Anuncios de Irán de enriquecer uranio, buscan condicionar gobierno de Biden

Publicado: 2021-01-05   Clicks: 532

     Geopolítica del  Medio Oriente

      Geopolítica del Terrorismo IslámicoEl amenazante anuncio de la teocracia iraní de enriquecer uranio al 20%, con la detención simultánea de una nave de bandera surcoreana, aglutina varios factores, que, desde todos los vértices del problema, apuntan a un solo objetivo: Condicionar al entrante gobierno de Biden a revalidar el acuerdo de 2015, suspendido hace tres años por el presidente Donald Trump.

      La obsesiva conducta iraní articula un problema geopolítico de seguridad mundial, que debe ser analizado por partes, para tener mayor claridad al respecto. Que Irán este enriqueciendo uranio al 20% con capacidad nuclear, ni es un secreto, ni una sorpresa. Hace rato lo están haciendo. Por eso les dolió tanto, la muerte del científico que trabajaba en el proceso; crimen atribuido por Teherán a sus odiados enemigos Israel y Estados Unidos.

     La detención arbitraria de la embarcación surcoreana en aguas iraníes, no solo es la agresión contra Corea del Sur, país aliado de Washington, sino el velado mensaje que Irán y Corea del Norte actúan mancomunadamente, en defensa de intereses mutuos y contra la política exterior de Estados Unidos. Esto indica, que así mueran los científicos nucleares iraníes, pronto Rusia, China y Corea del Norte los remplazan por otros.

     La impositiva exigencia a los países firmantes del pacto nuclear de 2015, para que no se retiren de ese acuerdo en el que supuestamente Irán suspendía actividades en ese campo, y de paso se ratifiquen en él, no solo es un reto a la política exterior de Estados Unidos, seguida durante la administración Trump, sino que se advierte a Joe Biden, que de no acceder a esos puntos de vista, la amenazante política de Irán matizada con advertencias de crecimiento armamentístico nuclear, será su dolor de cabeza durante cuatro años venideros.

     18 años de la Guerra contra el TerrorEs obvio que detrás de esa actitud desafiante y agresiva iraní, están los regímenes totalitarios de China, Rusia y por extensión Corea del Norte. Para el efecto y por partida múltiple, aprovechan la desafortunada zozobra que ha generado el presidente Trump dentro de la política interna y externa de su país, con el argumento que hubo fraude electoral.

      En ese sentido, hay varios jugadores geopolíticos con intereses diferentes, pero confluyentes contra la democracia estadounidense. Para China y Rusia, la amenaza iraní les sirve para actuar bajo la sombra en Irán, Siria, Irak, El Líbano y Yemen, mientras la atención del mundo se enfoca en la pelea interna de Estados Unidos y su maniatada situación en el Golfo Pérsico.

      Para Corea del Norte, el escenario es propicio para apoyar a un socio estratégico, enemigo mutuo de Estados Unidos. Para la teocracia en Irán, es la oportunidad de aumentar su capacidad nuclear, ganar credibilidad y respaldo interno, justificar la crisis económica, abrir espacios al armamentismo ruso y servir de alfil chino en el Golfo Pérsico, mostrando los dientes a los reinos sunitas regionales.

      Para Arabia Saudita y sus subalternos reinos sunitas del Golfo Pérsico, la existencia de una amenaza chiita latente, es motivo mas que suficiente para justificar mas violaciones a los derechos humanos dentro del reino saudí, más compra de armas, más fortalecimiento militar, más apoyo al proyecto nuclear de Pakistán, y desde luego, más posibilidades para que Riyad inicie su propia carrera nuclear.

      Entretanto, a Israel le sirve para prolongar la posibilidad del acuerdo de dos Estados con Palestina y por antonomasia, a los palestinos amigos del terrorismo, les da insumos para perpetrar acciones de barbarie en nombre de su unidad nacional.

      A La Unión Europea, le da argumentos razonables para desconfiar y cuestionar la política exterior del Kremlin, que al incendiar el tenso vecindario del Golfo Pérsico, garantiza mayores ventas del petróleo que se produce en sus estepas.…

      Todos los poderosos ganan, menos los vulnerados habitantes del Golfo Pérsico, por siempre veletas al viento de las sempiternas conflictividades y absurdas lógicas geopolíticas de la volátil región.

       En síntesis, a todos los jugadores geopolíticos, aunque con diferentes intereses, conviene por aparte, la actitud desafiante de Irán, que en esencia apuntan a someter bajo el chantaje de la amenaza nuclear, la administración entrante de Estados Unidos.

      Ahí está el eje de gravedad del problema, y esa actitud mancomunada de múltiples enemigos de la Casa Blanca, impone a Biden y su equipo de trabajo, desarrollar actitudes enérgicas en los campos diplomático y de despliegue coactivo de fuerza militar. Nada de concesiones santurronas.

      Teniente coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

      Autor de 38 libros sobre geopolítica, estrategia y defensa nacional

      www.luisvillamarin.com

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©