Estuve al mando de tropas afganas este año. Fuimos traicionados.

Publicado: 2021-08-29   Clicks: 12504

     soldados afganos

       Por Sami Sadat

      18 años de la Guerra contra el TerrorCuando la fuerza talibán ingresó a Kabul el 15 de agosto de 2021, el teniente general Sami Sadat graduado dos décadas antes en la Academia de Defensa del Reino Unido y con una maestría posterior en el King's College de Londres, comandaba el 215 Maiwand del Ejército Nacional Afgano en el suroeste de Afganistán. Antes de ocupar ese cargo, se desempeñó como director senior en la agencia nacional de inteligencia de Afganistán.

     Su carta publicada por The New York Times, una semana después de la caída de la capital afgana, es un documento para la historia y constituye una importante referencia para los estrategas y estadistas de países afectados por procesos revolucionarios… Para pensar y actuar.

     Durante los últimos tres meses y medio, luché día y noche, sin parar, en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, contra una ofensiva creciente y sangrienta de los talibán. Aunque eramos objeto de frecuentes ataques, detuvimos a los radicales e infligimos muchas bajas. Luego me llamaron a Kabul para comandar las fuerzas especiales de Afganistán. Pero los talibán ya estaban entrando en la ciudad; fue muy tarde.

     Estoy exhausto. Estoy frustrado. Y estoy enojado.

     El presidente Biden dijo la semana pasada que "las tropas estadounidenses no pueden ni deben luchar en una guerra y morir en una guerra, que las fuerzas afganas no están dispuestas a luchar por sí mismas".

     Es cierto que el ejército afgano perdió la voluntad de luchar. Pero eso se debe a la creciente sensación de abandono de nuestros socios estadounidenses y la falta de respeto y la deslealtad reflejada en el tono y las palabras del señor Biden durante los últimos meses.

     El ejército afgano no está exento de culpa. Tenía sus problemas - amiguismo, burocracia, pero finalmente dejamos de luchar porque nuestros socios ya lo habían hecho.

     Me duele ver que el señor Biden y los funcionarios occidentales culpan al ejército afgano por colapsar sin mencionar las razones subyacentes de lo que sucedió. Las divisiones políticas en Kabul y Washington estrangularon al ejército y limitaron nuestra capacidad para hacer nuestro trabajo. La pérdida del apoyo logístico de combate que Estados Unidos nos había brindado durante años nos paralizó, al igual que la falta de una guía clara por parte de los líderes estadounidenses y afganos.

        Soy un general de tres estrellas en el ejército afgano. Durante 11 meses, como comandante del 215 Maiwand Corps, en el que comandé a 15.000 hombres en operaciones de combate contra los talibán en el suroeste de Afganistán, donde perdí a cientos de oficiales y soldados.

    Primavera ArabePor eso, tan exhausto y frustrado como estoy, quise ofrecer una perspectiva práctica y defender el honor del ejército afgano. No estoy aquí para absolver de errores al ejército afgano. Pero el hecho es que muchos de nosotros luchamos valiente y honorablemente, solo para ser defraudados por los líderes estadounidenses y afganos.

     Hace dos semanas, mientras luchaba por mantener a la ciudad sureña de Lashkar Gah de los talibanes, el presidente Ashraf Ghani me nombró comandante de las fuerzas especiales de Afganistán, los combatientes más elitistas del país. A regañadientes, dejé mis tropas y llegué a Kabul el 15 de agosto, listo para luchar, sin darme cuenta de lo mala que era la situación. Luego, el señor Ghani me entregó la tarea adicional de garantizar la seguridad de Kabul. Pero ni siquiera tuve la oportunidad: los talibán se estaban acercando y el señor Ghani huyó del país.

    Aquí hay una enorme sensación de traición. La apresurada huida del señor Ghani puso fin a los esfuerzos por negociar un acuerdo provisional para un período de transición con los talibán, que nos habría permitido mantener la ciudad y gestionar las evacuaciones. En cambio, se produjo el caos, lo que resultó en las escenas desesperadas vistas en el aeropuerto de Kabul.

     Fue en respuesta a esa situación, que Biden dijo el 16 de agosto que las fuerzas afganas colapsaron, "a veces sin intentar luchar". Pero luchamos, con valentía, hasta el final. Perdimos 66.000 soldados en los últimos 20 años. Una quinta parte de nuestra fuerza de combate estimada.

     Entonces, ¿por qué colapsó el ejército afgano? La respuesta es triple.

     Primero, el acuerdo de paz de febrero de 2020 del expresidente Donald Trump con los talibán en Doha nos condenó. Puso una fecha de vencimiento al interés estadounidense en la región.

     En segundo lugar, perdimos la logística de los contratistas y el apoyo de mantenimiento que era fundamental para nuestras operaciones de combate.

      En tercer lugar, la corrupción endémica en el gobierno del señor Ghani que fluyó hacia los altos mandos militares y paralizó durante mucho tiempo a nuestras fuerzas sobre el terreno nos obstaculizó irremediablemente.

      El acuerdo entre Trump y los talibán condujo a las circunstancias de la situación actual, al restringir esencialmente las operaciones de combate ofensivas para las tropas estadounidenses y aliadas.

      Las reglas de combate del apoyo aéreo de Estados Unidos para las fuerzas de seguridad afganas cambiaron de la noche a la mañana, y los talibán se envalentonaron.

      Presentían la victoria y sabían que era cuestión de esperar a los estadounidenses. Antes de ese acuerdo, los talibán no habían ganado ninguna batalla significativa contra el ejército afgano. ¿Después del acuerdo? Perdíamos decenas de soldados al día.

      Aún así, seguimos luchando. Pero luego, Biden confirmó en abril que se apegaría al plan de Trump y establecería los términos para la reducción de Estados Unidos. Fue entonces cuando todo empezó a ir cuesta abajo.

      Las fuerzas afganas fueron entrenadas por soldados estadounidenses, con base en el modelo militar de ese país, a partir de unidades especiales de reconocimiento, helicópteros y ataques aéreos altamente técnicos. Perdimos nuestra superioridad sobre los talibanes cuando nuestro apoyo aéreo se agotó y nuestras municiones se agotaron.

      Durante toda la guerra, los contratistas mantuvieron nuestros bombarderos y nuestros aviones de ataque y transporte, pero ya en julio, la mayoría de los 17.000 contratistas de apoyo se habían marchado. Un problema técnico ahora significaba que la aeronave, un helicóptero Black Hawk, un transporte C-130, un avión no tripulado de vigilancia, estaría en tierra.

      Los contratistas también se llevaron el software y sistemas de armas de alta tecnología. Quitaron nuestro sistema de defensa antimisiles de helicópteros. El acceso al software en el que confiábamos para rastrear nuestros vehículos, armas y personal también desapareció. La inteligencia en tiempo real sobre los objetivos también se fue por la borda.

      Los talibán combatían con francotiradores y artefactos explosivos improvisados ​​mientras perdíamos capacidad de armamento aéreo y guiado por láser. Y como no podíamos reabastecer las bases sin el apoyo de un helicóptero, los soldados a menudo carecían de los apoyos necesarios para luchar. Los talibán invadieron muchas bases, y en otros lugares, unidades enteras se rindieron.

       La total y acelerada retirada de Biden solo agravó la situación. Ignoró las condiciones sobre el terreno. Los talibán conocían una fecha final para la actuación de los estadounidenses. Además de que no temían represalias militares por nada de lo que hicieron en el ínterin, porque intuían la falta de voluntad política de Estados Unidos.

Y así, las fuerzas talibán siguieron aumentando. Mis soldados y yo, resistimos hasta siete atentados con carros bomba diarios, durante julio y la primera semana de agosto en la provincia de Helmand.

Aún así, nos mantuvimos firmes en los puestos de combate.

Sin embargo, no puedo dejar aparte el tercer factor, porque los estadounidenses no podían hacer mucho en lo que respecta a la corrupción bien documentada que pudrió a nuestro gobierno y nuestro ejército.

Realmente, esa es nuestra tragedia nacional. Muchos de nuestros líderes, incluidos los militares, fueron instalados por sus vínculos personales, no por méritos profesionales.

Estos nombramientos produjeron devastador impacto en el ejército nacional, porque los líderes carecían de la experiencia militar para ser efectivos o inspirar la confianza de los soldados, a quienes se les pedía que arriesgaran sus vidas. Las interrupciones en las raciones de alimentos y el suministro de combustible, como resultado de asignaciones contractuales corruptas y descuidadas, arruinaron la moral de mis tropas.

Los últimos días de lucha fueron surrealistas. Participamos en intensos tiroteos en tierra contra los talibán, mientras los aviones de combate estadounidenses volaban en círculos sobre nuestras cabezas, pero como espectadores.

Nuestro sentido de abandono y traición fue igualado solo por la frustración que los pilotos estadounidenses sintieron y nos transmitieron: verse obligados a presenciar la guerra terrestre, aparentemente incapaces de ayudarnos.

Abrumados por el fuego de los talibán, mis soldados escuchaban los aviones y preguntaban ¿por qué, no nos proporcionaban apoyo aéreo?.

La moral estaba devastada. En todo Afganistán, los soldados dejaron de luchar. Detuvimos a Lashkar Gah en feroces batallas, pero a medida que el resto del país cayó, nos faltó el apoyo para seguir luchando y nos retiramos a la base. Mi unidad de fuerzas especiales, que había continuado incluso después de que me llamaron a Kabul, fue una de las últimas en entregar sus armas, solo después de la caída de la capital.

Fuimos traicionados por la política y por los presidentes.

Esta no fue solo una guerra afgana; fue una guerra internacional, con muchos militares involucrados. Habría sido imposible que un solo ejército, el nuestro, asumiera el cargo y luchara.

Fue una derrota militar que emanó de un fracaso político.

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©