Infantería colombiana: Paso de vencedores

Publicado: 2020-12-07   Clicks: 1192

     escudo infanteeríaLa infantería del ejército colombiano celebra su día clásico el 9 de diciembre de todos los años, en memoria de la gloriosa gesta que selló la libertad del continente en la cordillera andina peruana, gracias a la genialidad estratégica del Libertador Simón Bolívar, la habilidad táctica del mariscal Antonio José de Sucre y el liderazgo inspirado por la valentía del general José María Córdova.

      La batalla de Ayacucho escenificada en la Pampa de Quinua en Ayacucho​ Perú, el 9 de diciembre de 1824, fue el último gran enfrentamiento militar de las campañas terrestres de las guerras de independencia hispanoamericanas (1809-1826) y significó el final del dominio virreinal de la corona española en América del Sur.

     La victoria patriota en Ayacucho señaló una capitulación militar que puso fin al virreinato del Perú. Pero fue hasta 1836 cuando España renunció formalmente a la soberanía de sus posesiones continentales americanas. El tratado de paz, amistad y reconocimiento con el Perú fue firmado el 14 de agosto de 1879 en París.

     La capitulación española fue firmada por el jefe de estado mayor realista José de Canterac, y el mariscal Antonio José de Sucre al concluir la batalla de  Ayacucho, el mismo día en el campo de batalla.

     Los principales puntos de la capitulación fueron:

    El ejército realista bajo el mando del virrey La Serna renunciaba a seguir la guerra contra los independentistas.

    La concentración de los últimos soldados realistas en las fortalezas del Callao, antes de ser repatriados a España.

     La República del Perú se comprometió a saldar la deuda económica y política, adquirida con los países que contribuyeron militarmente a su independencia.

    Tras la capitulación de Canterac ante Sucre, se verificó la rendición de los tenientes generales, virrey José de la Serna y José de Canterac, los mariscales Gerónimo Valdés, José Carratalá, Juan Antonio Monet y Alejandro González Villalobos, los brigadieres Ramón Gómez de Bedoya, Valentín Ferraz, Andrés García Camba, Martín de Somocurcio, Fernando Cacho, Miguel María Atero, Ignacio Landázuri, Antonio Vigil y Antonio Tur y Berrueta, 16 coroneles, 68 tenientes coroneles, 484 mayores u otros oficiales y 2.000 soldados.

     ​Debido al valor y liderazgo sin par desplegado por el general antioqueño José María Córdova en el campo de batalla, el mariscal Sucre se despojó de sus insignias y las impuso en los hombros de Córdova, razón por la cual los valerosos soldados de infantería colombiana de todos los tiempos, los mismos que han llenado de gloria las páginas de nuestra historia militar, no solo honran la memoria del gran héroe de Ayacucho, sino que nuestra Escuela Militar de Cadetes lleva el nombre del insigne y más popular de los soldados granadinos, actor de primer orden en los campos de batalla del Pantano de Vargas, Boyacá, Pichincha, Junín y Ayacucho.

     Los soldados de infantería colombiana han combatido con gloria en el conflicto con el Perú en 1932, en Corea entre 1951 y 1953, contra los bandoleros de los años 1950 y 1960, contra las guerrillas narcoterroristas inspiradas por el comunismo, y su fe como la de Córdova y Sucre sigue intacta, e inspirada en la vibrante jornada de Ayacucho, el 9 de diciembre de 1824.

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©