Asesinato de diplomático ruso en Turquía, ¿respuesta a expansión geopolítica rusa?

Publicado: 2016-12-19   Clicks: 1962

    Análisis del terrorismo internacional

    Desde hace varios meses venimos insistiendo en que el polvorín global de la guerra civil siria puede estallar en Turquía, y, el audaz asesinato de Andrey Karlov embajador ruso en Turquía, por parte de un yihadista pro-sirio, en medio de una exposición de arte en Ankara, podría ser el letal inicio de la descomposición y el desencadenamiento final de la violencia en esta región, debido a la obsesiva y agresiva expansión geopolítica y geoestratégica rusa en el Medio Oriente, el Asia Menor y el Cáucaso.

    La puntual reivindicación del atacante en nombre de Dios y de las víctimas de Aleppo por cuenta de los despiadados bombardeos rusos y la carnicería desatada por los chiitas iraníes, las sanguinarias fuerzas de Al Assad y las milicias de Hizbolah acompañadas de otras milicias, todos en contra de la rebelde y valerosa población civil de Aleppo, que durante mas de cuatro años ha resistido los embates del régimen de Assad, las agresiones de Isis y Al Qaeda, los ataques de milicias chiitas internacionales y la violencia rusa.

    Todo este escenario es producto de la fría y despiadada personalidad de Vladimir Putin, quien terció en la guerra civil siria a favor de Bashar Al Assad, a cambio de sostener la presencia naval rusa en el Mar Mediterráneo y con el inocultable deseo de reconquistar el Cáucaso y utilizar una relación de doble moral con Turquía, para abrir y sostener un extenso corredor estratégico que le facilite el tránsito de sus tropas hacia el sur de Europa, el Norte de África y el Medio Oriente, con el fin de corregir errores de cálculo cometidos por el Kremlin durante la guerra fría.

    En un submundo cambiante, activo y diligente, salpicado de rebeldías religiosas, y ambiciones geopolíticas regionales excluyentes pero con ambiciones desmedidas sobre lo que quede de Siria despúes de la guerra civil, Turquía es un epicentro clave del devenir inmediato y a largo plazo de esta región, por ende, las milicias suicidas de todas las vertientes ideológicas con asiento en la zona, encuentran terreno abonado para hacerse sentir.

    Esta vez, la respuesta fue asesinato selectivo mediante un ataque terrorista perpetrado en un acto público, a sabiendas de la sangrienta reprimenda rusa que sobrevendrá, pero en contraste y conociendo la mentalidad suicida de los musulmanes que practican la guerra santa desde el chiismo el sunismo, esta acción es una invitación clara y concreta, para que nuevos mártires se inmolen contra objetivos rusos en cualquier lugar del mundo, y de paso un ingrediente más para descomponer aun más, la compleja estabilidad política turca.

    Turquía es un país multiétnico, cargado de mucha historia y diversas culturas con odios sin sanar, gobernado por un tirano ambicioso y egocéntrico, asediado por la corrupción, las violaciones a los derechos humanos, en permanente disputa política interna con los kurdos y sus guerrillas peshmerga, con guerrillas comunistas, con zonas de paso para jihadistas de Isis y Al Qaeda, con redes de apoyo a los milicianos sirios anti-Assad y con evidente interés del gobierno de Erdogan  de apoyar la eventual caída de Bashar Al Assad para apropiarse del control geopolítico de Siria.

     El primer escollo para esta ambición geopolítica de Turquía es que Rusia quiere lo mismo, e igual sin compartirlo con nadie, con el ingrediente nocivo, que históricamente las relaciones turco-rusas han sido tensas con varias guerras incluidas, odios insepultos y prevenciones mutuas.

    Por razones obvias Putin aprovechará esta coyuntura, para invitar al nacionalismo y la unidad rusa en defensa de sus intereses estratégicos mundiales, atacará con mayor fiereza a los guerreros libertarios en Siria para sostener el sanguinario régimen de Al Assad, y de paso, contará con la actitud pasiva de Obama, que durante el último mes de su mandato, no hará mayor esfuerzo por evitar la carnicería venidera, a la espera de que Donald Trump reciba esa papa caliente.

     Entretanto Erdogan quien ya salió avante de un fallido golpe militar, pero no ha consolidado su cuestionada autoridad, tendrá la presión interna de todos los sectores turcos, para que impida las agresiones rusas que sobrevendrán tras estos hechos, la obvia explotación de los sucesos que harán los independentistas kurdos, el resurgimiento del latente reclamo armenio por la masacre perpetrada por los turcos al final de la Primera Guerra Mundial, los atentados terroristas de milicias sunitas que pescarán en río revuelto y la peligrosa indiferencia de las Naciones Unidas en esta nueva crisis.

     Como se puede ver y sin ser ni alarmistas, ni pesimistas, ni profetas de lo negativo, la realidad geopolítica y geoestratégica de la guerra civil siria en territorio turco, podría desatar una confrontación mayor, pues en esencia a la guerra fría turco-rusa con intereses sobre Turquía se suman con letal incidencia la guerra fría Irán-Arabia Saudita, la guerra civil en Irak, la instable lealtad de Egipto con Estados Unidos, la necesarísima previsión defensiva de Israel, el polvorín silencioso de El Líbano, y sobre todo la línea de conducta que deben asumir Estados Unidos y la Unión Europea, primero para evitar que el polvorín turco estalle, y segundo para parar en seco la desmedida ambición geopolítica de Putín.

     Turquía está en el centro del polvorín y el asesinato del embajador ruso en Ankara, podría ser el detonante de una problema mayor, como fue el del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo, pues además los servicios de inteligencia rusos y el gobierno de Moscú podrían recurrir a la vieja estratagema de desfigurar la verdad e insinuar complots internacionales del Mossad, la CIA, el MI5 etc contra los intereses rusos.

    Nunca antes, despúes de terminada la guerra fría el mundo había vuelto a estar en el umbral de un problema geoestratégico de marca mayor como el del actual escenario geoestratégico de Turquía. Mucha mesura, mucho tacto diplomático y mucha inteligencia requerirán las Naciones Unidas para evitar males peores, pero claro, primero tienen que asumir el problema como propio y dejar de mirar para otro lado, o disfrazar sus verdadera misión, con actitudes que no les son propias, verbigracia haciéndole el juego al gobierno colombiano, con el poco claro compromiso de paz de las Farc, algo que no es la responsabilidad principal de la ONU.

 

Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

www.luisvillamarin.com

Especialistas en Defensa nacional, Estrategia y geopolítica

El coronel Luis Alberto Villamarín Pulido es analista de asuntos estratégicos, autor de 31 libros acerca de los conflictos internacionales, la geopolítica, la seguridad y la defensa nacional, cinco de ellos relacionados con el terrorismo islámico titulados Martes de HorrorNarcoterrorismo la guerra del nuevo siglo, Conexión Al Qaeda, Primavera Árabe e Isis-Estado Islámico. Además tiene en preparación la obra titulada Geopolítica del Terror.

     Para leer estas obras haga click sobre cada una de las siguientes portadas.

cover narcoterrorismo la guerra del nuevo siglo  cover conexión al qaeda  cover martes de horror   Cover Estado Islámico ISIS   Cover Primavera Arabe

 

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©