Según la ONU Corea del Norte participa en Programa de Armas Químicas de Siria

Publicado: 2018-03-01   Clicks: 740

     Geopolítica Internacional

    Según consta en sorprendente reporte publicado en el diario The New York Times, con base en un estudio de la ONU, mientras Estados Unidos y otros países acusan al gobierno sirio de utilizar armas químicas contra su propio pueblo  incluidos recientes ataques con cloro gaseoso contra civiles en el este de Ghouta, suburbio de Damasco, de manera sistemática, el régimen dictatorial de Corea del Norte ha enviado al gobierno sirio, suministros utilizados para  producir armas químicas.

     Existen pruebas valoradas por agencias de inteligencia internacional  que los suministros de Corea del Norte a su par en Siria, incluyen baldosas, válvulas y termómetros resistentes a los ácidos. Según el informe, redactado por un panel de expertos que observaron el cumplimiento por parte de Corea del Norte frente a las sanciones impuestas por las Naciones Unidas, se detectó que provenientes de Corea del Norte, algunos técnicos en misiles trabajan en instalaciones de armas químicas y misiles dentro del territorio de Siria controlado por las fuerzas leales a Bashar Al Assad.

    En consecuencia, este tipo de comercio entre Siria y Corea del Norte  permite a Siria mantener armas químicas en sus arsenales bélicos, y a la vez, proporciona a Corea del Norte dinero en efectivo para financiar sus programas nucleares y de misiles, mediante los cuales amenaza de manera persistente a Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.

    La ONU tiene  conocimiento de 40 envíos clandestinos de insumos para fabricar armas químicas, realizados desde Corea del Norte hasta Siria entre 2012 y 2017. Dichos envíos incluyen partes y materiales de misiles balísticos prohibidos que podrían ser utilizados con fines militares y civiles.

    Aunque los funcionarios de la ONU encargados de manejar la sensible información estratégica aseguraron que no se sabe si el informe será publicado o no, es claro que todos los Estados miembros de la ONU tienen el deber y la responsabilidad de hacer que Corea del Norte cumpla las sanciones económicas y diplomáticas vigentes.

    Los ocho expertos que componen el panel que determinó esa preocupante realidad de seguridad mundial, provienen de diferentes países y poseen experiencia específica en áreas tales como armas de destrucción masiva, transporte marítimo y controles aduaneros. Desde 2010, este grupo de expertos obedece a un mandato del Consejo de Seguridad para investigar posibles violaciones de sanciones impuestas a Corea del Norte y presentar sus conclusiones en un informe anual.

    Desde cuando se desató la guerra civil siria en 2011, surgieron sospechas de que Corea del Norte estaba proporcionando equipos y experiencia para mantener el programa de armas químicas del presidente sirio, Bashar al-Assad. Esas sospechas no se aliviaron pese a que en 2013, Siria firmó la Convención sobre Armas Químicas y afirmó que renunciaba a sus reservas de armas químicas.

    El informe, que tiene más de 200 páginas, incluye copias de los contratos entre compañías norcoreanas y sirias, así como los embarques que indican los tipos de materiales enviados. Mucha de esa información fue provista por gobiernos de Estados miembros de la ONU que por razones obvias prefieren el anonimato.

    La probable cooperación norcoreana con el ejército sirio, repercute en deficiencias puntuales que afectan el esfuerzo internacional para aislar a ambos países. Así, los envíos e materiales para ensanchar la capacidad de guerra química siria, habrían eludido la detección a pesar de que ambas naciones son blanco de sanciones muy restrictivas, y sus actuaciones están bajo el intenso escrutinio de los servicios de espionaje estadounidenses y otros.

    El informe también documenta cómo el gobierno de Kim Jong-un ha tratado de eludir las sanciones. Describe cómo Corea del Norte utiliza una compleja red de compañías ficticias y ciudadanos extranjeros simpatizantes para obtener acceso a financiamiento internacional, recurre a sofisticadas operaciones cibernéticas para robar secretos militares y utiliza a sus propios diplomáticos en operaciones de contrabando de materiales para fabricar armas químicas, enviados desde Pyongyang hasta Damasco.

    Asimismo el referido informe de la ONU critica la conducta de Rusia y China por no hacer lo suficiente para imponer sanciones estrictas a Corea del Norte en productos tales como el petróleo, el carbón y los artículos de lujo.

     En otro aparte, el informe de la ONU proporciona nuevos detalles de la ya prolongada relación militar entre Corea del Norte y Siria, la cual data de casi 50 años, gracias a la intermediación que inicialmente tuvo la antigua Unión Soviética para concretar acercamientos y pactos secretos sirio-norcoreanos.

     Por ejemplo, durante las guerras árabe-israelíes en las décadas de 1960 y 1970 muchos pilotos norcoreanos cumplieron misiones de combate con la Fuerza Aérea Siria. Más tarde a partir de la década de 1980, los técnicos de Corea del Norte ayudaron a desarrollar el arsenal sirio de misiles balísticos y a construir una planta de energía nuclear con capacidad para producir plutonio, que puede usarse para fabricar armas nucleares. Por esa razón, en 2007, Israel destruyó la planta nuclear siria.

     En 2015, Bashar AL Assad exaltó la importancia de la asistencia tecnología norcoreana y ordenó construir un monumento en un parque temático en Damasco, en memoria de Kim Il-sung, fundador de Corea del Norte y abuelo del actual líder Kim Jong Un. La ceremonia fue realizada en la capital siria, mientras la guerra civil continuaba en el resto del país. Al evento asistieron dignatarios norcoreanos y sirios, militares y una banda de música marcial.

     Las pruebas recaudadas por las agencias de inteligencia occidentales indican que Corea del Norte brindó capacitación y apoyo al programa de armas químicas de Siria desde la década de 1990. Esto lo ratificó por escrito Bruce Bechtol, ex analista de Corea en la Agencia de Inteligencia de Defensa de los Estados Unidos en un libro de su autoría, que también describe un accidente ocurrido en 2007 en el que murieron varios técnicos sirios, junto con asesores norcoreanos e iraníes, como consecuencia de  la explosión de una ojiva llena de gas sarín y el muy tóxico agente nervioso VX.

Según los especialistas que completaron la investigación para la ONU, a pesar de las sanciones internacionales la cooperación norcoreana continuó durante la guerra civil de Siria. Se encontraron pruebas cruciales de ello en enero de 2017, cuando dos barcos con baldosas resistentes a los ácidos, comúnmente utilizados en la construcción de fábricas de armas químicas, fueron interceptados en el mar cuando viajaban hacia puertos sirios en el Mar Mediterráneo.

     Esos envíos se encontraban entre las cinco entregas acordadas en un contrato entre una empresa estatal en Siria y Korea Mining Development Trading Corp., una compañía norcoreana involucrada en exportaciones de armas. Dichos hallazgos se sustentan con copias de contratos proporcionados por la compañía naviera, identificados como Cheng Tong Trading Co. Ltd., con sede en China.

    Varios meses antes de que esto ocurriera, es decir en agosto de 2016, una delegación de técnicos de misiles norcoreanos visitó Siria,  actividad que coincidió con una transferencia de "válvulas de resistencia especiales y termómetros empleados en  la fabricación de armas químicas. Mientras tanto, técnicos en misiles norcoreanos trabajan en la fabricación de armas químicas y otros en  las instalaciones de misiles sirios en Barzeh, Adra y Hama.

     En 2013, después de que el gobierno de Obama amenazó ejecutar una acción militar en respuesta a un ataque con gas sarín en el enclave rebelde de Ghouta donde murieron 1.400 civiles inermes, Assad acordó destruir su arsenal químico y unirse a la Convención de Armas Químicas, integrada por 192 países comprometidos a  desmantelar sus programas de armas químicas.

     Pero los funcionarios occidentales y los expertos en no proliferación de armas de destrucción masiva han sospechado durante mucho tiempo que Bashar Al Assad conserva algunas armas químicas.

     En los dos primeros meses de 2018, se han producido varios ataques con cloro gaseoso en las zonas controladas por los rebeldes en Ghouta, Idlib y Afrin. Según datos acopiados por funcionarios de las Naciones Unidas, las fuerzas de Assad fueron responsables de un ataque con gas sarín contra la aldea de Khan Sheikhoun, controlada por los rebeldes sirios, en abril de 2017. En este ataque perecieron 83 personas y 300 fueron gravemente afectadas.

     Sin embargo, no ha sido fácil para Estados Unidos establecer con precisión los orígenes de tales armas químicas usadas en Siria por el régime de Al Assad. Pero los indicios y los hechos apuntan a Corea del Norte y Rusia. Por ejemplo, en noviembre de 2017, Rusia utilizó su veto del Consejo de Seguridad para bloquear el trabajo de un equipo  independiente denominado El Mecanismo de Investigación Conjunto que investiga todo lo relacionado con las armas químicas utilizadas en el conflicto sirio.

     Ese equipo investigativo descubrió que tanto el gobierno sirio como los yihadistas del Estado Islámico (ISIS) utilizaron armas químicas en la guerra, pero con el mayor cinismo, el embajador de Rusia ante las Naciones Unidas calificó el informe como "una broma".

      En conclusión, mientras en Estados Unidos los demócratas que no superan la derrota que les propinó Donald Trump en las elecciones de diciembre de 2016, se olvidaron de la realidad geopolítica mundial y de la incidencia que puede llegar a tener el desenlace de la guerra siria en el futuro de Estados Unidos y sus asociados, porque al parecer la prioridad número uno de la Casa Clinton es sacar a Trump de la Casa Blanca.

     Todos los días aparecen en público más y más indicios de la clara intención de Corea del Norte, China y Rusia para afectar los intereses estadounidenses en los cinco continentes, pero las peleas internas por ambiciones vanidosas opacan la realidad en la primera potencia mundial, como también ocurre en muchos países del mundo.

     Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

      Especialista en Geopolítica, Defensa Nacional y Estrategia

       www.luisvillamarin.com

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©