Al gobierno nicaragüense no le importan las notas de protesta

Publicado: 2013-08-01   Clicks: 2529

     fallo salomonico la hayaA lo largo de las poco cordiales relaciones diplomáticas de Colombia con Nicaragua, los pendencieros y tramposos gobernantes del país centroamericano, sin importar la línea ideológica en que militen, han acumulado reiterativas agresiones diplomáticas, o geopolíticas contra Colombia y físicas contra los pescadores del Archipiélago de San Andrés, en razón a que la actitud leguleya, tímida y carente de objetividad de los sucesivos gobiernos colombianos, se ha limitado a la notas de protesta de la Cancillería, con las cuales no es exagerado asegurar,  se podrían escribir varios libros o hacer un monumento a la ineptitud de la Cancillería colombiana.

      La burla, el cinismo, y la falta de decoro de la dirigencia política nicaragüense  contra Colombia desde mediados del siglo XIX, comenzó a materializarse con el descarado robo de la Costa Mosquitia, cohonestado en su momento por los gobiernos de Estados Unidos, Inglaterra y Costa Rica.

      Después Nicaragua se robó de frente y sin sonrojarse, las islas Mangle o del Maíz y un bandoleril canciller nicaragüense de apellido Chamorro, no solo firmó en 1913 un pacto secreto con el embajador de Estados Unidos en Nicaragua para luego diseñar el tratado Bryan-Chamorro de la exclusividad estadounidense en un segundo canal interoceánico, sino que en forma siniestra afirmó que San Andrés y Providencia pertenecen a Nicaragua.

      Gobernado por castas con sangre mezclada de españoles ladrones, indígenas traidores, piratas sin escrúpulos, aventureros de la fiebre del oro, filibusteros norteamericanos de la expedición Walker y dirigentes arrodillados ante Inglaterra, Estados Unidos, Unión Soviética, Cuba  y por último Venezuela, el Estado nicaragüense ha  sido tránsfuga, tramposo y deshonesto frente a Colombia.

     La casta criminal de los Somoza intentó iniciar exploraciones de petróleo en áreas marinas en 1965, 1966, 1967 y 1968. La tibia reacción colombiana se limitó a una nota de protesta del entonces canciller Alfonso López Michelsen, de lejos el personaje mas nefasto en la política colombiana del siglo XX.

      Después vino la baladronada de los piratas que integraban la junta sandinista, que de frente desconocieron el  de por si laxo y anticolombiano Tratado Esguerra-Bárcenas de 1928, e iniciaron en cabeza de un pirata jurídico de apellido Argüello, una campaña propagandística  sin precedentes en La Haya.

      Dicha campaña urdida por Urss, Cuba y al final por China y Venezuela, culminó con el espurio fallo de la Corte Internacional de Justicia, mediante el cual se despojó a Colombia de 75.000 km2 de mar territorial, traspasados  a Nicaragua.

      Y esto ocurrió, como consecuencia de la debilidad de carácter y miopía geopolítica de los gobiernos de Andrés Pastrana, Alvaro Uribe y Juan Manuel Santos, con sus ineptos cancilleres y el séquito de incapaces pero costosos abogados, embajadores y demás taifa burocrática atornillada en la cancillería y las embajadas relacionadas con el caso.

     Ahora, en su consuetudinaria conducta bandoleril y proceder de piratas, Daniel Ortega y su séquito de mandaderos de Cuba y Venezuela, ofrecen explotar petróleo en el mar territorial colombiano. La liviana canciller colombiana, anunció la millónesima nota de protesta y los corsarios nicaragüenses que ya tienen montada otra estratagema jurídica, a ver si definitivamente se roban San Andrés, se burlan una vez más de Colombia.

     Los leguleyos y tinterillos causantes de la desgracia en La Haya el pasado 19 de noviembre, no solo escriben columnas de opinión para justificar su mediocridad jurídica, sino que al parecer continúan de asesores de la inexistente estrategia de defensa colombiana, mientras Nicaragua todavía tiene en La Haya y en los cargos internacionales sensibles, a los mismos tránsfugas que urdieron la trama para despojar a Colombia de 75.000 km2 de mar territorial.

      Todo esto sucede por la falta de formación en temas de estrategia, seguridad nacional, geopolítica, civismo y criterio patriota de los burócratas que llegan altas posiciones de gobierno y administración pública, sin tener claros los objetivos nacionales, la seguridad nacional y la defensa patria.

      Por eso Colombia ha padecido la presencia de ministros de defensa y cancilleres mediocres, elogiados por medios de comunicación sin independencia crítica y sostenidos por élites apátridas que se creen dueñas de Colombia, o por mamertos incrustados en el poder, que antes de ser funcionarios públicos simpatizan con el narcoterrorismo comunista y cuando entran a la burocracia se vuelven gobiernistas para reclamar sus cuotas de poder y su parte de la tajada del presupuesto.

      Entretanto en el Caribe, China y el Alba hacen fiestas con la repartija del territorio nacional, sin que Santos que ahora tiene un hijo disfrazado de soldado de las Fuerzas Especiales, ordene a las Fuerzas Militares que ejerzan control efectivo y permanente sobre el meridiano 82, pues Colombia no acepta el espurio fallo de la CIJ, ni puede tolerar que un gobierno vecino manejado por un terrorista amigo de Pablo Escobar, que además apadrina a las Farc, se vaya a robar los recursos y el mar territorial colombiano.

     Basta de entelequias y mediocridades propias de la aristocracia criolla, en aras de la reelección de Santos y su inmerecido Premio Nobel de Paz. Colombia y la historia exigen decisiones claras, concretas y contundentes, que le digan de una vez por toda a Nicaragua, que ni esta camarilla de piratas que la gobierna ni sus sucesores, podrán repetir el ya consuetudinario apetito de bandidos contra la soberanía colombiana, que ya no habrá más notas de protesta sin trascendencia y que la dignidad de una nación no se puede mancillar con impunidad, así esté gobernada por mediocres o incapaces, pues el pueblo es superior a sus dirigentes.

    Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

     Analista de asuntos estratégicos

     www.luisvillamarin.com

        Para leer los libros escritos por el coronel Villamarín, haga click aquí.

 

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©