Objetivo de Petro, las Farc y sus cómplices es maniatar al Ejército

Publicado: 2019-11-17   Clicks: 845

      Análisis del conflicto armado en Colombia

      Pacto Farc-SantosQue los comunistas que promueven el terrorismo, las guerrillas, las guerras revolucionarias y las violentas protestas sociales teñidas con vandalismo, pretendan maniatar y minimizar la capacidad del Ejército colombiano, no es nada nuevo. Por el contrario, es parte de su plan estratégico y jamás lo han ocultado.

      Por eso ahora con las “protestas sociales” para imponer diálogos con el Eln y las “disidencias” de las Farc, conseguir las 16 curules, y una larga lista de “exigencias populares”, redactadas al estilo de las que consiguieron en Cuba gracias a De la Calle y los demás mudos que lo acompañaban, en esta ocasión, comunistas armados y desarmados “exigen” replantear la doctrina militar.

      Es obvio que pidan eso, pues son conscientes que han sido las Fuerzas Militares, las que les han impedido ganar su guerra revolucionaria, entonces la mejor fórmula era llegar al congreso, continuar con las estructuras armadas como supuestas disidencias, seguir manejando el narcotráfico, y aprovechar  la “protesta social” para pedir el oro y el moro, eso sí, acompasados con la estrategia leninista de manipular idiotas útiles de la derecha, que también piden el oro y el moro, pretendiendo demostrar que las guerrillas son un estímulo a la subversión y que la revolución es colectiva. Nada nuevo bajo el sol.

      Si se analizan las exigencias del comité de paro y de los bandidos camuflados entre ellos, exigencias que de 13 puntos pasaron a 104, frente a lo que imponía Jacobo Arenas a los veleidosos paseadores que envió Belisiario a la Uribe Meta en 1983, o los 12 puntos de las Farc a Samper, o el listado de imposiciones al laxo gobierno de Pastrana en el Caguán, o lo que discutía la CGSB en Tlaxclala con el mudo Humberto De La calle en 1991, se concluye que el listado es igual y que los objetivos han sido los mismos:

  1. Permitir que los terroristas sigan armados como un “ejército revolucionario” paralelo, que busca estatus de beligerancia, sin que las Fuerzas Armadas los puedan atacar en sus guaridas, porque están en proceso de paz y hay niños en sus guaridas.
  2. No tocar al narcotráfico con argumentos siniestros, tales como prohibir las fumigaciones y el cuento chino que es lo único que pueden cultivar los campesinos en esas regiones, como si antes de que existiera el narcotráfico, esos labriegos y esas comunidades alejadas no hubieran vivido de otros cultivos.
  3. Cambiar la actual doctrina de defensa nacional, por una importada de Cuba, la cual promueve fuerzas armadas politizadas por el marxismo- leninismo, para defender a una corrupta y opresora casta comunista en el poder, así el pueblo se muera de hambre.
  4. Entregar el congreso de la república a la legislación marxista en proceso de avance, por medio de gobiernos de transición hacia la toma definitiva del poder.
  5. Utilización de sindicalistas, obreros, estudiantes e idiotas útiles en un paso anterior a la radicalización comunista, para luego voltear al espalda y oprimir a los idiotas útiles que les ayudaron a conseguir el poder para el proletariado.
  6. Estructuración de una “justicia” paralela y muy útil para legitimar todo lo malo que han hecho los terroristas y maniatar al Estado.

Y la lista sigue…

       En ese orden de ideas, hubo un grave error politiquero del presidente Duque al nombrar como jefe de la comisión de derecho operacional militar al abogado Alfonso Gómez Méndez, desde hace décadas, enemigo ideológico declarado de las Fuerzas Militares. Fue una maniobra oportunista del gobierno Duque que pretendía demostrar al mundo, que su gestión transparente, ante las torvas acusaciones contra el comandante del Ejército, por un documento interno que otro general ansioso de ocupar ese cargo y amiguis de Santos, entregó al New York Times.

      Por su parte los comunistas, los cómplices y los enemigos naturales de la institución armada vieron esta oportunidad como la brecha en la defensa de Colombia, para meter un caballo de Troya. El informe que aún no se ha conocido en público, apunta a cambiar al doctrina militar del enemigo interno, que si existe y no es invento militar ni de la oligarquía como dicen los comunistas.

       Los documentos programáticos de las Farc. El Eln, el M-19, el Epl y otras agrupaciones terroristas, siempre han coincidido en la toma del poder para implantar el comunismo, por medio de las armas y otras formas de lucha. Una agrupación terrorista financiada por el narcotráfico, que ataca a los colombianos para tomarse el poder es enemiga del pueblo colombiano. No podemos equivocarnos ni llamar las cosas por otro nombre. Son enemigo interno de los colombianos… Y cuentan con apoyo externo.

       El problema es que desde siempre los comunistas armados y los desarmados que les sirven de cómplices, han negado ser enemigos de Colombia y con el mayor cinismo dicen ser defensores de la democracia y quien lo creyera, defensores y promotores de los derechos humanos, con la circunstancia agravante, que encuentran oportunistas politiqueros que les hacen el juego y les sirven de micrófono con el cuento de la paz.

       De ñapa agregan que toda persona o institución que cuestione esa trampa, es un guerrerista, es enemigo de la paz, es uribista, es paramilitar, es enemigo del pueblo, no es progresista, etc. Juego dialéctico muy bien manipulado.

        Así, en todo ese esquema de estratagemas, siempre estará en primer plano, maniatar a las Fuerzas Militares, minimizar su capacidad operacional, cambiar su doctrina, enfocar al defensa nacional en principios marxistas-leninistas, y fuera de eso, satanizar a las tropas que durante años los han combatido en el campo de batalla.

        Se espera que el presidente Duque no vaya a caer en la trampa, o que por el afán politiquero de dar apariencias internacionales de ser conciliador y abierto al diálogo con los extremistas, ceda ante la imposición comunista armada y desarmada de cambiar la doctrina militar de defensa nacional y reducir las tropas, en un ambiente en que ceda o no ceda, le seguirán haciendo marchas, protestas, vandalismo, terrorismo y denuncias permanentes de bandidos sin fusil, tratando de aparentar que los menores de edad que están en las guaridas de las Farc o el Eln, no son criminales sino niños “engañados”. O que el Esmad debe desaparecer.

       En síntesis el objetivo de Petro, las Farc y sus cómplices es maniatar al Ejército,para avanzar hacia la instauración de un paraíso comunista en Colombia, similar al de Cuba y Venezuela. Y para lograrlo combinan todas las formas de lucha. Esa es su estructuración ideológica y política. No otra.

       Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

       Autor de 36 libros sobre estrategia, geopolítica y defensa nacional

        www.luisvillamarin.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©