Tras convertirse en nuevo primer ministro británico Rishi Sunak promete impulsar la dudosa unidad

Publicado: 2022-10-24   Clicks: 201

Duro camino espera a Rishi Sunaken Gran Bretaña

     Rishi Sunak exministro de Hacienda y Finanzas Públicas del Reino Unido durante el tumultuoso gobierno de Boris Johnson,  será la primera persona de piel de color y de origen hindú, encargado de liderar a Gran Bretaña en medio de la crisis que acumula los efectos del Brexit, la pandemia, la recesión económica derivada del COVID 19, la guerra de Ucrania, además de la inestabilidad política atada a los cuestionamientos éticos y de idoneidad, a dos antecesores de su partido, obligados a renunciar en medio de sucesivas tormentas políticas.

      Como es previsible, Rishi Sunak enfrentará complejos desafíos económicos y políticos, para los cuales se anticipó prometiendo unir a su “partido y su país”, en medio de un escenario de tiranteces y pujas internas, además encarando a una oposición laboralista resuelta a triturarlo en las próximas elecciones parlamentarias. Nada fácil el reto para el nuevo primer ministro de la potencia británica, ubicada actualmente como la sexta economía del mundo.

      El descendiente de inmigrantes hindúes, de 42 años de edad, ganó la contienda para reemplazar a su copartidaria, la hasta antes de ser electa carismática dirigente tory Liz Truss, quien renunció bajo presión el jueves 20 de octubre de 2022 a continuar en el ejercicio de su cargo, con apenas 44 días de actividad gubernativa, debido a que su agenda económica causó turbulencias en los mercados, incertidumbres en los empresarios y revivió la cada vez más candente disputa interna en el Reino Unido, de que el Brexit fue un error garrafal de cálculo del partido conservador..

       El camino para ocupar el primer ministerio se abrió a Rishi Sunak , debido a que el cuestionado exprimer minitro Boris Johnson, quien renunció para dar paso a Truss, retiró la inconveniente intención de retomar las riendas de los tories, despejando así el camino para Sunak, quien compitió contra Truss en las elecciones internas durante el verano de 2022, pero perdió la oportunidad en la votación de los miembros del partido.

      Por sustracción de materia, y por la ausencia de otros líderes conservadores interesados en asumir el cargo en medio de tantas complejidades, como único candidato sobreviviente, Sunak no quedó sujeto a otra votación de los copartidarios.

Sin duda, lo ocurrido este agitado lunes 24 de octubre de 2022 en la alta política de Londres, fue un vertiginoso cambio de fortuna para Sunak, cuya premeditada y calculada renuncia al gabinete de Johnson en julio de 2022, desencadenó los eventos que provocaron la caída de su antiguo jefe, producto de una serie de escándalos que llevaron a Gran Bretaña a semanas de agitación política y a la desafortunada elección para la señora Liz Truss, a quien las circunstancias de tiempo, modo y lugar, no le permitieron ejercer con idoneidad y propiedad un cargo para el que sí tenía capacidad.

      Habilidoso, Rishi Sunak apostó estratégicamente primero al desgaste de Boris Johnson. Y lo consiguió. Luego apostó a que Truss se quemara sola y lo logró. Se espera entonces, que así como es de astuto y estratega para obtener sus objetivos personales, lo sea para sacar del túnel de incertidumbre, al aliado más importante de Estados Unidos en la guerra contra Ucrania y en la lucha geopolítica de Occidente contra las autocracias china y rusa.

      La inesperada hasta hace unos meses victoria de Rishi Sunak, equipara a un hindú descendiente de antiguos esclavos del imperio británico en la India, con la categoría pionera de Margaret Thatcher, en su condición de primera mujer primera ministra de Gran Bretaña, o de Benjamín Disraeli, el único primer ministro descendiente de judíos. Y, también lo eleva al alto cargo, en un momento sumamente difícil. Como suele suceder con los líderes políticos que ocupan dignidades superiores en la gran potencia británica.

      En la actualidad, como sucede en todos los países del mundo, Gran Bretaña está sufriendo el flagelo global de la inflación, así como el inusitado daño autoinfligido por Liz. Truss, cuya agenda económica de libre mercado, que incluye recortes de impuestos radicales, trastornó los mercados de valores y envió a la libra esterlina en picada.

      Así, en la práctica Sunak enfrenta múltiples obstáculos para unificar a su Partido Conservador o Tory, actualmente desmoralizado y dividido. El innecesario regreso temporal de Boris Johnson intentando recuperar el poder que había perdido un mes y medio antes, así como el pasajero desafío fallido de la señora. Penny Mordaunt quien muy pronto dio un paso al costado para dejar libre el camino a Sunak, dejaron enojados y hasta desconcertados a muchos tories.

      En especial, porque los más radiales conservadores británicos definen a Sunak como el “asesino político de Johnson”, sumado a su origen hindú que naturalmente no cae muy bien entre los flemáticos tradicionalistas británicos, lo cual indica que las fracciones políticas internas están muy marcadas y tendrán difícil sinergia, para el resto del periodo gubernamental antes de elecciones. Nada claro el panorama, ni la lealtad que esperaría, quien urdió estratagemas para avanzar en su intención gubernamental. Tarde o temprano le cobrarán cuentas.

      De remate, los conservadores van a la zaga del opositor Partido Laborista por más de 30 puntos porcentuales en las encuestas. En medio del caos, y sin que esté contemplado así en las leyes vigentes, los llamados a elecciones generales han comenzado y es probable que se intensifiquen, a medida que el nuevo primer ministro se embarque en un programa económico de ajuste de cinturón en el intento de sortear la inevitable crisis derivada del aumento progresivo del costo de vida, en especial el de los necesarios servicios públicos.

      Se dice que la política es igual en todas las latitudes, pero que cambian sus actores. Igualmente se afirma que solo en el teatro y en la política se es joven a los 50 años. Sea como fuere, es sano y conveniente para los demás países democráticos del planeta revisar las líneas de conducta de sus partidos políticos y sus funcionamientos internos.

       Los partidos políticos son los verdaderos sostenes de la democracia. Si sus líderes se enfrascan en la histórica costumbre de traicionar unos a otros, de hacer componendas entre los menos capaces para torpedear a los más idóneos, el fracaso esta garantizado para los partidos y para los países.

      Los actuales dirigentes conservadores británicos se dedicaron a guerrear entre ellos, a atacarse mutuamente y a abrir indirectamente el camino de su presumible derrota en próximos comicios. Ganó Sunak pero todo parece indicar que perdieron los tories.

      Para reflexionar y trabajar en la corrección de estos graves errores propios del consuetudinario comportamiento humano.

      Teniente coronel Luis Alberto Villamarin Pulido

      www.luisvillamarin.com

      Autor de 40 libros de geopolítica, estrategia y defensa nacional

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©