Once años después de la Operación Jaque: reflexiones político-estratégicas

Publicado: 2019-06-14   Clicks: 514

      Análisis del conflicto colombiano

     Operación JaqueOnce años después del cinematográfico rescate de 15 rehenes, entre ellos 11 miembros de las fuerzas armadas, tres contratistas estadounidenses del Plan Colombia y una excandidata presidencial, la guerra del narcoterrorismo comunista contra Colombia no ha terminado, ni los complotados contra el país han cesado su empeño de convertir a los colombianos en una pieza más del comunismo internacional.

     Aunque está demostrado que se produjo un cambio sustancial en el equilibrio del poder de combate y la iniciativa estratégica para la conducción de la guerra contra las Farc en Colombia, como consecuencia de la Operación Jaque, la baja de Raúl Reyes, la muerte de Iván Ríos, las neutralizaciones de algunos cabecillas intermedios, incluidos el Mono Jojoy y Alfonso Cano, mediante contundentes operaciones aeroterrestres; también es oportuno agregar, que por equivocado manejo político de estos éxitos táctico-estratégicos, el Estado colombiano no pudo derrotar el plan estratégico de las Farc, sino por el contrario, con el espurio pacto Farc-Santos, les revivió el proyecto político y les abrió otros caminos, para que continúen buscando la implementación del socialismo del siglo XXI.

      Como consecuencia de la audaz incursión aeroterrestre realizada el 2 de julio de 2008, mediante la que de manera incruenta, un grupo especial de inteligencia militar colombiana, ingresó a una guarida de la primera cuadrilla de las Farc en pleno corazón de su emporio cocalero en el área selvática del departamento el Guaviare, el Ejército Nacional (nadie más) permitió al Estado colombiano, desvertebrar el eje de gravedad del plan estratégico de las Farc, materializado en la manipulación de las liberaciones de los secuestrados a cuenta gotas, y en condiciones impositivas en contubernio con propagandistas de los gobiernos izquierdistas del hemisferio.

     El entonces ministro de Defensa, Juan  Manuel Santos, utilizó el sacrificio y el coraje de los soldados para apropiarse de ese éxito estratégico y de otras acciones netamente militares, como si él hubiera sido artífice de los golpes a las Farc, para desarrollar la campaña presidencial y cuando logró el triunfo electoral, no solo traicionó a los militares sino a nueve millones de electores, que esperaban que continuara con la política de presión militar hasta someter a las Farc a su rendición, es decir a desbaratar su plan estratégico.

      No obstante, la vanidad y el deseo figurón de Santos por conseguir al precio que fuera, su cada día más cuestionado premio Nobel de Paz, permitieron que el veleidoso mandatario lanzara cientos de salvavidas a los terroristas y de paso les resucitara su perdido valor político, así como la vigencia de su plan estratégico. Para el efecto un fardo de convidados de piedra, desconocedores en grado sumo de las intenciones de las Farc y solamente interesados en sus futuras proyecciones políticas personales, terminaron arrodillados en Cuba ante todo lo que imponían los terroristas.

      En ese orden de ideas, es claro que los cabecillas de las Farc fueron más inteligentes, más audaces y más estrategas que los enviados por Santos a Cuba, al convertir la aplastante derrota político-estratégica sufrida con la Operación Jaque, en una habilidosa manipulación de idiotas útiles, para reinventar su plan estratégico, ubicar congresistas, conformar partido político, concentrar sus estructuras armadas en las mismas zonas donde siempre han delinquido, inventar unas supuestas disidencias, seguir en el control geohumano del narcotráfico y fortalecer la presencia terrorista en corazones geopolíticos trascendentales para la seguridad nacional; además de continuar en manguala con el régimen dictatorial de Nicolás Maduro en pos de la consolidación del socialismo del siglo XXI en el continente.

      Dadas las anteriores consideraciones, salta a la vista que la Operación Jaque, fue un eslabón trascendental en la cadena de golpes estratégicos de las Fuerzas Militares contra las Farc, que desde luego fue una acción de ingenio militar sin la participación, ni en la concepción, ni en la configuración, ni mucho menos en la ejecución de Juan Manuel Santos, quien como camaleón oportunista y politiquero experimentado, sin sonrojarse para mentir como es su mas sobresaliente rasgo, sale ante los medios a inventar que él hizo algo, de lo cual evidentemente es incapaz por desconocimiento y por carácter ( si es que alguna vez lo ha tenido)

     Por añadidura, pues Santos no ha sido el único ministro de Defensa civil colmado de locuacidad y autoadjudicaciones de supuestas genialidades estratégicas contra las Farc, esta es una enseñanza para las escuelas colombianas de capacitación militar y los centros de estudios que analizan la defensa nacional, que para mejorar la eficiencia de los organismos encargados de la seguridad nacional y de asesoría a los gobiernos de turno, deben ser verdaderos conocedores del tema, expertos en estrategia, duchos en temas de defensa nacional y estudiosos de la historia militar mundial y nacional, con amplia concepción geopolítica del devenir de la política interna y externa. Con un ingrediente más: Que sean patriotas y no demagogos que mienten sin límite.

      Por advenedizos y oportunistas plagados de egocentrismo, como es el probado caso de Juan Manuel Santos, operaciones militares de trascendencia histórica verbigracia la Operación Jaque, pueden perder toda su incidencia geopolítica, y facilitar que en la dinámica de la prolongada guerra revolucionaria, quien estaba derrotado como ocurrió con las Farc, rearme sus arsenales políticos, financieros y de organización de bases revolucionarias, para pasar a la iniciativa estratégica en los escenarios de la política nacional, como también está probado, con todo lo que sucede a diario con las Farc, pese a la tozudez y estulticia colectiva de quienes por odiar al expresidente Álvaro Uribe, creen que se debe defender a rajatabla la errada “paz santista”. Masas amorfas como diría Ortega y Gasset.

      Operación Jaque aplicada a los negocios y las ventasPero la magistral genialidad de la Operación Jaque, no es solo referente para los estudiosos o profesionales de la Defensa Nacional, la geopolítica, la estrategia, las relaciones internacionales o las ciencias políticas. También lo es para negociadores en todo tipo de actividades humanas, para líderes de grupos sociales, para dirigentes políticos y naturalmente para construir referencias en el incremento de las ventas en las empresas comerciales. Un clásico ejemplo de como la audacia militar, deja para la humanidad lecciones de liderazgo, toma de decisiones, planeamiento táctico-estratégico, selección de personal clave, creatividad, trabajo en equipo y mucho más.

     En conclusión, once años después de la brillante Operación Jaque contra las Farc en el Guaviare, los hechos posteriores a la misma, aportan a los dirigentes y líderes de organizaciones sociales, políticas, culturales u organismos de seguridad y a los académicos en general, herramientas valiosas para analizar cursos de acción y tomas de decisiones alrededor de lo que se debe y no se debe hacer, después de afectar el plan estratégico de la competencia o del adversario, sin permitir que por individualismos y tropicalismos vanidosos de una persona, una gran victoria operacional, se convierta en una derrota política y una lamentable posibilidad para que el adversario retome la iniciativa e imponga las reglas de juego, dicho de otra manera en términos militares “lleve al adversario a combatir en terreno desfavorable”

      He ahí otro gran error, derivado de la falta de foco y objetividad de las conversaciones en La Habana, que terminaron siendo un rosario de imposiciones de las Farc a los mudos que envió Santos a Cuba, obviamente contrarias a lo que conviene a Colombia.

 

      Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

      Especialista en Estrategia, Defensa nacional y Geopolítica

      www.luisvillamarin.com

 

 

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©