Prolongar la agonía o dar el salto cualitativo y cuantitativo de la política en Colombia es el reto que está sobre el tapete de la vida nacional.

Publicado: 2021-10-05   Clicks: 387

       Anáslisis del conflicto armado en Colombia

       Este es sin duda, el desafío para todos los colombianos, inclusive las reservas de la Fuerza Publica.

        A juzgar por los últimos acontecimientos políticos, mediante los cuales se están encendiendo los reverberos electorales, atizados por expertos en vender humo y en acrecentar pasiones banderizas, solamente se ve mas de lo mismo que hemos tenudo siempre, en la accidentada historia política dde polarizaciones en Colombia: 

      Programas que se cumplirán a medias, o lo que es más común, ausencia de programas...

        Dicha realidad perevive muy arraigada en el país, sin que haya forma de exigir responsabilidades, a quienes hacen de la política su fortin financiero personal y una forma de vida utilitarista a costa de los incautos, que se dejan envolver en el remolino de sus intereses particulares.

     Ante la falta de programas de gobierno o auto elogios con refritos de manuales, (enfermedad compartida por todos los sectores  en contienda),  la crónica polarización que siempre termina en violencia sangrienta, regresa al escenario electoral.

     Un terrorista que no ha desmovilizado su mentalidad siniestra y destructiva, ni su venenoso lenguaje,  aprovecha la evidente intención politiquera y tránsfuga de los "menos malos"  de la derecha, para desde su calculada orilla ofrecer asistencialismo total, incitar al odio y soñar con que Colombia sea gobernada por pares del hampa, que ha sumido a Venezuela, Nicaragua y Cuba en la desgracia de dictadorzuelos tropicales enfermos de egolatría y múltiples miserias para sus pueblos.

      Ante ese escenario que aún no es catastrófico, pero puede ser un primer paso del cataclismo abismal, a los colombianos se nos está induciendo a elegir un congreso corrupto plagado de izquierdistas y desvergonzados cómplices del cartel de la mermelada santista, complementado por la extraña costumbre política colombiana, de elegir como presidente al que aparenta ser el  "menos malo" de la derecha, como si este señor fuera un ser súper natural, omnipresente, omnisapiente y omnisciente, que por obra y gracia de talentos extraterrestres, nos va a salvar de la eventual debacle castrochavista.

      Si no ocurre un milagro de decisión política, pero ya y ahora, para cambiar el escenario descrito, irremediablemente estamos pavimentando la vía para prolongar esa agonía, que solo favorece el desatinado proyecto asistencialista de la izquierda armada, la desarmada y el cartel de la corrupción santisra, siniestros personajes que no sacian su voraz apetito, de sacrificar a Colombia para satisfacer su egoísmo.

      La disyuntiva es dar el paso hacia un proyecto transformador del país, o seguir haciendo más de lo mismo con congresistas enfocados en sus intereses personales para destruir el país, al mismo tiempo que volvemos a elegir al "menos malo" para no caer tan bajo como Perú, Argentina, Nicaragua, México, o Venezuela.

      Esta cruda reflexión  es para que todos los colombianos sin excepción, reaccionemos y actuemos en consecuencia.

       Teniente coronel Luis Alberto Villamarin Pulido
        Autor de 39 libros de Geopolítica, Defensa Nacional y Estrategia
        www.luisvillamarin.con

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©