Suecia ingresa a una OTAN en crecimiento, decidida a detener amenaza rusa contra Europa Occidental

Publicado: 2024-02-26   Clicks: 162

Importante ingreso de Suecia a la Otán. Mas tranquilidad para Europa

A juzgar por los hechos, el aumento de cobertura de la OTAN, con el ingreso de Finlandia en 2023 y la aceptación de Suecia en 2024 como socio N° 32 de la alianza, significa un retroceso para la intención geopolítica y estratégica de Rusia al invadir a Ucrania.

 Obviamente, La agresión rusa contra Kiev hace dos años, produjo conmoción geopolítica y de seguridad en Europa Occidental, cuyos habitantes escenificaron 30 años de paz posteriores al final de la Guerra Fría en 1991. Suponían, que la seguridad europea se construiría al lado de Rusia más democrática.

Pero la realidad fue diferente. La tensión se disparó en Finlandia, estado de larga frontera y alta tensión histórica con Rusia: Igualmente, en Suecia, que equivocadamente, había desmovilizado el 90% de su ejército y el 70% de su fuerza aérea y marina, además de la contracción del 3% al 1% del PIB con énfasis en la defensa nacional, confiados en que el colapso de la Unión Soviética, disiparía cualquier amenaza rusa.

Pero tras la invasión rusa a Ucrania, Finlandia y Suecia solicitaron unirse a la OTAN, como única garantía de defensa colectiva contra la política agresiva e imprudente del Kremlin. En respuesta, Putin tiene al frente a una OTAN ampliada y motivada, que sabe que la paz permanente depende de la preparación permanente para la guerra.

Verdad de a puño: Los europeos miembros de la OTAN están tomando medidas para asegurar sus propias defensas de todos modos.miran con inquietud la posibilidad de que el impredecible Donald J. Trump, quien no es partidario de la alianza, regrese a la Casa Blanca a ser presidente de Estados Unidos, sus miembros europeos

A pesar de lo que dicen los críticos, la OTAN está gastando más dinero en defensa, fabricando más tanques, proyectiles de artillería, drones y aviones de combate; desplegando más tropas en las fronteras con Rusia y aprobando planes militares más serios para enfrentar la potencial guerra contra Rusia. Al mismo tiempo, la alianza canaliza miles de millones de dólares para que Ucrania tenga mayor margen de maniobra defensivo y de funcionamiento como estado.

Por ahora: pura disuasión. Si Putin tiene éxito en Ucrania, en menos de cinco años atacará a la OTAN. Si Donald Trump resulta elegido en noviembre de 2024, crecerán tensiones acerca del compromiso de Estados Unidos para apoyar a los aliados de la OTAN, aunque también es cierto que, con Trump o sin él en la Casa Blanca, Europa debe prepararse para contener y disuadir a Rusia militarizada y con perfil revanchista antioccidental impulsado por Putin y su séquito.

El 26 de febrero, luego de extensas conversaciones, el parlamento de Hungría votó a favor del ingreso de Suecia a la OTAN, que por extensión adquiere gran capacidad disuasoria en los estratégicos mares Báltico y del Norte, situación que significa mayor protección para Finlandia, Noruega y las naciones bálticas, que comparten fronteras con Rusia, que dicho sea de paso es el único país de la zona que queda fuera de la poderosa alianza militar.

Dada la privilegiada posición geoestratégica de Suecia, en especial por la isla Gotland, que ayuda a controlar la entrada al Mar Báltico, su membresía aumentará la capacidad europea de disuasión a cualquier intención expansiva de Moscú.

Por su parte, Finlandia que en 1939 perdió el 11% de su territorio, que comparte larga frontera con Rusia, vio el peligro más inminente y con su ejemplo prácticamente estimuló a Suecia a unirse a la OTAN.

Así las cosas, c on Suecia y Finlandia juntas en la OTAN, será mucho más fácil para la alianza bloquear la poderosa armada de rusa en el Mar Báltico y monitorear el Mar del Norte. Máxime, que en la península de Kola ubicada en el sector, todavía Rusia tiene casi dos tercios de sus armas nucleares de segundo ataque, con base.

La flota rusa con base en Kaliningrado que patrulla en aguas del Mar Báltico frente a Polonia y Lituania y que posee misiles Iskander con capacidad nuclear, está a sólo 200 millas de distancia del territorio europeo occidental. Durante décadas, los estrategas de la OTAN estuvieron preocupados sobre cómo apoyar a las naciones bálticas si Rusia se apoderaba de la “brecha de Suwalki” que ocupa un espacio de 40 millas entre Kaliningrado y Bielorrusia, pero ahora la valiosa ubicación geoestratégica de Suecia entre los mares del Norte y Báltico, facilitará enviar refuerzos a las fuerzas de la OTAN.

Naturalmente que Rusia conservará sus misiles terrestres en las actuales posiciones, pero al mismo tiempo, puede resultarles más difícil maniobrar submarinos con armas nucleares sin ser detectados.

Otro valor agregado para la OTAN, es que con su propia industria de defensa de alta tecnología avanzada, Suecia fabrica excelentes aviones de combate, corbetas y submarinos, diseñados para operar en el difícil entorno táctico y estratégico del Mar Báltico. Ya ha comenzado a desarrollar y construir una nueva clase de submarinos modernos y corbetas más grandes para la defensa costera y aérea. Por partida múltiple, se favorecen con Noruega, Finlandia y Dinamarca, países que también tienen islas de gran valor geopolítico en el Mar Báltico.

Así mismo, Suecia podría unirse a la brigada avanzada multinacional de la OTAN que se encuentra desplegada en Letonia, con el fin de incrementar la disuasión armada frente a cualquier aventura militar rusa en la región.

En esencia, los principales roles de Suecia serán apoyar la protección del Mar Báltico y el espacio aéreo sobre Kaliningrado; garantizar la seguridad del puerto de Gotemburgo, punto clave para reabastecimiento y refuerzos; y, servir como área de reentrenamiento y alistamiento operacional de tropas estadounidenses y de la OTAN, así como facilitar el posicionamiento avanzado de equipos, municiones, suministros y hospitales de campaña.

Por razones obvias, Finlandia y Suecia necesitarán integrar sus fuerzas en la OTAN y desarrollar nuevas capacidades para la defensa colectiva en lugar de concentrarse únicamente en defender su propio territorio de manera aislada.

Reflexiones

Tras 30 años de neutralidad bonachona, la inesperada invasión de Rusia a Ucrania, afectó todos los planes de seguridad y desarrollo de las naciones europeas, en particular de las adscritas a la OTAN, las circunscritas geopolíticamente al mar Báltico y las que tienen fronteras con el impredecible estado ruso.

Por ahora a Putin le salió el tiro por la culata, pues ni podrá someter a Ucrania, ni mucho menos atreverse a una aventura militar en el Báltico, porque tendría impredecible reacción europea.

Si los republicanos continúan con la política aislacionista y agresiva de Trump, Estados Unidos perderá al mayor aliado militar, comercial y político, abriendo un enorme boquete a China para que invada a Taiwán y a Corea del Norte para que ataque a la del Sur.

Si la situación de Israel no mejora y la guerra contra Hamas se prolonga, mientras los republicanos siguen obcecados en sacar a Biden no en defender los intereses estratégicos estadounidenses, Rusia tendrá patente de corso para seguir depredando a Ucrania y su reconstrucción será mayor para Occidente, con la circunstancia agravante, que tarde o temprano, la Casa Blanca deberá volver a apoyar a Ucrania. Y entre más se demoren, más costoso será.

Por ahora el ingreso de Suecia a la OTAN, es altamente positivo, pero no definitivo. Estados Unidos es clave, pues ni Chuna ni Rusia, cada uno con sus intereses particulares, cesará en el empeño de sacar a la potencia americana de Europa.

No todo está igual que al principio de la invasión rusa a Ucrania, pero también es cierto que nada está resuelto aún. Los conflictos prolongados desgastan, dilatan y dejan profundas cicatrices geopolíticas, causantes de males posteriores.

Teniente coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

Autor de 40 libros de geopolítica, estrategia y defensa nacional

www.luisvillamarin.com

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©