¿Hay claridad estratégica o táctica acerca de cómo debe ser la oposición al gobierno Petro?

Publicado: 2022-06-24   Clicks: 707

     Urge que la oposición se organice para evitar que Petro destruya a Colombia

     Análisis estratégico 

      Al parecer Colombia todavía está aletargada, y de remate el calculado efecto propagandístico de “pacto histórico, diálogo nacional e inclusión” está produciendo un peligroso adormecimiento en el lamentable desenlace, que como en la fábula de la ranita en agua, fría, tibia y luego caliente, de manera progresiva, terminó haciendo parte del problema y no de la solución.

     Sin duda haber votado por necesidad contra Petro, por que su contrincante se atravesó como un Mesías populista sin programa y sin equipo, dejó evidente, que no hay oposición ni partidos políticos serios en Colombia. Escenario propicio para que un sujeto con ínfulas de dictadorzuelo, pavimente la vía hacia el infierno de la demagogia, el populismo, la tiranía y el eventual, pero desafortunadamente muy probable “atornillamiento” en el poder.

      Carentes de cultura política como somos los colombianos en general, sin partidos ni liderazgos políticos visibles que sean capaces de tomar las riendas de la oposición necesaria e insolayable en este momento, pueden más los chispazos de cuestionamientos, críticas o mensajes ciertos acerca de quien es el peligroso personaje y su casi seguro nefasto proyecto materializados en memes, audios, videos, mensajes vía redes sociales…. Como si eso causara cambios estructurales, o impidiera que la siniestra estrategia petrista se salga con la suya.

      La mal llamada dirigencia de derecha, que no es tan derecha y que se alía hasta con el diablo para seguir pelechando de prebendas, ya hace ingentes cocos a quien en contraste, no tiene la menor duda que esos son sus “enemigos de clase”, integrantes de una burguesía, una aristocracia y unas élites a las que hay que despojar de todo, con extensión a la por siempre sacrificada clase media, que cumple con las leyes y con los impuestos, para que por desgracia, corruptos de derecha, izquierda y centro, roben a dos manos.

     El asunto crítico es que ni la derecha ni el autodenominado centro, tienen estrategas ni estrategias visibles para hacer oposición permanente, sólida y objetiva a los planes populistas y dictatoriales de Petro. Como la ranita en el agua cada vez más caliente, quienes desde sus posiciones críticas señalaban en campaña la mentalidad bandoleril de Petro, ahora ya hablan e invitan a diálogos con el sátrapa en potencia, dizque “para bien de Colombia”

      Igual que nos hicieron con el plebiscito, se apropiaron del No del pueblo colombiano, y terminaron ayudando a la farsa Santos-Farc, agregándole 13 páginas a las imposiciones que hicieron en La Habana, los terroristas farianos a los mudos De La Calle, Mora, Naranjo, Pearl y Jaramillo, quienes estuvieron arrodillados ante Iván Márquez Santrich y el tornillo Lozada en Cuba.

      Colombia está pidiendo a gritos que aparezca un partido político liderado por un equipo de personas creativas, comprometidas y con la mente amplia para que les quepa el país en la cabeza, pero que desde luego, allí no pueden estar ninguno de los politiqueros corruptos o demagogos, que nos han llevado al caos y al vergonzoso episodio histórico, para elegir en segunda vuelta entre una persona con evidentes signos de desórdenes mentales seniles, o un terrorista supuestamente desmovilizado…

      Todo lo cual refleja que los colombianos no queremos saber nada de los politiqueros tradicionales, que repetimos, en contraste y fieles a sus costumbre de hacer daños al país, ya están haciendo cocos o ya están untados hasta los tuétanos de petrismo. En consecuencia, hacerlos parte de esa ya improrrogable oposición es fortalecer a Petro, quien tendrá escenarios disponibles a sus anchas, viendo como la incipiente oposición se desgasta lloviendo sobre mojado, mientras le entregamos socarronamente, la iniciativa estratégica para que actúe impunemente.

       Lo anterior indica que urge, pero es ya, estructurar la oposición seria, actuante y contundente, que utilice los recursos legales y la movilización popular, para impedir que los planes totalitarios, comunistas y tramposos de Petro y sus cómplices terminen por hundir el país en la desgracia.

       Imperdonable sería morder el anzuelo del “gran diálogo nacional”, urdido por Petro y su taifa, para engolosinar a los contradictores, mantener a los colombianos enviando y reenviando críticas por las redes, pero sin afectar su eje de gravedad estratégico, y sin impedir el desarrollo progresivo de sus nefastos planes.

       El calculado “diálogo nacional de Petro” tiene el maquiavélico interés de salirse con la suya, manipular a los contradictores, terminar de desarticular el caudal votante que ya desperdició el señor Rodolfo Hernández, mientras no haya organización política seria que lo esté tomando para sí, al unísono que los días siguen pasando y la resaca del fatídico 19 de junio de 2022, va pasando no solo al acostumbramiento por la fuerza, sino al terrible olvido político y moral del país.

       Si de verdad los colombianos no queremos caer en la desgracia venezolana o cubana, no podemos limitarnos a ser notarios y multiplicadores de mensajes, que en su mayoría son ciertos, pero que no implementan acciones populares concretas y oposición política consistente, solo servirán de argumento a Petro y su combo, para atornillarse, echarle la culpa a la CIA; al imperio gringo, a la oligarquía, a la ultraderecha, a Pekerman, a Rueda, a la selección de fútbol, o al que sea. Nunca a su ineptitud y nefasto proyecto estatizante.

       En consecuencia, urge concitar espíritus, voluntades y acciones alrededor de un partido nuevo sin politiqueros tradicionales, con objetivos nacionales, políticas de Estado, programas, planes y proyectos, que articulen un discurso coherente, para que el pueblo colombiano reaccione, y haya constante oposición no contra Petro como persona, quien en realidad merece muy poco por su detestada conducta, sino contra su corrosivo proyecto político. Al adversario se derrota bloqueando, neutralizando y descomponiendo su estrategia lo dijo Sun Tzu hace más de 25 siglos.

      La solución es por ahí y demanda manos a la obra: Oposición a partir de un plan estratégico coherente, dinámico, faseado, con objetivos claros, con contenido programático y con mucha acción popular, porque contrario sensu, en ese tópico es muy fuerte el petrismo. Entonces aquí aplicaría la sapiente frase de Mao Tse Tung: “Ser fueres donde el adversario es fuerte, y ser fuertes donde el adversario es débil”

       Que no se interprete este llamado como un mensaje mas de los que se escriben en las redes sociales, o quizás como mas de lo mismo, o dicho de otra manera, del marasmo colectivo de quejetas que ha surgido en el país, desde cuando inició la recta final de la reciente campaña presidencial.

     Es un llamado sensato y urgente a la organización, la acción y la estrategia sobre objetivos tácticos, y estratégicos, con programas medibles y verificables, pero sobre todo con mucho compromiso. No con frases de cajón que Colombia está herida y que el comunismo nos va a meter en el redil de la narcodictadura cubana, sino con acciones políticas sostenidas, para que en 2026, una nueva organización política ajena al comunismo y a los politiqueros corruptos, asuma la dirección del país, hacia la verdadera prospección que necesita nuestro país, dentro y fuera de nuestro territorio.

     He ahí la necesarísima claridad estratégica y táctica acerca de cómo debe ser la oposición al gobierno Petro. Sin tapujos, ni timideces. O lo lamentaremos como lo lamentan hoy venezolanos y cubanos… Por citar dos ejemplos cercanos.

      Teniente coronel Luis Alberto Villamarin Pulido

       Autor de 40 libros de geopolítica, estrategia y defensa nacional

       www.luisvillamarin.com

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©