“Diálogo nacional de Petro”, ausencia de oposición y mensaje electoral infieren que Colombia clama por un partido político nuevo.

Publicado: 2022-06-30   Clicks: 364

      Colombia necesita un partido político que haga verdadera oposición a Petro

       Hace décadas, Colombia perdió la capacidad de asombro. La interminable demagogia oportunista de todos los sectores políticos, que hasta hace unos días crucificaban el proyecto petrista como lo que en realidad es, cambió súbitamente de tercio en menos de dos semanas. Hasta el mismísimo expresidente Álvaro Uribe ansioso de salir de sus problemas personales y con las marrullas de experimentado zorro político, se acercó a Petro para “exteriorizar humildad y sensatez en nombre de Colombia” Y Petro que es de la misma catadura pero en otra orilla política, lo recibió con “decencia y armonía” Ver para creer.

       Así, uno a uno han desfilado ante el terrorista desmovilizado del M-19, los politiqueros ansiosos de no perder parte en la repartición de la torta, escudados en argumentos baladíes que si a Petro le va bien le irá bien a Colombia.

       Por su parte el ahora senador Rodolfo Hernández, copia caricaturesca del “doctor Goyeneche” de los años 1960, lanzó por la borda al mar de la incertidumbre en que navega ya Colombia, todo un valioso acumulado de más de diez millones de votos. Inferior al reto, impreparado para tan altos menesteres, sin equipo, sin visión de estadista, pero lo peor de todo ajeno a la realidad política del país y de contera, traidor frente a quienes no aceptan ni quieren que un sujeto con prontuario delictivo y ansias dictatoriales desgobierne a Colombia desde agosto de 2022 quien sabe hasta cuándo.

     Primera conclusión clara: Petro sube al cargo sin oposición y con el alma (si es que la tiene) envenenada contra la empresa privada, la división de poderes y las Fuerzas Armadas que son los tres soportes por los que los comunistas armados y desarmados no nos han podido llevar a un paraíso de bondades totalitarias como Cuba o Venezuela.Su plan es hacer el “cambio” aplastando a ese “enemigo de clase”. No o oculta del todo, sino que lo enmascara con dialéctica enredadora.

     Segunda conclusión: No hay oposición seria, ni organizada, ni siquiera partidos políticos estructurados. Desde cuando Pastrana y Martha Lucía Ramírez sepultaron electoralmente al partido conservador que de repeso se contaminó de mermelada santista; o desde cuando Samper, Gaviria, y Santos sepultaron el liberalismo que ya venía de capa caída con López y Turbay o el oportunismo politiquero de Galán, Colombia entera, entró en un escenario de ausencia total de esquemas sólidos de gobierno-oposición, dando paso a las rencillas entre mal llamadas derechas e izquierdas.

       Habrá sociólogos y cientistas políticos que acomoden versiones científicas, a supuestos cambios derivados de “organizaciones sociales”, lo cual es parcialmente cierto, pero en esencia faltan liderazgos alrededor de proyectos de Estado, algo de lo que carecen en grado sumo nuestros “estadistas”, cuya habilidad se afinca en la componenda, los pactos, y la actitud histriónica para proponer la siempre cacareada “unidad nacional”,  en la práctica, sempiternamente plagada de individualismos, trapacerías y componendas.

       Tercera conclusión: Fiel a los esquemas marxistas, Petro montó un show preconcebido con el cura de Roux y los terroristas del Eln en Cuba. Con base en esa transfugada, anunció la creación de ministerios enfocados en ideologización popular, enmascarados con enfoque social, al mismo tiempo que clama por la vida, después de que su grupo criminal M-19 asesinó a miles de colombianos y para completar el espectáculo, promueve el diálogo permanente que le permita entretener al país, mientras sus secuaces hundan el puñal hasta las más profundas entrañas de la patria, construyendo el socialismo del siglo XXI… Todo esto, ante la mirada cómplice de una bobería colectiva cada vez más apaciguada.

       Cuarta conclusión: Petro va por la asamblea constituyente que lo atornille en el poder. Ni a él ni a sus secuaces, ni a sus cómplices, ni los idiotas útiles que está manipulando con mermelada o falsas sensateces les importa. Petro tiene mentalidad bandoleril y está acostumbrado a pisotear las leyes, autodeclarándose víctima, ante la mirada gorda del país político y jurídico, que en cada caso finalmente lo ha legitimado con silencios cómplices.

       Quinta conclusión. Colombia, no solamente algún sector específico de la sociedad, necesita, urge, clama, pide a gritos con los votos en las urnas o con su silencio de inconformidad y en no pocos casos de indiferencia, que por primera vez surja en nuestro país, un partido político que tenga visón geopolítica, que articule proyectos de Estado, que gravite alrededor de objetivos nacionales, que no se enfrasque ni en la confrontación consuetudinaria, ni engatuse a sus electores con promesas de oposición manipuladas mediante conveniencias personales de los “líderes” de turno….Y la lista sigue.

      Entre más tiempo pierda el país esperando la llegada de líderes individuales o Mesías similares a los que nos han llevado al actual caos, más ganancias tendrá el peligroso embeleco socialista de Petro, sus cómplices, los oportunistas y sus idiotas útiles.

       Síntesis: Impera la necesidad de estructurar un partido político diferente, en el que tengan cabida personas con amor de país y visión de Estado, sin politiqueros tradicionales, con mucho contenido y mucha oferta estratégica de empoderamiento individual y social… No de asistencialismos ni populismos.

       Si las mentes más lúcidas del país lo entienden así y dan el paso a construir este proyecto, en conjunto y con base en un plan estratégico adecuado, Colombia puede tomar la senda que debe ser su correcto derrotero, ganado democráticamente en las urnas a partir del 7 de agosto de 2026.

      Cuatro años para trabajar y fortalecer ese proyecto. Tiempo del cual no se puede desperdiciar un solo día.

      Teniente coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

       Autor de 40 libros de geopolítica

       www.luisvillamarin.com

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©