Investigación estadounidense indica que Rusia emplea baja tecnología en sus armas de alta tecnología

Publicado: 2022-09-05   Clicks: 266

   Rusia no esta actualizada en algunos aspectos de la tecnología militar occidental

   En desarrollo de un trabajo secreto de inteligencia técnica desarrollado en julio de 2022, sobre material bélico incautado a las fuerzas militares rusas en Ucrania, investigadores estadounidenses encargados de examinar los sistemas electrónicos acondicionados en los misiles de crucero y helicópteros de ataque más nuevos de Rusia, se sorprendieron al encontrar en ellos, tecnología de hace décadas que fue utilizada en modelos anteriores.

       El equipo de investigación examinó el material ruso en julio por invitación del gobierno ucraniano.

       Gran parte del trabajo se ha logrado porque mientras las fuerzas rusas disparan armas guiadas de precisión contra objetivos militares y civiles en Ucrania, los oficiales del servicio de seguridad de Ucrania que trabajan con analistas privados y en coordinación con Estados Unidos, han recolectado por ejemplo, partes de los misiles estrellados para desentrañar los secretos de su enemigo.

       Evidentemente, son armas de primera línea en el arsenal ruso, que contenían componentes de tecnología bastante baja, incluido un sistema de navegación por satélite único pero básico que también se encontró en otras municiones incutadas.

       Dichos hallazgos se detallan en un nuevo informe publicado el sábado por Conflict Armament Research, un grupo independiente con sede en Gran Bretaña que identifica y rastrea armas y municiones utilizadas en guerras en todo el mundo.

      En ese orden de ideas, el informe desentraña la calculada narrativa de Moscú de tener un Ejército reestructurado y actualizado que rivaliza con los de sus potenciales adversarios occidentales.

El mencionado informe muestra que a menudo, las armas utilizadas por Rusia para destruir pueblos y ciudades ucranianas están impulsadas por la innovación occidental, sin que al parecer se hayan cumplido parte de las sanciones impuestas contra Rusia, después de que invadiera Crimea en 2014. Tales restricciones tenían como objetivo detener el envío de armas y partes de alta tecnología que pudiera fortalecer las capacidades militares de las fuerzas militares rusas.

      Así, se evidencia que Rusia reutiliza los mismos componentes electrónicos. Sus armas guiadas rusas tienen elementos de tecnología y componentes no rusos, y en concreto, la mayoría de los chips de computadora analizados por el equipo estadounidense, fueron fabricados por países occidentales después de 2014.

      Sin embargo, no está claro cómo fue que Rusia obtuvo estas piezas. Quizás fue por medio de transacciones legítimas o compras por medio de terceros en calidad de testaferros, utilizadas para eludir las sanciones.

       En los laboratorios, los investigadores analizaron los restos de tres tipos de misiles de crucero rusos, incluido el Kh-101, el modelo más nuevo y avanzado de Moscú, y su cohete guiado más nuevo, el Tornado-S. Todos ellos contenían componentes idénticos marcados como SN-99 que, tras una inspección minuciosa, según el equipo, demostraron ser receptores de navegación por satélite. Por ende es importante, saber cómo lo consiguieron, ¿cuáles redes de contrabandistas o de espías, trafican con estos elementos? ¿Qué proveedores usaron? , etc.

      Los investigadores determinaron que los ingenieros rusos confían en ciertos semiconductores de fabricantes occidentales específicos, no solo en municiones sino también en drones de vigilancia, equipos de comunicaciones, sistemas electrónicos para helicópteros y otros artículos militares.

       El informe de los peritos estadounidenses, también reveló marcadas diferencias entre las armas de primera calidad de Rusia y las que las fuerzas ucranianas han recibido de Estados Unidos.

       En toda guerra, a menudo, las partes beligerantes examinan el hardware militar incautado en busca de valiosa información de inteligencia en relación con la tecnología militar más actualizada del adversario. Por lo tanto, en este caso, los investigadores dijeron estar sorprendidos por la aparente indiferencia de Rusia a tener tantas armas, en las que un adversario podría potencialmente aplicar ingeniería inversa, para bloquearlo tecnológicamente.

      En ese escenario y en comparación con lo que ha quedado al descubierto de Rusia, el Departamento de Defensa de Estados Unidos, opera con base en estándares que los contratistas militares deben seguir para dificultar que los adversarios actuales o potenciales, construyan sus propias versiones de las armas incautadas a las tropas estadounidenses.

       Para proteger este conocimiento operativo, al que el Pentágono denomina término "información crítica del programa", el alto mando militar estadounidense exige el uso de tecnologías antimanipulación destinadas a asegurar las líneas de código informático y las instrucciones que indican a un misil cómo encontrar y golpear su objetivo. .

      Las instrucciones del Pentágono publicadas públicamente, solo brindan un resumen del alcance y los requisitos del programa, pero clasifican más detalles con sellos de reservado, secreto y ultrasecreto. En sentido más amplio, tales protecciones se usan en productos comerciales, tales como lectores de tarjetas de crédito para reducir el robo y el fraude.

      Visto desde ese ángulo, el sistema de navegación ruso se parece a la arquitectura de código abierto de los receptores GPS, que no está sujeto a restricciones federales con respecto a la venta y exportación de artículos de defensa. Entonces, un grupo de estudiantes universitarios de ingeniería eléctrica podría construir algo similar.

      En consecuencia, la mescolanza de piezas que usa Rusia para construir sus armas guiadas también puede ayudar a explicar por qué sus misiles de crucero a veces no son muy precisos. Los errores cometidos por unidades de GPS no estándar en el procesamiento de señales satelitales, pueden en última instancia, conducir a que por amplio margen, un misil de crucero no impacte su objetivo.

      Tales apreciaciones coinciden con la obsolescencia de los tanques de la era soviética que ingresaron durante la primera fase de la invasión, y que fácilmente fueron blanco predilecto de los misiles aportados por la Casa Blanca a Zelensky, y a la poca eficiencia demostrada por las fuerzas de infantería y blindados para maniobrar en los combates terrestres.

       Si a estas limitaciones se suman las dificultades de sostener el pie de fuerza necesario para las gigantescas maniobras terrestres que pretende hacer el Kremlin, y la persistente acción combinada de guerra regular con guerrillas, aplicada por Ucrania en el sur y oriente de Rusia, parecería ser que a Putin no le queda otro camino que soportar la guerra de desgates, manejar con mano de hierro la propaganda interna y seguir amenazando con el uso de la guerra nuclear.

      El punto difícil de determinar por ahora, es hasta cuando podría soportar tan alta presión, y cuál sería la conducta de China frente a esa situación que le implica solidaridad, si es que Xi Jing Pin cumpliera la palabra empeñada de la alianza mutua e ilimitada, durante el encuentro de los dos mandatarios en febrero de 2022.

       Si China no interviene, podría anticiparse desde ya, que Ucrania fue otro Afganistán para Rusia, y que el destino final de Putin sería incierto.

      Teniente coronel Luis Alberto Villamarin Pulido

      www.luisvillamarin.com

      Autor de 40 libros de geopolítica, estrategia y defensa nacional

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©