Trascendencia geopolítica y estratégica de la visita de Volodimir Zelensky a Estados Unidos

Publicado: 2022-12-22   Clicks: 1233

Viista de Zelensky a Esatdos Unidos, es el evento político más trascendental de la guerra en Ucrania

     Sin duda, la sorpresiva visita de Volodimir Zelensky a Estados Unidos, el 21 de diciembre del 2022, es el hecho político más importante de los diez meses que han transcurrido desde el 24 de febrero, cuando el mandatario ruso Vladimir Putin ordenó la sangrienta y cruel invasión contra su vecino Ucrania.

     Han transcurrido exactamente 81 años, cuando Winston Churchill visitó el congreso estadounidense el 22 de diciembre de 1941, para solicitar el apoyo de la potencia norteamericana, con el fin de combatir las ambiciones imperiales de Adolfo Hitler, otro sátrapa europeo. Desde entonces, no había llegado a los estrados parlamentarios en Washington ningún mandatario occidental a solicitar ayuda similar en defensa de la libertad, la democracia y los valores culturales del hemisferio en territorio europeo, producto de una guerra desencadenada por una intolerable ambición geopolítica, esta vez de Moscú.

     Previamente a la publicitada visita del carismático mandatario ucraniano, la Casa Blanca había anunciado el desembolso de otro billonario paquete de ayudas, incluida la esperada noticia del envío de los estratégicos misiles Patriot, en refuerzo de las defensas aéreas ucranianas.

      Por su parte, Zelensky ha sido consistente en pedir todo tipo de costosas pero imprescindibles ayudas militares, destinadas a contrarrestar la andanada de terror, zozobra y desesperanza que Putin pretende prolongar, mediante sistemáticos y sistémicos ataques contra la infraestructura energética ucraniana, cuyos habitantes están asediados por el frío, la escasez de alimentos, el desempleo, los bombardeos indiscriminados, la oscuridad y la limitación de agua potable. Al mismo tiempo que las tropas invasoras rusas fortifican posiciones defensivas en Crimea y Donbas, y en simultánea, preparan una nueva ofensiva terrestre contra Kiev desde Bielorrusia.

     Pese a que por partida doble, demócratas y republicanos pretenden sacar réditos políticos a costa del esfuerzo económico de los contribuyentes al fisco estadounidense, la sonada visita de Zelensky a Washington no puede ser tratada como un acto de simbolismo mediático, sino como el icónico punto de partida del futuro de la guerra y de su desenlace.

      Si dentro de su país, hasta hoy se había visto a Zelensky como una especie de encarnación del Churchill ucraniano, producto del liderazgo político y humanitario que ha desarrollado entre sus compatriotas durante la resistencia a la invasión rusa en casi todo el año 2022, a partir de hoy el mundo lo observa como el Churchill internacional, que sin abandonar la trinchera de combate, ofreciendo sangre sudor y  lágrimas a su ya martirizado pero valeroso pueblo, consiguió un compromiso mayor de la gran potencia norteamericana, en defensa de sus intereses nacionales.

El mensaje para Rusia es claro. Era un secreto a voces el ingente compromiso de la Casa Blanca en apoyo del esfuerzo bélico antirruso de Ucrania. Pero, al recibir a Zelensky como huésped de honor en el Capitolio estadounidense, y ratificarle ante el mundo entero que Washington no lo abandonará, podría ser la antesala de un mayor compromiso norteamericano en la guerra contra el Kremlin, como sucedió en 1943 contra Hitler.

Dicho de otra manera, podría ser el cebo que induce a la fiera acorralada, en la que cada vez es más evidente se ha convertido Putin, para usar armas de destrucción masiva y desatar un infierno bélico en el planeta.  

El riesgo ese enorme y el Pentágono que decanta mejor información de inteligencia que el resto de los mortales en el planeta, sabe que presa de la impotencia estratégica, al mando supremo de un ejército sin experiencia, ni motivación, ni entrenamiento, ni dotación adecuada, con altos índices de desmoralización y muchas limitaciones logísticas, Putin podría acometer una impredecible locura, creyendo que pasa a la historia universal, como la reencarnación de los hacedores de Rusia Imperial.

      Como todo ególatra superlativo, Putin está dispuesto hasta el sacrificio de millones de personas a costa de su vida, ya que dese su ´óptica de iluminado y todopoderoso, el pueblo es inferior a un líder con visos de deidad como él, sus “generales son incompetentes” y no estamos lejos, de que diga que los soldados rusos a los que les ha dado todo lo necesario, traicionan al pueblo ruso que en contraste está en la mira de Occidente para desparecerlo…

      Esto y mucho más, con la venia propagandista de grupos de lacayos y corruptos, que lo adulan para sacar ventajas personales de la nefasta situación.

Por las anteriores razones, los sucesos ocurridos en Rusia, Pekín, Kiev y Washington durante la última semana, coronados con la calculada visita oficial con agenda del más alto nivel geopolítico de Zelensky a la capital estadounidense, ya son hechos que hacen parte de la historia universal, y que marcan hitos de los impredecibles sucesos venideros.

      De esta reunión se derivan serios mensajes para la OTÁN acerca de ¿cuál es el verdadero compromiso interno y externo de cada uno de los miembros de la Alianza Transatlántica con Urania y no solo de Estados Unidos?... Para China ¿cuáles son los alcances de su alianza ilimitada con Rusia firmada a comienzos de 2022?. Para India, ¿cuál es el bando con el que se identifica?. Para Corea del Norte, advirtiéndole que sus desafiantes y aventuradas pruebas de misiles podrían resultarle costosas… Y la lista de receptores del mensaje sigue.

      Debido a las actuales tensiones geopolíticas en Europa y el Pacífico, es apenas lógico deducir que Australia queda notificada que la cooperación mutua con Japón, Corea del Sur y el sudeste asiático recibió un campanazo de alerta, porque dentro de las más riesgosas hipótesis, China podría invadir a Taiwán con la consecuente erupción del volcán bélico en la región.

     No son alarmismos ni pánicos amarillistas. Son los claros escenarios que muestran las tensas y por desgracia cada día que pasa, más realistas condiciones derivadas de los intereses geopolíticos, de quienes quieren un modo multipolar, en el que paradójicamente ellos sean los avarientos e intocables “amos únicos de la política, el comercio, la seguridad, los puertos marítimos, la tecnología, los recursos naturales, los mares, los continentes, y el espacio sideral”

     Mientras con sobradas razones derivadas de la contracción económica que causó la pandemia, millones de contribuyentes a los fiscos europeos y norteamericanos se quejan de que sus impuestos están siendo utilizados para financiar una guerra en territorio ajeno, en la práctica lo que está en juego es la continuidad del liderazgo planetario en temas esenciales para el ser humano, tales como la defensa de las libertades individuales, la iniciativa privada, la democracia, los valores occidentales, etc.

      También es cierto, que en Estados Unidos hay muchos intereses políticos internos entre demócratas y republicanos, por la ya cercana elección presidencial en 2024, pero también es cierto que hay un “orden mundial” que requiere que se le ponga orden. Para bien de todos los seres humanos, naturalmente.

      Eso y mucho más, articulan los componentes del fondo filosófico, geopolítico, político, militar, estratégico y de balanza de poder entre las potencias, para dilucidar mejor acerca de la trascendencia geopolítica y estratégica de la visita de Volodimir Zelensky a Estados Unidos.

Teniente coronel Luis Alberto Villamarin Pulido

Autor de 40 libros de geopolítica, estrategia y defensa nacional

www.luisvillamarin.com

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©