Absurda muerte del general Juan Bautista Guzmán, héroe de la guerra de la independencia

Publicado: 2020-10-01   Clicks: 260

      Cultura e historia de Colombia

      Tras la libertad de los esclavos, la guerra civil de 1851 en Colombia, fue promovida por el partido conservador contra el gobierno liberal de José Hilario López.

      Como antecedente, en 1846 se creó en Bogotá una asociación de artesanos que recibía clases de lectura, dibujo y aritmética. Un año después, en 1847 el ministro de hacienda Florentino González, decretó rebajas de aranceles a las mercancías extranjeras. En respuesta, Estas organizaciones tomaron cariz político. Los artesanos reaccionaron contra el gobierno y el clero que lo apoyaba.

      Las asociaciones de artesanos liberales se identificaron con el nombre de Sociedades Democráticas y se establecieron en varias ciudades del país. Para contrarrestarlas, los jesuitas crearon organizaciones con orientación católica y conservadora, que denominaron Sociedades Populares y Filantrópicas, especialmente en Popayán, Cali, Buga y Cartago, donde en varias ocasiones sucedieron graves disturbios.

      El 1 de julio de 1851 el partido conservador, conformado por terratenientes y esclavistas, inició una rebelión contra el gobierno de José Hilario López por haber proclamado la libertad de los esclavos el 21 de mayo, y expulsado a los jesuitas acusados de incitar a la rebelión.

      Con el apoyo del gobierno ecuatoriano de tendencia conservadora, Julio Arboleda y Manuel Ibáñez encabezaron la insurrección en el Cauca y Pasto. Para el efecto, Julio Arboleda viajó a negociar armas y municiones con el gobierno ecuatoriano a cambio de ceder rentas de las provincias vecinas al Ecuador. Por su parte, los terratenientes del Cauca, Chocó y Antioquia poseedores de gran número de esclavos, respaldaron este alzamiento, y financiaron cuadrillas armadas para defender sus intereses.

     José Hilario López nombró a Obando como general en jefe de los ejércitos del sur y a Tomás Herrera comandante en el valle del Cauca. Julio Arboleda fue derrotado por el general Manuel María Franco en Buesaco (Nariño) y huyó a Ecuador pero como había ocurrido cambio de gobierno de tendencia liberal tuvo que seguir hacia Perú.

      Los combates entre guerrillas conservadores y fuerzas oficialistas liberales fueron intensos en pasto, Túquerres, La Laguna, Buesaco, Chimangual y Guabo. Igual que en todas las guerras civiles y demás hechos de violencia política hubo engaños mutuos, promesas falsas y pérdidas irreparables para la nación.

      La pérdida más trágica fue la muerte del general Juan Bautista Guzmán, militar de carrera y héroe de la Independencia en todas las batallas del sur del país y en las gloriosas campañas militares de Bomboná, Junín y Pichincha. Luego defensor de Guayaquil ante la ambición peruana en 1827 y héroe de la batalla del Portete de Tarqui contra el general Lamar, comandada por el propio Libertador Simón Bolívar.

      Tras la muerte del Libertador, Juan Bautista Guzmán siguió sirviendo al Ejército colombiano con énfasis en defender la ley y el orden. Participó en el bando liberal durante la guerra de los supremos de 1839, al lado de Tomás Cipriano de Mosquera y Pedro Alcántara Herrán, e inclusive combatió contra las fuerzas rebeldes conservadoras en la batalla de Pajaral en la Ciénaga del Magdalena. Y de paso fue actor de primera línea en el conflicto de caudillos y egos superlativos entre Mosquera y Obando.

      En 1847 Mosquera lo nombró gobernador de Barbacoas y dos años después fue ascendido a general en reconocimiento a sus servicios como militar. El 17 de octubre de 1851, el general Guzmán estaba en Pucalpa haciendo una apreciación de situación en el teatro de operaciones, acerca de la intención táctica de las guerrillas conservadoras de La Laguna, pero los rebeldes lo sorprendieron y lo mataron en medio de una breve escaramuza con un leve intercambio de disparos de fusil de avancarga.

      Ese fue el trágico final de un militar valeroso, héroe de la guerra magna y figura procera del sur del país. Su muerte y la de otros colombianos valiosos fueron el resultado de tantos errores político-estratégicos y miopías geopolíticas juntas, cuyas consecuencias están latentes en 2020. Colombia necesita cambios estructurales para evitar que la repetición de esos sucesos se tornen crónicas e insuperables.

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©