Desacatar el fallo de La haya única solución para impedir expansionismo nicaragüense en el Caribe

Publicado: 2013-09-18   Clicks: 3203

Geopolítica

fallo salomonico la haya  Frente a las marrullas de un bandido de la laya del terrorista, narcotraficante y pedófilo Daniel Ortega, acompasadas ante la Corte Internacional de Justicia en La Haya, por un pirata jurídico de apellido Argüello, a Colombia solo le queda un camino frente al espurio y sospechoso fallo proferido en su contra, el 19 de noviembre de 2012, por extraña coincidencia el mismo día que los camaradas de las Farc, iniciaban una nueva etapa del sainete de manipulaciones con la farsa de la paz en Cuba.

     Presa de su vanidad y estupidez funcional en aras del Premio Nobel de Paz, en diciembre de 2001, el entonces presidente Andrés Pastrana no solo se dejaba manosear de las Farc en el Caguán, sino que aceptó una demanda espuria de Nicaragua ante la CIJ, luego de que su liviano canciller Guillermo Fernández de Soto y no el cómo primer mandatario se  retirara de la CIJ.    

      La CIJ no tenía jurisdicción ni competencia, mientras Colombia no reconociera la existencia de una controversia, que además en caso de existir debería ser tratada acorde con los términos de la Convención de Viena, y no con base en los estatutos de la CIJ como lo hizo el tramposo diplomático Argüello, muy amigo de los magistrados de la sui generis corte.

       A partir de ese garrafal error jurídico, diplomático y geopolítico del incapaz presidente Pastrana, Colombia en cabeza del ex canciller Julio Londoño, asesorado por costosos e improductivos abogados, aceptó la jurisdicción y competencia de la CIJ, se dejó manipular de un gangster diplomático nicaragüense acreditado durante décadas en Holanda y patinó hasta mas no poder, en un escenario hostil y preparado para favorecer el viejo sueño comunista de meterse al corazón de América Latina, haciendo daño a Colombia, país que constituye la piedra en el zapato de la decadente pero existente tendencia comunista en varios gobiernos dictatoriales amigos de las Farc.

       Durante los ocho años de Uribe, los livianos cancilleres vivieron “tramados” con las leguleyadas del oneroso e improductivo equipo asesor. Luego Santos, presa de la misma vanidad de Pastrana, es rey de burlas de las Farc esta vez desde Cuba, y de remate, igual que Andresito no tiene carácter para decir sin tapujos, que Colombia no acata el espurio fallo, sino que en una componenda barata muy propia de la zalamera y débil aristocracia colombiana, dice que el fallo se acata pero que no se aplica.

      Palabrería insípida, para evitar que lo tilden de guerrerista, se le vaya de las manos el Nobel de Paz, las Farc se levanten de la mesa en Cuba, Maduro lo regañe desde Caracas, Correa lo mire como intimidante matón de barrio y Dilma le diga que sus adoradas Farc no son terroristas.

        Y claro, no puede ser reelegido, es decir se le pierde el juguete que le permite viajar a cuerpo de rey, viaticar en dólares, salir todos los días en los medios, hablar insensateces en Europa, posar como modelo de última moda y “carachas” seguir siendo el chino titino y chic de los Santos, diferentes a la guacherna del resto de Bogotá, ala mi rrreey….

      Vistas las anteriores realidades, y dado que el Congreso de la república por siempre incapaz, erosionado y lleno de politiqueros no va a asumir su papel, ni tiene en su seno a un solo patriota con dignidad que se oponga a las cada día más humillantes y provocativas intenciones del hampa gubernamental nicaragüense, solo el pueblo colombiano en su infinita potencialidad puede reversar ese espurio fallo, mediante una manifestación clara y directa de voz popular, materializada en la recolección de millones de firmas, para exigirle al inepto presidente, a sus poco eficientes ministros, al erosionado Congreso y a las cortes, que tengan dignidad, que justifiquen con acciones los inmerecidos cargos y salarios que perciben, y que desconozcan ese fallo.

      De lo contrario, Nicaragua se quedara con San Andrés para favorecer la proyección geoestratégica de China en el Caribe, Venezuela se apropiara de Arauca y Guajira: los chinos invadirán por toneladas los puertos en el Caribe y Urabá, la economía colombiana se vendrá a pique con el contrabando y las baratijas chinas; el conflicto interno aumentara en dimensión al tener aliados ideológicos de las Farc en el mar colombiano, etc.

     Para pasar de las palabras a los hechos, invitamos a los lectores a unirse a la página de Facebook Por la defensa de San Andrés y el mar colombiano, a imprimir las planillas para la recolección de firmas, a conformar centros de acopio de las mismas en cada municipio y departamento, para luego centralizarlas y entregarlas al gobierno nacional, no como un respaldo a su pobre e inepta labor, sino como una imposición popular de obligatorio cumplimiento.

Colombia no puede permitir que la sigan manipulando con el cuento del respeto a las leyes, reiterado en cientos de escenarios por  los mismos leguleyos que han asesorado mal a la cancillería, y para colmo de males, continúan en esa labor, además de salir a menudo por los medios a pontificar acerca de su estulticia.

       Es obvio, que una acción de esta medida tendrá repercusiones internacionales y que los cómplices de Nicaragua no se van a quedar quietos, pero también es cierto que jamás el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara una intervención militar contra Colombia, ni las grandes potencias van a aislar a Colombia como dicen los leguleyos que pelechan $$$$$ por mal defender los intereses colombianos en el Caribe; porque es más lo que perderían a lo que ganarían los países industrializados al bloquear a Colombia.

       En síntesis la única solución es desacatar ese fallo espurio y convertir la solidaridad con el archipiélago de San Andrés, en actos de gobierno tendientes a integrar en todos los sentidos a San Andrés con el resto del país, pues eso no se ha visto por ninguna parte.

Coronel Luis Alberto Villamarin Pulido

Analista de asuntos estratégicos

www.luisvillamarin.com                                                                                                               

Para leer la historia completa del fallo de la Haya y sus consecuencias contra Colombia haga click aquí

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©