Apoyo irrestricto a los soldados colombianos

Publicado: 2020-10-09   Clicks: 163

      Análisis del conflicto armado en Colombia

      Desde siempre los soldados colombianos han sido garantes de la república y la institucionalidad, que crearon en la actual Colombia los soldados del Ejército Libertador. No pocas veces, las tropas han asumido difíciles roles para garantizar la institucionalidad, la democracia, la libertad y el orden, en un entorno colmado de mediocres politiqueros corruptos, hacedores y facilitadores de violencias en cada época.

     Después de combatir durante varias décadas contra el narcoterrorismo comunista, y de poner a las Farc contra las cuerdas, al bloquearles suplan estratégico para la toma del poder, los delincuentes tuvieron a su disposición la largueza de un politiquero como Juan Manuel Santos, quien ansioso por pasar al historia como el espurio Nobel de la Paz, ferió por lentejas y mermelada, la dignidad del Ejército. Y para ello contó con un comandante general que se inventó una espadita de la vergüenza, para que al portarla en el uniforme, los mismos soldados ratifiquen la afrenta.

      Producto del pacto Farc Santos, los terroristas y sus cómplices desarmados, se han dedicado a legitimar la “protesta social”, como mecanismo paralelo del crecimiento del control del narcotráfico, el impacto geopolítico en las zonas cocaleras, el robustecimiento del partido comunista clandestino y el movimiento bolivariano, que junto con las milicias bolivarianas pasaron de agache en las conversaciones en Cuba, etc.

      Hoy el escenario político y militar es muy complejo para que los soldados puedan defender los derechos de la inmensa mayoría de colombianos. Están maniatados y bloqueados por las decisiones judiciales de algunos magistrados, quienes con sus conductas reflejan la descomposición de la ya descompuesta justicia colombiana, la falta de un líder leal y sincero en la cartera de Defensa, la ausencia de leyes macro de Defensa Nacional, y mucho más.

      De repeso, en las precandidaturas presidenciales aparecen los mismos politiqueros cuestionados de siempre, los amigos de los bandidos, los ineptos que ya probaron el techo de su incapacidad, y otros ejemplares más de la fauna demagógica, pero brillan por su ausencia los proyectos programáticos, los planes estratégicos de desarrollo y seguridad nacional, y lo que siempre ha faltado al país los objetivos nacionales, por la simple y elemental razón de que “cada alcalde manda en su año”.

      Mientras tanto las Farc que hicieron el negocio de su vida con los debiluchos enviados de Santos a Cuba, siguen ocupando territorialidad, ganando espacios en todos los aspectos, fortaleciendo sus cuadrillas, “traqueteando” con los demás carteles de la coca, disponiendo a su antojo de las eternas “zonas transitorias”, asesinando campesinos, secuestrando, extorsionando, recibiendo dinero del Estado para seguir financiando su guerra revolucionaria, desarrollando un sincronizado plan con el Eln, negando la reparación a las víctimas , usando su tribunal de bolsillo llamado JEP para lavar la imagen de otros delincuentes inmersos en asesinatos como el de Álvaro Gómez, y fuera de eso con representación en el congreso de la republica… Mejor negocio no podía hacer el hampa fariana.

      Pero para combatir esa guerra, que es integral y no solamente militar, el Estado colombiano cuenta con muy pocas instituciones y muy pocos líderes comprometidos en esa misión. Por ejemplo, el ministro Holmes Trujillo está dedicado a la politiquería proyectando candidatura presidencial …

     Los medios de comunicación plagados de novatos opinadores de lo que desconocen, producen mucha desinformación. La academia plagada como siempre de mediocres o de izquierdistas, con contadas excepciones construye pensamiento analítico acerca de la prospectiva de país. La empresa privada está cercada por la pandemia, y los colombianos de a pie, presas de sus propias afugias del día a día.

      Como no basta con ser quejumbrosos, es necesario generar sinergias para que el país entero reaccione, y para que cada quien cumpla su rol como corresponde, y, para que se cierren las válvulas de regadío, con las que os comunistas armados y desarmados vienen socavando de manera progresiva y estratégica la integralidad colombiana. Es necesario generar proyectos de Estado con miras a las elecciones del 2022. Preparar excelentes candidatos y que nos representen los mejores, no los mas corruptos o los mas politiqueros como a menudo suele suceder.

     No más de lo mismo, ni caciques veredales obrando como caudillos, porque eso es lo que siempre ha sucedido y de seguir así, los soldados seguirán solos librando una lucha que les es desigual, por las esferas de competencias, que afecta la guerra revolucionaria marxista-leninista.

      Así como usamos la camiseta de la selección Colombia soñando con los goles o las jugadas magistrales de James Rodríguez, hagamos que todos los colombianos nos pongamos la camiseta del bloqueo a los corruptos politiqueros que tanto daño han causado al país, y que la justicia obre con todo el peso de la ley contra los comunistas armados y desarmados, para que los soldados puedan cumplir su misión con más amplitud, respaldo y reconocimiento.

      Que no sean solo frases de cajón y elogios politiqueros utilitaristas, las eventuales exaltaciones a la silenciosa pero permanente labor de los ciudadanos con uniforme, que con elevadas cuotas de sangre, sudor y lágrimas, han sostenido la democracia, por desgracia mal-utilizada por corruptos y mediocres para expoliar los recursos de todo el pueblo colombiano.

     Obras son amores y no buenas razones….

     Teniente coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

     Autor de 38 libros sobre estrategia, defensa nacional y geopolítica.

       www.luisvillamarin.com

 

 

 

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©