3 de noviembre, elecciones en Estados Unidos, fin de la estrategia del miedo

Publicado: 2020-11-03   Clicks: 244

      Geopolitica de Estados Unidos

     18 años de la Guerra contra el TerrorPor fin llegó el esperado día de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, que definen o la continuidad de Donald Trump, o el regreso del partido Demócrata a la Casa Blanca. Tras una intensa campaña de ataques personales, descalificaciones y sindicaciones mutuas, con muy pocas o ninguna propuesta programática de la compleja agenda interna y externa de la gran potencia.

     Por fin llegó el esperado día del término de la guerra de nervios y la estrategia del miedo, que por parejo llevaron las dos campañas a la opinión pública, la idea de que si gana el adversario el mundo entero entrará en estado apocalíptico.

      Mientras los estrategas publicitarios de Joe Biden dicen que Trump es irresponsable con la salud y la atención médica en general, enemigo declarado de los hispanos, amigo de China, servil de los rusos, culpable de lo divino y lo humano,  desde las toldas de Trump se sindica a Biden de ser comunista, de ser amigo del terrorismo, socio de un sujeto omnipresente, omnisciente y omnipotente de apellido Soros, con capacidad de destruir el capitalismo de Estados Unidos y llevarlo al caos de la miseria, la pobreza y la criminalidad similar al actual estado de tragedia venezolana.

      En realidad, gane quien gane no ocurrirá ni lo uno ni lo otro. La estrategia de la guerra de nervios copiada del estilo arrasador de la moral adversaria sostenida en los manuales de guerra sicológica y guerra política de los nazis, los bolcheviques y los chinos de Mao, no deja de ser una impactante carga neurolingüística destinada a causar desazón, zozobra y a tomar decisiones por impulso, antes de que el entorno se desmorone.

      Preocupa si que en medio de tanta agresión mutua y de tanto multiplicador de falsos mensajes de lado y lado, que de contera cooptaron la atención mundial, no se haya visto en el debate, una propuesta seria alrededor de temas cruciales para la gobernanza dentro del país y la gobernabilidad del órgano ejecutivo.

     Guerra Sicologica Fuera de las agresiones verbales y la circulación de rumores, elogios, autoelogios y descalificaciones, nunca se escuchó a los entrevistadores, y por extensión a ninguno de los dos candidatos, hablar de manera concreta acerca de temas sensibles tales como: la recuperación económica post pandemia, la forma de minimizar la inflación, la recuperación del empleo, el necesario  replanteamiento al sistema de salud pública, la seguridad pública afectada por el incremento de bandas criminales, el consumo de estupefacientes, los embarazos juveniles, la migración ilegal, la situación de los dreamers, la mejoría de la educación pública, etc.

      En el orden externo tampoco hubo claridad acerca de la política exterior hacia Latinoamérica, la solución al grave problema venezolano, el liderazgo de Estados Unidos en la OEA, la posición concreta de cada uno de los dos candidatos frente a la dictadura cubana, el curso de acción ante el regreso del comunismo a Bolivia, la situación de Chile, el narcotráfico proveniente de Bolivia, Perú y Colombia, la actividad de las maras centroamericanas, las siempre complejas relaciones con México, la lucha contra el terrorismo comunista, etc.

      Tampoco quedó claro cuáles serán los cursos de acción frente a la expansión económica de China en el mundo, y el posicionamiento político y militar de Rusia, en varios puntos del planeta, incluida la latente amenaza rusa contra Europa Occidental, en una OTÁN minimizada por Trump.

      Mucho menos quedó claro cuál será el curso de acción de la política exterior de Estados Unidos en el Medio Oriente, el Cáucaso, el Golfo Pérsico y el Asia Central, desde donde los terroristas islámicos chiitas y sunitas han extendido sus ramificaciones rurales hasta África, Asia Meridional y acciones violentas urbanas en Europa, Australia, y Norte América.

      Tampoco quedó clara cual será la posición de uno y otro frente al rol de Israel en el Medio Oriente, la amenaza nuclear iraní, la desmedida ambición geopolítica de Turquía en el vecindario, la suerte de Yemen vapuleado por una guerra civil atroz, el futuro de Libia destruido por la ambición electoral del duo Clinton-Obama en 2014, y mucho más.

     Tampoco se mencionó el curso de acción frente a los permanentes desafíos nucleares de Corea del Norte, apadrinados por China, ni el necesario apoyo y presencia de Estados Unidos en la Unesco y la Organización Mundial de la Salud.

      Mucho ruido y pocas nueces. Por lo tanto lo que viene a partir del 3 de noviembre, es preparar la ceremonia de posesión en el frio enero de 2021, de quien gane, deje atrás las pasiones verbales de los últimos meses y se dedique a gobernar, al país que por su naturaleza actual es el faro del planeta, y para que los apasionados hispanoparlantes, que con más entusiasmo que raciocinio se rasgan las vestiduras por uno o por otro, azuzados por los medios de comunicación que toman partido, los livianos ideólogos de ambas facciones y los propagandistas de lado y lado.

     Lo mejor de lo mejor para la gran nación americana, y que la proyección geopolítica que irradie la democracia estadounidense a partir de enero próximo, sea la mas conveniente para millones de seres humanos, cuyos destinos dependen de decisiones políticas de alto nivel en la Casa Blanca.

      Llegó el momento de finalizar la estrategia del miedo y pasar a la conciliación de objetivos nacionales e internacionales. Menos vísceras y más cerebro.

      Teniente coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

       Autor de 38 libros de estrategia, defensa nacional y geopolítica

      www.luisvillamarin.com

 

 

 

 

 

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©