La disciplina militar es el centro de gravedad de la carrera

Publicado: 2020-11-30   Clicks: 324

      Cuando los oficiales del Ejército fuimos cadetes de la Escuela Militar y juramos bandera, prometimos ante Dios y ante los hombres, defender con lealtad a la patria, y asistir los superiores, subalternos y compañeros, para jamás abandonarlos en acción de guerra ni en ninguna otra ocasión.

     Tal decisión infiere que todos nuestros actos, como oficiales dentro y fuera del servicio, deben ser transparentes, leales y con dignidad, para asumir con grandeza y con los preceptos de la deontología militar, entre ellos la disciplina, las realidades de la ardua y difícil vida castrense.

     Como la militar es una carrera piramidal, y el ser humano ve las cosas desde su perspectiva, jamás habrá consenso absoluto, ni equilibrios exactos e infalibles, en las decisiones de los comités de selecciones para ascensos, o de llamamientos a cursos de altos estudios. ¡Dura realidad!.

     Y para ascender a rangos de oficial superior, o de oficial de insignia, además de los acumulados de las hojas de vida, pesan muchísimo otros aspectos complementarios, tales como la supresión de visas de ingreso a países amigos, derivadas de investigaciones internas que se llevan en esas latitudes, graves problemas familiares, o simplemente porque a quienes corresponde hacer la selección, consideran que esa persona, es brillante pero no hay cupo para todos.

     Y desde luego, algunas veces, también se presentan casos de ojerizas y persecuciones, por diferencias personales, pero en estos casos, el tiempo que nada perdona, se encarga de poner todo en su lugar.  Es inexorable.

     Esto significa que el trámite voluntario del retiro de un oficial formado con disciplina sólida, no se presenta ante el presidente de la república, porque esa no es competencia del mandatario, ni mucho menos se ventila, ni se filtra en los medios de comunicación, o a las redes sociales.

    Por ser algo personal y voluntario debe ser muy reservado, no en búsqueda de innecesaria visibilización pública, pues sencillamente eso no interesa a nadie, y por lo general, causa el efecto contrario al deseado

     En el Ejército nadie es eterno, ni es el centro del universo, por ende, el retiro del servicio activo es tan real como la muerte para todos los seres humanos.

    Generar tormentas mediáticas contra la institución, encuadrándolas dentro de un reclamo egocéntrico de autovictimizacion, deja mucho que pensar de quien así obra, y por lo general, fortalece las razones por las cuales se produjo la decisión, e infiere que " menos mal o afortunadamente" las cosas sucedieron así.

     Quizás como dice Desiderata

     "Si te comparas con los demás te volverás vano y amargado"

     Y también dice Desiderata

      "Sea que te resulte claro o no, el universo marcha como debiera"

     Por lo tanto como soldados de la reserva, invitamos a todos quienes hoy portan el uniforme, a ser disciplinados, a no coadyuvar a los enemigos de la institución, a multiplicar las agresiones mediáticas, y más bien, a que adecuadamente asesorados, si encuentran razones para acudir a instancias legales, lo hagan con la altura, la caballerosidad y la disciplina que corresponde a un oficial.

     Ni los medios de comunicación, ni el presidente de la república definen la carrera de un oficial. 

     Y nadie absolutamente nadie es indispensable en el Ejército.

   Los oficiales como seres humanos pasamos por la institución y esta prevalece, gracias al grano de arena que cada uno aportamos en nuestro momento.

    Disciplina, señores oficiales. Disciplina.

 

Teniente coronel Luis Alberto Villamarin Pulido

Autor de 38 libros de geopolítica, defensa nacional y estrategia

www.luisvillamarin.com

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©