Importancia geopolítica, política, militar, estratégica, táctica y sicológica del contundente bombardeo de artillería ucraniano en Donestk

Publicado: 2023-01-02   Clicks: 709

     

        El arrasador ataque de artillería con equipos Himars proporcionados por el gobierno de Estados Unidos a las fuerzas militares ucranianas, efectuado el 2 de enero de 2023 en horas de la mañana contra el cuartel de tropas rusas reunidas ilegalmente en las instalaciones de un centro vocacional escolar en la ciudad de Makiivka en la convulsa región de Donestk, es el resultado de una milimétrica operación militar, que por su naturaleza abarca elementos geopolíticos, políticos, militares, estratégicos, logísticos y sicológicos, de alta incidencia en el futuro de la guerra.

        Rusia reconoció la muerte de 23 militares y muy pronto China se unió al coro propagandista para tal vez, mimiizar el número de bajas que es grande. Además de cuantiosas pérdidas de armamento, equipo, vituallas, miniciones, vehículos, equipos sanitarios, medios de comunicación, armas, etc. Entretanto, Ucrania asegura que fueron 400 los militares rusos que murieron en el el ataque. Y un miembro del grupo criminal Wagner al servicio del Kremlin, aseguró sin cuantificar datos, que el golpe fue demoledor.

      Desde el punto de vista geopolítico, este bombardeo articula el mensaje para la OTAN de que sus apoyos militares y tecnológicos han sido efectivos. Para Rusia, que por muchos años más Putin y su séquito deberán olvidar el ambicioso sueño de reunificar imperialmente a la antigua Unión Soviética. Para China e India, que definan su posición frente a la agresión rusa, pues ni la OTAN, ni Ucrania cederán ante la ambición expansionista de Moscú. Y para las democracias occidentales, un ejemplo más de los tantos que ha dado Ucrania de patriotismo, integridad nacional y defensa nacional.

     Desde el punto de vista político interno en cada uno de los Estados implicados trae réditos importantes. Para Zelensky ratifica su liderazgo interno y lo sigue catapultando como un héroe nacional. Para Biden, una prueba ante el complejo congreso y los contribuyentes del fisco estadounidense, de que ha valido la pena el ingente apoyo y respuesta ucraniana a los aportes de la gran potencia. Para Putin, otro reto de supervivencia, frente a la cada vez más escéptica opinión pública de su país. Y para la Unión Europea, una refrendación del viejo adagio norteamericano diseminado en el viejo continente durante las difíciles horas de la guerra fría soviético-estadounidense, que “la libertad no es gratuita”.

       Desde el punto de vista militar, una demostración más de que la tecnología de punta es herramienta esencial para la inteligencia técnica y de combate, que permite localizar objetivos de alto valor estratégico para ser golpeados con precisión milimétrica. Y en este sentido, aunque está demostrada la superioridad aérea y misilera rusa, lo cierto es que en el ámbito operacional sobre e terreno y los campos de batalla, Ucrania asumió la iniciativa táctica y la sorpresa estratégica afectando a su favor la balanza del poder relativo de combate.

      Al convertir a una importante unidad rusa en blanco preciso de un demoledor ataque de artillería, salen a flote realidades que podrían ratificar la evidente crisis de liderazgo militar en las tropas rusas, ausencia de inteligencia militar adecuada, quizás desconexión entre la intención estratégica del Kremlin con las unidades de maniobra en el teatro de operaciones, fatiga de combate, poco deseo del ciudadano ruso del común para sostener una guerra insostenible, insuficiente preparación de las tropas recién movilizadas desde el centro de Rusia hasta Ucrania, inadecuados esquemas tácticos en la distribución del dispositivo para la maniobra y mucho más.

      Algo o mejor  dicho, mucho de suma gravedad, está afectando la voluntad, capacidad y habilidad de maniobra terrestre de las fuerzas rusas. Que si se atienen a defender el terreno a sangre y fuego, seguirán siendo blanco de ataques ucranianos similares o peores al del 2 de enero de 2023, pues la inteligencia ucraniana tiene ubicadas sus posiciones de combate principales, alternas y suplementarias; sus fortificaciones, sus puntos de refuerzo logístico y sus rutas de abastecimientos.

Todos estos factores juegan en contra de unidades de maniobra estáticas rusas, que abrigan sus esperanzas de avanzar hacia Kiev, producto de la depredación civil de la energía y la infraestructura ucraniana, complementadas por una aventurada invasión lanzada desde Bielorrusia. Mucha expectativa frente a la realidad operacional táctica y estratégica, de lo que están viviendo las unidades de combate en medio del desgastador invierno.

      En el ámbito sicológico, los blancos audiencia que determina la doctrina básica de la guerra reciben afectación directa. Para las tropas ucranianas y los pobladores civiles ucranianos, este golpe táctico favorable a Kiev, reanima los espíritus de lucha y supervivencia en medio de las enormes penurias que les ha causado la sistémica violencia rusa.

     Para los soldados rusos y los pobladores civiles rusos en general, es motivo de incertidumbre, desazón, sentimientos de culpa y creciente rechazo a las políticas imperiales de Putin. Y para la opinión pública internacional, la reafirmación de que Ucrania no se raja, que su patriotismo es ilimitado y que Occidente no la dejado sola en medio de la tragedia que padece.

      Como es obvio inferir de las anteriores deducciones, el margen de maniobra es cada vez más estrecho para Putin y su séquito, con la circunstancia agravante, que entre más se acerquen las tropas ucranianas a la frontera y desalojen a los invasores rusos, se incrementarán los depredadores ataques aéreos rusos contra la infraestructura civil ucraniana, y en respuesta, aumentarán las incursiones tácticas de comandos ucranianos contra objetivos de alto valor dentro de territorio ruso.

      Todo lo anterior sumado a factores como la continuidad de apoyos occidentales a Ucrania, y el invierno que es demoledor en esa región del mundo, podrían alebrestar reacciones esquizofrénicas de Putin, a menos que los mismos rusos se encarguen de deponer su régimen, lo cual podría alcanzar dimensiones sangrientas.

       Pero si Putin se queda en el poder, el escenario es de nubarrones oscuros para Rusia y para la paz del planeta. Si o si, más temprano que tarde, parecería ser que la única luz al final del túnel para resolver esta crisis es la salida de Putin y su séquito del Kremlin. Pero,… eso no es tan fácil ni sucederá de la noche a la mañana.

      Sin lugar a dudas, la primera ofensiva de artillería ucraniana con equipos Himars, lanzada el 2 de enero de 2023, contra un objetivo de alto valor en el cuartel de tropas rusas reunidas ilegalmente en las instalaciones de un centro vocacional escolar en la ciudad de Makiivka en la convulsa región de Donestk, marca un punto de quiebre, para la carnicería que está por desatarse en Ucrania, a menos que los propios rusos decidan detener la fantasiosa intención del zar Putin.

      No hay punto medio y eso es lo que está sobre el tapete de la geoestrategia mundial en Ucrania, el primer día laboral del incierto futuro para el año 2023

Teniente coronel Luis Alberto Villamarin Pulido

Autor de 40 libros de geopolítica, estrategia y defensa nacional

www.luisvillamarin.com

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©