerzas Militares se verán obligados a apresar a los generales y almirantes corruptos, retirar cualquier apoyo a Maduro y sus cómplices y formar un gobierno de coalición civil, que reoriente los rumbos del país.

     No obstante, Maduro y los militares cómplices podrían recurrir a la estupidez dictatorial de lanzar alguna ofensiva militar contra Colombia, para provocar una guerra internacional y desviar la atención de la tragedia de su país, pero para eso necesitaría el respaldo sine qua non de Rusia lo cual es dudoso en las actuales circunstancias, y el silencio de la OEA o la ONU, algo que tampoco es probable en este momento.

     Entonces, como la opción más viable es la rebelión militar contra los corruptos jefes militares y navales, con la entrega del gobierno a una coalición transitoria civil militar, indudablemente las milicias armadas por el chavismo y entrenadas por las Farc y el Eln, financiadas por el narcotráfico, el secuestro y otras conductas ilícitas pasarán a una guerra de guerrillas contra el nuevo régimen, Venezuela entraría en una guerra civil y Colombia saldría muy afectada por esa situación, habida cuenta que el Eln y las Farc, que en este momento analizan en Cuba los cursos de acción a seguir al respecto, terciarán en ese conflicto y seguirán eludiendo el cumplimiento de lo pactado con Santos.

     Las guerras civiles son como los terremotos. Sin importar donde es el epicentro las consecuencias se sienten en el vecindario y afectan de manera negativa los núcleos geopolíticos que activan los flujos diplomáticos, políticos, económicos, humanos, militares y comerciales de los países fronterizos.  En consecuencia el previsible desenlace de un enfrentamiento violento en Venezuela afectará la paz y la guerra que ha soportado Colombia, y por ahora no traerá soluciones en aras de la paz y la concordia dentro de los dos países, ni mucho menos entre los dos gobiernos.

     Por ahora lo único cierto es que la arbitraria decisión de Maduro al anunciar que pronto convocará una asamblea constituyente, solo conduce a echar más leña al fuego, oxigenar la violencia y forzar salidas de facto, con consecuencias impredecibles. Así las cosas, este garrafal error de cálculo estratégico de la dictadura cubana podría llevar a Venezuela hacia un dantesco baño de sangre.

    Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

    Especialista en Geopolítca, Estrategoa y Defensa Nacional

     www.luisvillamarin.com

El coronel Luis Alberto Villamarín Pulido es analista de asuntos estratégicos, autor de 31 libros acerca de los conflictos internacionales, la geopolítica, la seguridad y la defensa nacional, cinco de ellos relacionados con el terrorismo islámico titulados Martes de HorrorNarcoterrorismo la guerra del nuevo siglo, Conexión Al Qaeda, Primavera Árabe e Isis-Estado Islámico. Además tiene en preparación la obra titulada Geopolítica del Terror.

     Para leer estas obras haga click sobre cada una de las siguientes portadas.

cover narcoterrorismo la guerra del nuevo siglo  cover conexión al qaeda  cover martes de horror   Cover Estado Islámico ISIS   Cover Primavera Arabe

 


Lea mas acerca de Retos de seguridad nacional y lucha contra el terrorismo para Trump por Luis Alberto Villamarin Pulido

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©