Paz mundial en vilo: Ante ilegal apropiación rusa de territorio ucraniano, Zelensky presentó solicitud para ingreso de Ucrania la OTAN

Publicado: 2022-09-30   Clicks: 246

 La paz del mundo en vilo por la mentalidad bandoleril rusa

   Tras las ilegales, desafiantes y peligrosas afirmaciones de Vladimir Putin según las cuales Rusia anexó cuatro provincias ucranianas al ya extenso e inexplorado, por demás, enorme territorio ruso, mediante respuesta que era obviamente esperada en todo el mundo, el presidente Volodymyr Zelensky de Ucrania, anunció públicamente que Ucrania solicitó ser miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

      Dos realidades que abren mayor profundidad en el abismo de la paz en la región, y del mundo que acercan cada día más a que la estratagema de manipulación mediática de Putin termine por convencer a los rusos que son víctimas y no victimarios, a que el obvio escalamiento de la guerra convencional pueda caer en una crisis nuclear o de otras armas de destrucción masiva; y, a que Occidente se involucre de lleno en una nueva confrontación bélica con visos de guerra mundial.

      “Estamos dando nuestro paso decisivo al firmar la solicitud de Ucrania para un ingreso acelerado a la OTAN”, afirmó Zelensky en un comunicado publicado en el portal web presidencial ucraniano, y agregó que Ucrania ya está cooperando estrechamente con la OTAN, al mismo tiempo que complementó sus razonamientos, argumentando, que el ejército de Ucrania ha ayudado a proteger a los miembros de la OTAN en Europa contra la agresión rusa, al causar duros golpes en el campo de batalla al ejército ruso.

      De paso Zelensky reiteró su ya conocido argumento, que es en Ucrania donde se decide el destino de la democracia en la confrontación con la tiranía, habida cuenta que con la firmeza de las fronteras ucranianas, se asegura la firmeza de las fronteras de todos los estados europeos.

      A renglón seguido Zelensky adujo que la solicitud de Ucrania para ingresar a la OTAN, podría acelerarse de manera similar a las solicitudes de Suecia y Finlandia.

      Por su parte Jens Stoltenberg secretario general de la OTAN guardó prudente silencio ante la complicada situación, la misma que día a día se torna más tirante, y que acerca más a la generalización de la guerra, a menos que China deje a un lado su silencio cómplice de doble moral, y condene pública y efectivamente la conducta bandoleril de Rusia.

      El ya prolongado y no oculto deseo de Ucrania de unirse a la OTAN, ha sido durante las dos últimas décadas, fuente de conflicto con Rusia, ya que Moscú cataloga de amenaza existencial la expansión de la OTAN hacia el oriente. En consecuencia, en múltiples escenarios, el presidente Vladimir V. Putin ha enfatizado que la expansión de la OTAN dejaría a Rusia cercada con misiles occidentales a la vuelta de la esquina, y a largo plazo sería un pretexto occidental para invadir a Rusia o atacarla, entonces que desde esa lógica, él se anticipó a atacar el supuesto nazismo en Ucrania y a “defender el destino y la existencia rusas”.

      Días antes de que iniciara formalmente la depredadora invasión rusa contra Ucrania, Zelensky reiteró el deseo de su país por ser admitido como miembro de la OTAN, ya que es aspiración escrita en la Constitución de Ucrania desde 2019. Pero en marzo de 2022, mientras la guerra contra la invasión de Rusia continuaba la depredación civil en el territorio invadido, haciendo algo “correctamente político” Zelensky se retractó, y afirmó que Ucrania debería aceptar la posibilidad de nunca integrarse a la OTAN.

      Probablemente, la solicitud de Ucrania para ingresar formal y regularmente los estados miembros de la OTAN, enfrenta grandes obstáculos, que el presidente ucraniano pareció reconocer en marzo pasado, y que por ende señaló que para admitir a un país en la poderosa alianza militar trasatlántica, se requiere el consentimiento unánime de los miembros actuales.

      Sin embargo hoy 30 de septiembre de 2022, Zelensky volvió a cambiar de tercio argumentando que “también es justo para Ucrania”, proceder de manera similar a se actuó con Suecia y Finlandia

      Sin lugar a conjeturas, en el actual estado de la invasión rusa, Ucrania busca beneficiarse con la audaz pero prevista solicitud, del precepto definitorio de la OTAN, según el cual “un ataque armado” contra cualquiera de sus miembros se considera un ataque contra todos ellos.

No obstante, como alianza basada en la doctrina de la defensa mutua, sería complicado admitir en su seno, a un país atrapado en la guerra, que en contraste cada día los acerca más al conflicto generalizado, producto del abierto comprometimiento occidental con armas, entrenamiento y apoyos logísticos, a las fuerzas ucranianas que repelen la agresión rusa.

      Es sintomático, que mientras altos funcionarios gubernamentales estadounidenses han dicho que no apaciguarán a Putin ni le aceptarán actos bandoleriles mayores, mediante otros hechos parecerían estar anulando la ambición de Zelensky de unirse a la OTAN; puesto que la Casa Blanca y sus aliados europeos, se han mostrado cautelosos de antagonizar aún más a Rusia y arriesgarse a una guerra más amplia.

      No obstante queda por ver cuál será el nuevo paso de Occidente en el ajedrez geopolítico y geoestratégico de Ucrania, debido a la fraudulenta anexión de partes del territorio ucraniano por parte de Rusia, situación que por su naturaleza alterará cualquier cálculo visible de la OTAN.

      Por ejemplo, en el pasado, los gobiernos de Francia y Alemania, se han opuesto o se han mostrado escépticos sobre la inclusión de Ucrania en la alianza. Al mismo tiempo, desde diversos ángulos, algunos analistas políticos internacionales dicen que hasta ahora, el presidente Joe Biden, cauteloso de nuevos compromisos militares de parte de Estados Unidos, también se ha mostrado reacio a apoyar la membresía de Ucrania en la OTAN.

      Pero aún si Ucrania pudiera superar esos obstáculos, podría enfrentar otros desafíos difíciles de superar.

      Por su concepción fundacional, la OTAN desarrolla una “política de puertas abiertas” según la cual, cualquier nación europea que quiera unirse puede hacerlo, si cumple algunos requisitos ineludibles. Entre ellos está demostrar un compromiso con la democracia, la libertad individual y el apoyo al Estado de derecho. Y, aunque los líderes ucranianos aseguran que su país alcanza ese umbral, algunos funcionarios oficiales estadounidenses y europeos, han argumentado lo contrario.

      Sea como fuere, incluidos los sucesos escabrosos dentro del prolongado marco de la guerra fría entre La Casa Blanca y el Kremlin, lo sucedido hoy con la previsible anexión ilegal de territorio ucraniano a Rusia, es el mayor reto de seguridad internacional y convivencia pacífica en el siempre convulso planeta, escenificado desde el término de la Segunda Guerra Mundial.

      Reto para verdaderos estadistas, en un entorno político global en el que escasean estas figuras entre los gobernantes de los países comprometidos, presionados además por la contracción económica que generó la pandemia, la creciente incidencia de las autocracias, el auge de ideologías extremistas y la tendencia de los sátrapas a pisotear las leyes y convenios internacionales, porque a partir de su credo que los tiene auto-afianzados de ser predestinados, los induce a imponer por las malas sus puntos de vista.

       Solo mentes brillantes y comportamientos serenos pueden evitar una conflagración mayor. Aunque los daños causados por Rusia hasta hoy ya parecen irreparables.

       Teniente coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

       Autor de 40 libros de geopolítica, estrategia y defensa nacional

       www.luisvillamarin.com

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©