¿Funcionará la sanción del llamado tope de precio del petróleo ruso, por invadir a Ucrania?.

Publicado: 2022-12-04   Clicks: 801

     Rusia eludirá simbólicas sanciones y conservará altos ingresos para financiar guerra contra Ucrania

     El plan internacional diseñado para limitar los ingresos petroleros de Moscú depende en gran medida de las compañías navieras y de seguros europeas, pero en la práctica hay un gran trecho entre lo que se dice y lo que se presume sucederá al respecto.

     Tras intensos debates, el esfuerzo de los aliados occidentales para privar a Moscú de ingresos significativos para financiar su guerra en Ucrania, los diplomáticos de la Unión Europea acordaron establecer un límite de 60 dólares por barril de crudo, en el precio al que se puede comercializar el petróleo ruso fuera del bloque.

     Sin embargo, aumentan las dudas sobre si se puede cumplir dicho plan, y si Rusia y sus principales compradores, incluidos China e India, aceptarán el precio establecido por el grupo de las siete naciones industrializadas.

     El objetivo del plan es permitir que Rusia siga vendiendo petróleo, pero que reciba menos ingresos. En esencia, los aliados occidentales no quieren que Rusia deje de vender petróleo, su principal renglón de exportación. Si Rusia para la exportación de petróleo, haría mella en la oferta mundial y aumentaría los precios en un momento en que la inflación está aumentando en todos los países del planeta.

     Por extensión, afectaría a países como India y Turquía, compradores clave de crudo ruso, países cuyo apoyo, Occidente espera utilizar como parte de la estrategia sancionatoria, para mantener la presión económica contra Rusia.

     Entre tanto, Estados Unidos y sus aliados han negociado un plan destinado a reducir los ingresos que Rusia obtiene de cada barril que envía. Este esfuerzo refleja cómo las sanciones económicas occidentales, no han debilitado las exportaciones petroleras y gasíferas de Moscú.

Cifras reales indican que durante 2022, Rusia está en camino de ganar más dinero con las ventas de petróleo frente a los ingresos por el mismo renglón en 2021, debido al impulso derivado del aumento en el precio global después de que comenzó la guerra en Ucrania, a pesar de que vende hidrocarburos con descuentos a China e India.

Lo anterior indica que no se trata de un tope de precio del crudo, sino de una restricción para las compañías encargadas del transporte y las aseguradoras.

     Para poner en contexto tal decisión, Janet L. Yellen secretaria del Tesoro de Estados Unidos describió el plan como un tope de precios, en el que es casi imposible manipular el precio de una materia prima mundial tan improtante como el petróleo.

     Por ende, Janet L. Yellen agregó que el plan se basa en el dominio europeo en la industria de seguros marítimos, puesto que en ese continente opera una red de compañías que prestan cobertura para barcos y su carga, responsabilidad por posibles derrames y reaseguro, una forma de seguro secundario utilizado para sufragar el riesgo de pérdidas.

      La mayoría de las principales compañías navieras y aseguradoras tienen su sede en los países del Grupo de los Siete. El plan prohíbe que esas empresas transporten crudo ruso, a menos que el cargamento se haya negociado al precio fijado por el Grupo de los Siete, o por debajo del mismo. De lo contrario, serán responsables de violar las sanciones.

      No obstante, el precio fijado en 60 dólares por barril, es más alto de lo que pretendían algunos de los aliados más cercanos de Ucrania.

     Este precio se convirtió en una decepción política para algunos gobiernos europeos, incluidas las naciones pro-Ucrania de línea más dura, verbigracia Polonia, que querían que el Kremlin perdiera muchos más ingresos por sus ventas de petróleo. Con los costos de producción de petróleo de Rusia estimados en 20 dólares por barril, y el punto de referencia para el precio del petróleo ruso que se negoció durante los últimos tres años entre 60 y 100 dólares por barril, el precio acordado en 60 dólares permite a Rusia obtener ganancias sustanciales y continuar la depredación de Ucrania.

     A los diplomáticos de la Unión Europea involucrados en las negociaciones, les incomodó algo que catalogaron como un proceso liderado por los estadounidenses, que los dejó con costos de implementación complejos y difíciles, y lo que es peor, sin alterar significativamente los ingresos rusos.

     Desde su orilla, los funcionarios estadounidenses argumentaron que sería mejor establecer un precio lo suficientemente alto, como para que Rusia lo cumpla y continúe enviando gran parte de sus exportaciones de petróleo, utilizando la infraestructura europea y estadounidense, como barcos y seguros.

     Los expertos y los analistas geopolíticos son escépticos ante esta decisión, pues consideran que los compradores de hidrocarburos provenientes de Rusia, pueden encontrar formas picarescas para eludir el límite.

     Algunos expertos en comercio de hidrocarburos cuestionan la viabilidad del plan, que depende de cada eslabón de la cadena de suministro de petróleo ruso, para dar fe del precio de los envíos. Las compañías aseguradoras y los transportadores de crudo han advertido, que los registros podrían ser falsificados por Rusia y los socios comerciales que intentan mantener el flujo de petróleo.

      La explicación a la sospecha de los especialistas en comercio petrolero, radica en que el Kremlin ha dicho que no venderá crudo a países que cumplan con el mecanismo de fijación de precios, lo cual significa que quienes intenten comprar su petróleo, encontraran formas de evitar esa disposición.

      Por ejemplo, un método para buscar atajos con el fin de eludir la sanción, podría ser por medio de pagos secundarios, o pagando en exceso a Rusia por compras de trigo u otros productos básicos no sujetos a sanciones, de manera similar a lo ocurrido durante la década de 1990, cuando la Organización de las Naciones Unidas (ONU) intentó imponer un plan similar en Irak, para bloquear las ambiciones expansionistas de Saddam Hussein.

      China, India y otros países, podrían comprar petróleo ruso a cualquier precio si lo envían o lo aseguran empresas no europeas, lo que, según un alto funcionario del Tesoro estadounidense., probablemente sería más caro, pero no sujeto a sanciones.

 De remate, la guía emitida por el Departamento del Tesoro asaeguró que el petróleo ruso vendido bajo el mecanismo de fijación de precios, pero luego "transformado sustancialmente" o refinado fuera de Rusia no estaría sujeto a las sanciones.

       Finalmente, las empresas a sabiendas que violen la política, no podrán ofrecer servicios para el petróleo ruso durante tres meses, una sanción que, es demasiado indulgente para que la política sea efectiva.

      Por lo visto, Putin se está saliendo con la suya y estaría apostando a prolongar la depredación de Ucrania destruyendo toda la infraestructura y aterrorizando a sus habitantes, mientras que desafía a Occidente y obliga a los aliados de Estados Unidos a replantear los costosos apoyos a Ucrania, con el fin de imponer su desquiciado punto de vista, según el cual Ucrania no existe.

      Teniente coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

      Autor de 40 libros de geopolítica, estrategia y defensa nacional

       www.luisvillamarin.com

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©