Si el Partido Comunista es víctima del conflicto, el violador Garavito es víctima del ICBF

Publicado: 2021-05-28   Clicks: 681

     Análisis del conflicto armado en Colombia

     La tragicomedia y la irresponsabilidad de algunos “magistrados”, acaba de materializar por medio de las cuestionadas JEP y Corte Constitucional, con la sospechosa y sesgada decisión de pedir al unísono que se revivan las 16 curules más para las Farc, disfrazadas de “víctimas del conflicto”, al tiempo que se afirma, que el Partido Comunista es víctima del conflicto.

     A ese ritmo los pedófilos Garavito, tornillo Lozada, Pastor Alape, Timochenco, Pablo Catatumbo y la terrorista Sandino quien practicaba legrados con alambres, no son criminales de lesa humanidad, sino víctimas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

     Así, sale todos los días a flote, el resultado del enorme daño que la indignidad de Juan Manuel Santos causó a Colombia, en aras de obtener para sí el Premio Nóbel de Paz: Magistrados politizados que con visos de ilegalidad ocupan su curul en altas cortes, delincuentes de cuello blanco con asiento en el Congreso, terroristas causantes de los màs atroces crímenes legislando, corruptos politiqueros afines a su línea ideológica haciendo daños al país en cargos públicos, y otros de su calaña, aprovechando la actual crisis para hacer politiquería y corruptelas.

     El Partido Comunista Colombiano, no es víctima del conflicto. Es el causante de la violencia narcoterrorista de las Farc, el M-19, el Eln, el Epl, el MOEC, el FUAR, y otros grupos criminales ideologizados por los “camaradas” de ese partido. Es interminable la lista de bandoleros, terroristas y asesinos formados en el seno del Partido Comunista, que luego se hicieron notables por sus actos de barbarie contra Colombia y sus víctimas.

     A manera de ejemplo, Juan de la Cruz Varela, Ciro Trujillo, Joselo Lozada, Jaime Guaracas, Jacobo Arenas, Tirofijo, Alfonso Cano, Timochenco, Iván Márquez, Pablo Catatumbo, Simón Trinidad, Marcos Calarcá, Raúl Reyes, el cucho Guzmán, Miller Perdomo, Romaña, Joaquín Gómez, el mono Jojoy, el médico Mauricio, Mariana Pérez, Francisco Caraballo, Jaime Bateman Cayón, Iván Marino Ospina, los hermanos Pizarro Leóngómez,  Pedro León Arboleda, Francisco Garnica, Antonio Navarro, Luis Almarales, Libardo Parra Arias, Boris, la chiqui Londoño, la concubina de Tirofijo y muchos más bandoleros marxistas-leninistas, que fueron enviados por los “camaradas” de la ciudad a hacer parte del “movimiento armado”.

     Además de que no lo pueden negar, y el reflejo son los vándalos o terroristas que a nombre de esa ideología están destruyendo el país en 2021.

     De remate, muchos de esos camaradas idos al monte por que abrazaban “nobles ideales polìticos”, terminaron como capos del más poderoso cartel de narcotráfico, prueba de ello es la reciente muerte de Jesús Santrich, también militante del Partido Comunista, en hechos ocurridos como consecuencia de una vendetta entre traquetos y capos de diversos carteles de las drogas ilícitas.

      Por otro lado, parece haber “magistrados” promotores de revivir las curules de las víctimas, para favorecer a las Farc y satisfacer la “protesta social”. Olvidan que los inmerecidos y abultados salarios que les pagamos los colombianos, es para que hagan cumplir la justicia desde sus respectivas responsabilidades, no para hacer demagogia, ni para “hundir al gobierno de Duque o a su odiado enemigo Álvaro Uribe”.

     Esto indica, que Colombia necesita más jueces probos y menos magistrados cuestionados. Y desde luego, que las universidades que forman abogados, se autocritiquen evaluando la calidad de juristas, que por sus “méritos profesionales” llegan a altas magistraturas, a “dañar el país”.

     Por otro lado, la JEP que parecería ser una Justicia Espacial para Pedófilos, se ha dedicado a atacar a las Fuerzas Militares, a publicar todo lo que tenga que ver con los bandidos mal llamados paramilitares y a crear con su narrativa en el imaginario colectivo, la idea de que las Farc no constituyen el virus de terrorismo, narcotráfico y genocidio contra los campesinos que en realidad son, sino “altruistas rebeldes” que su único pecado es ser “luchadores populares comunistas”

      Grave muy grave para el país, esta decisión simultánea y tal vez coordinada con quienes están destruyendo al país con los paros, que los comunistas sean declarados víctimas del conflicto, en el mismo momento que se reviven las curules que tanto exigen las Farc como forma de “participación política”

      Y más grave resulta aún, la ignorancia funcional de los medios de comunicación, la academia y los generadores de opinión, que enceguecidos por tumbar al gobierno, cohonestan por acción u omisión, para que la pandemia comunista que es mas letal que el Covid, se siga saliendo con la suya.

      En lugar de declarar víctimas del conflicto a los comunistas que lo originaron y lo han oxigenado durante décadas, la JEP debería judicializarlos, por la inocultable relación orgánica del “movimiento político con el movimiento armado”, pues abundan las cifras, las estadísticas y miles de pruebas en la Fiscalía y los Juzgados, que en muchos casos unos y otros, son los mismos y por extensión los causantes del desangre del país, como continuidad de la violencia tripartidista iniciada en Colombia a partir de 1947, cuando los “camaradas” optaron por la “combinación de las formas de lucha” contra sus odiados adversarios liberales y conservadores.

      Reiteramos: Si el partido comunista es víctima de la violencia que ellos mismos inventaron y han promovido, entonces dentro de esa misma lógica, Garavito el violador de niños es víctima del ICBF.

      Teniente coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

       Autor de 38 libros de geopolítica, defensa nacional y estrategia

        www.luisvillamarin.com

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©