Expulsión de diplomático estadounidense de Rusia, indica que Putin está echando gasolina al fuego

Publicado: 2022-02-17   Clicks: 571

     Expulsion de funcionario estadoundesne de Moscú podría encendder un confloicto

      Geopolítica de Estados Unidos

      La expulsión de Rusia de Bart Gorman alto funcionario diplomático estadounidense en la delegación oficial de la Casa Blanca en Moscú, en medio del más tenso pulso geopolítico entre las dos potencias desde la época de la guerra fría, indica que Putin estaría echando gasolina al fuego, que si va a invadir a Ucrania, que no cederá un ápice en sus deseos expansionistas y que buscará por todos los medios posibles, legitimar su agresión incitando a un incidente militar, en el que aparentemente sea víctima y no causante o victimario.

      En demorada respuesta tras una semana de silencio tácito, el Departamento de Estado, calificó lo sucedido con Gorman como un "paso de escalada" que podría limitar las soluciones diplomáticas para la crisis desatada por Rusia, al desplegar miles de tropas amenazando con traspasar las fronteras de Ucrania y comenzar a materializar el sueño expansionista de Putin, tendiente a revivir el imperio geopolítico en todo el territorio de la antigua Unión Soviética.

      Por su parte, John J. Sullivan embajador estadounidense ante el Kremlin, permanece en Moscú, y el jueves 17 de febrero de 2022 recibió la respuesta por escrito del gobierno ruso a las propuestas de la administración Biden para aliviar las tensiones y mejorar la seguridad en Europa.

      Bart Gorman el funcionario expulsado por el gobierno de Putin, llevaba menos de tres años en Rusia en cumplimiento de actividades diplomáticas, que aún no habían concluido. La visa diplomática otorgada por Rusia a Gorman aún estaba vigente, con la circunstancia agravante, que al parecer no habría justificación valedera para su expulsión.

      Aunque Bart Gorman fue notificado de su expulsión desde la semana anterior, el Departamento de Estado anunció solo hasta el 17 de febrero de 2022 lo sucedido, porque se tuvo la prudencia en Washington, para esperar a que Rusia lo confirmara públicamente.

      Las especulaciones no dieron espera. Se presume entonces, que la tardía divulgación de la noticia podría indicar deterioro de posibilidades de la diplomacia en un tenso escenario geopolítico, en el que Estados Unidos y Rusia intercambian acusaciones mutuas sobre la acumulación militar de Moscú y las perspectivas de una invasión rusa a gran escala de Ucrania, y otros temas tales como las bases militares estadounidenses en Polonia y Rumania que son vistas como objetivos estratégicos de Moscú en caso de una confrontación con Ucrania, mientras que Blinken y Biden dicen que la invasión rusa comenzará en breve, Putin publica noticias dudosas acerca del retorno de las tropas a los cuarteles, y desde Bielorrusia se reafirma que no habrá ataque contra Kiev, etc.

     Como es natural, el Departamento de Estado está considerando qué medidas retaliativas tomará en respuesta a la expulsión de Bart Gorman, teniendo en cuenta que ahora más que nunca, es fundamental que ambos países cuenten con el personal diplomático necesario, idóneo y sereno, para evitar una guerra.

      De manera extraña, el número de diplomáticos y otros funcionarios norteamericanos adscritos a la Embajada de Estados Unidos en Moscú y en los consulados ubicados en otras ciudades de Rusia, es menor que el de las misiones diplomáticas rusas desplegadas en Estados Unidos. En ese orden ideas el tema se torna más sensible de lo que ya es, pues en años anteriores, mutuamente ambos países han expulsado diplomáticos, han cerrado consulados y se han apoderado de la propiedad diplomática de la otra parte.

      Por esta razón es impredecible la reacción de la Casa Blanca y la nueva reacción del Kremlin, que podría convertirse en “ojo ojo y diente por diente” y el desenmascaramiento de los agentes de inteligencia ubicados en territorio ruso y estadounidense, al tiempo que podrían aumentar los choques entre separatistas financiados por Moscú y fuerzas oficiales ucranianas, dando paso a la intervención armada de Rusia.

       Aunque no se puede descartar que ambos gobiernos han pretendido sacar ventajas políticas internas, geopolíticas entre sus aliados y estratégicas frente a Ucrania y Europa Oriental, utilizando como argumentos publicitarios de “que el malo es el otro, y mi política es la adecuada, por razones de mi seguridad e intereses”, es evidente para cualquier lego en la materia, que el problema no es solamente que Ucrania ingrese a la OTAN, sino la estrategia geopolítica expansiva del Kremlin siguiendo los procedimientos manipuladores, consignados en los manuales de guerra sicológica de la antigua Unión Soviética, seguidos al pie de la letra por Vladimir Putin.

Teniente coronel Luis Alberto Villamarin Pulido

       Especialista en geopolítica, estrategia y defensa nacional, autor de 40 libros sobre estos temas

        www.luisvillamarin.com

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©