¿Cuál es el alcance de las amenazas de “consecuencias impredecibles”, de Putin contra Estados Unidos?

Publicado: 2022-04-16   Clicks: 361

     Amenaza rusa de utilizar armas nucleares en Ucrania es una realidad.

      Mientras el Kremlin prepara la maniobra y concentra armamento, incluidos helicópteros de ataque, en la frontera de Rusia con el oriente de Ucrania para la próxima fase de la invasión materializada en febrero de 2022, visiblemente afectado por las pérdidas de guerra y la concentración de tropas para las nuevas batallas en el Donbas, según reporte publicado por The Washington Post, el 12 de abril de 2022, el gobierno de Putin advirtió a la Casa Blanca, que suspenda el suministro de armas avanzadas a las fuerzas ucranianas o enfrentara “consecuencias impredecibles”.

      Tales advertencias rusas son la consecuencia directa, de que la invasión encontró una inesperada resistencia ucraniana, que por su naturaleza expuso las debilidades de las fuerzas armadas convencionales de Rusia.

      Este mensaje ruso, es apenas uno de una serie de advertencias relacionadas por una nota de protesta formal, entregada a la Casa Blanca por el embajador ruso en Washington, que por su contenido, corrobora la evidente incomodidad en Moscú, porque las armas enviadas a las tropas ucranianas por la OTAN, obstaculizan las capacidades de combate de Rusia.

      A medida que el conflicto se intensifica,  durante los dos primeros meses de la guerra, en secuencia progresiva la administración Biden ha proporcionado armas cada vez más pesadas a los ucranianos, incluidos obuses de 155 mm,e inclusive recientemente, anunció un nuevo envío de armas avaluadas en 800 millones de dólares.

       El cambio de tercio ha sido gradual. Cuando comenzó la guerra, a la Casa Blanca le preocupaba que ese armamento pudiera provocar innecesariamente una violenta reacción de Rusia, pero después de recibir presiones del presidente Volodymyr Zelensky de Ucrania y miembros del Congreso estadounidense de ambos partidos, Biden decidió proporcionar algunos de los tipos de armas pesadas que Ucrania necesitará en la próxima fase de la guerra.

       Como parte del cambio de estrategia, Vladimir V. nombró al general Aleksandr Dvornikov, conocido como el "carnicero de Siria" como nuevo comandante para que dirija las maniobras combinadas de las fuerzas rusas, al mismo tiempo que expresó con calculada y poco creíble intención, que de ahora en adelante, los objetivos rusos se limitan a asegurar Donbas, la región del oriente de Ucrania que limita con Rusia, donde separatistas respaldados financieramente por Moscú y apoyados por terroristas chechenos, iraníes, sirios y europeos,  han combatido durante ocho años contra la integridad y el gobierno legítimo de Ucrania.

       Desde al óptica triunfalisyta de Moscú, eran aparentemente fáciles objetivos de Rusia cuando sus fuerzas armadas invadieron el 24 de febrero planeaban sitiar y capturar la capital Kiev, separando al gobierno de Zelensky del resto de la ex república soviética, a la que según Putin no es un país independiente ni autónomo.

       Pewro, dicha estrategia fracasó y las fuerzas rusas se replegaron siete semanas después, sin que sea clara todavía cuál es la intención de maniobra venidera, simultánea o inmediata al ataque a Donbás. De remate, las fuerzas rusas tampoco han logrado apoderarse por completo del estratégico puerto de Mariupol a pesar de los incesantes bombardeos que han convertido a la que fuera una bulliciosa ciudad de 450.000 habitantes en un campo de barbarie rusa contra los ucranianos. Según su alcalde "los rusos están desapareciendo del mapa"

       A la prolongada dificultad para dominar a Mariupol, se añadió otra vergüenza militar para el Kremlin, que Putin ha tratado de encubrir: Moskva, buque insignia de la fuerza naval rusa destacada en el Mar Negro, un crucero de misiles fue hundido el jueves 14 de abril de 2022, al ser alcanzado por dos misiles costeros Neptune de fabricación ucraniana, lanzados desde el puerto de Odessa a 100 kilómetros del lugar del impacto, y no como consecuencia de un incendio accidental y la subsiguiente explosión, como ha afirmado el Kremlin.

      La pérdida del buque Moskva fue más que una simple humillación, ya que podría perjudicar cualquier plan del Kremlin para realizar un asalto anfibio en la costa sur de Ucrania. Dicha pérdida también planteó dudas sobre el dominio ruso del espacio aéreo de Ucrania y la aparente incapacidad del Moskva, un buque de guerra sofisticado, para evadir o interceptar con sus propios sistemas de defensa, a los letales misiles navales Neptune, falla que se extendería a toda su flota aeronaval.

      La referida nota de protesta diplomática rusa, denominaada démarche, se envió a través de los canales normales, y no fue firmada por Putin ni por otros altos funcionarios rusos. Pero es un indicador obvio, de que las armas enviadas por Estados Unidos están surtiendo efecto, por lo cual no se puede descartar como lo sugiere el director de la CIA, que Putin podría recurrir al empleo de armas nucleares tácticas contra Ucrania, algo que cada día toma mayor fuerza.

      La nota "diplomática" de protesta rusa no generó preocupación especial dentro de la Casa Blanca, pero desató una discusión más amplia al interior del Pentágono y las agencias de inteligencia estadounidenses, para   determinar si las “consecuencias impredecibles” podrían significar ataques preventivos para sabotear algunos de los envíos de armas que aún se encuentren en territorio de la OTAN, antes de ser transferidos a las tropas ucranianas.

      El más reciente cargamento de armas enviado por Estados Unidos a Ucrania, incluye artillería de largo alcance, adecuada para lo que los funcionarios estadounidenses creen que será un estilo de batalla diferente en las áreas abiertas del Donbas, donde las fuerzas rusas preparan un devastador ataque durante los próximos días.

       Reiterativamente, los informes de los medios rusos de comunicación pro-Kremlin han resaltado que los sistemas antitanques y otras armas de origen occidental utilizadas por las fuerzas ucranianas, indican que Rusia no está en guerra con Ucrania sino con una alianza liderada por Estados Unidos que busca destruir Rusia. No obstante, Biden y sus ayudantes lo han negado, argumentando que desean evitar un conflicto directo con Rusia y que no tienen interés en un cambio de régimen diseñado por Estados Unidos.

      Entre tanto, en Moscú los comentaristas editoriales amigos de Putin, han pedido con insistencia que se ataquen las carreteras y vías férreas de Ucrania para impedir las transferencias de armas, debido a que los ataques aéreos y de artillería de Rusia se han centrado en los aeropuertos civiules y militares ucranianos, mientras que gran parte de la red de transporte terrestre del país permanece en buenas condiciones.

      En consecuencia, Sergei A. Ryabkov viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, en entrevista con Tass, agencia estatal de noticias rusas, aseguró que Rusia está “dejando claro a los estadounidenses y otros (sic) occidentales” que los intentos de obstaculizar lo que Putin denomina “operación militar especial” en Ucrania y aumentar las pérdidas rusas serán "frenados de una manera contundente".

      Y agregó que los vehículos de la OTAN que transportan armas a través del territorio ucraniano serán considerados por nosotros como objetivos militares legítimos”.

        En razón a que la OTAN entrega armas a los ucranianos evitando que los vehículos de la alianza ingresen a suelo ucraniano, los desafiantes  comentarios de Ryabkov han aumentado las preocupaciones de que Rusia se arriesgue a atacar los camiones con los cargamentos de armas dentro del territorio de la OTAN.

      A juzgar por la conducta anterior de Putin, la situación de ego herido que tiene porque Kiev no cayó bajo su poder y eso lo convertiría en un imán que atrae sus intenciones y su orgullo, no es descartable aunque suene aterrador, que el autócrata del Kremlin viéndose encerrado y ante la cada día más tensa situación interna, disponga un ataque nuclear táctico precedido por el uso indiscriminado de armas químicas.

      Putin no está jugando, ni “cañando” con cartas diferentes a las de su baraja. Habla en serio y podría cometer alguna atrocidad similar. Tal es el alcance de las amenazas de “consecuencias impredecibles”, proferidas por Putin contra Estados Unidos.

 

Teniente coronel Luis Alberto Villamarin Pulido

Autor de 40 libros de geopolítica, estrategia y defensa nacional

www.luisvillamarin.com

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©