¿Están implicados Timochenco, Carlos Antonio Lozada y Pastor Alape en la muerte de Romaña?

Publicado: 2022-05-04   Clicks: 1628

Reveladora carta de alias Romaña contra cabecillas de las farc en el Congreso     

 Análisis del conflicto armado en Colombia 

       A finales de 2020, la revista Semana publicó una carta escrita desde Venezuela por el terrorista de las Farc Edison Castellanos alias Romaña, dirigida a los “honorables senadores” Timochenco, Carlos Antonio Lozada y Pastor Alape en Bogotá, mediante la cual puso al descubierto muchas verdades de la farsa de la paz firmada con Juan Manuel Santos.

       No obstante la gravedad de las denuncias de Romaña, las autoridades judiciales hicieron caso omiso, los señalados de seguir delinquiendo mantuvieron el tradicional cinismo comunista, los medios de comunicación olvidaron rápido el asunto, y los “analistas” del conflicto, ni entendieron ni se dieron por enterados de la preocupante situación.

       En la carta-reclamo de Romaña a los cabecillas ahora “líderes políticos” de los “comunes”, queda claro que:

  1. Los terroristas nunca entregaron los bienes. Tienen oro guardado en Cuba. Se robaron muchos dólares de la organización criminal y nunca entregaron lujosas propiedades, compradas con dineros obtenidos del delito.
  2. Carlos Antonio Lozada tiene escondidos en Bogotá misiles RPG de fabricación soviética para derribar aeronaves militares.
  3. Los cabecillas negocian con cocaína y uno de ellos coronó y “no exactamente a una reina” con unos kilos de coca enviados al exterior con el “hijo de Federico”
  4. Los cabecillas señalados por Romaña, han ordenado el asesinato de terroristas de las Farc en las supuestas disidencias y uno de ellos contrató a una oficina de sicarios para que ejecutara a Romaña, pero como se conocían entre bandidos, lo advirtieron y se salvó
  5. A continuación el texto completo de la reveladora misiva, que debería ser investigada por la JEP y la Fiscalía:

Diciembre 20 de 2019.

Compañeros Timo, Carlo Antonio y Pastor.

Al mandarles esta carta les doy mi saludo y espero que se encuentren bien.

Estaba en demora de escribirles este mensaje que quería hacer hace rato, por un lado para saludarlos pero también para aterrizar en unos punticos que creo es necesario que los dejemos claros. Un poco en desorden y sin rencores ni con el afán de que se aparezcan y se agranden más problemas entre nosotros que nunca pensé que se iban a presentar.

1. Lo primero es que siempre en la organización les cumplí sin cuestionar ninguna decisión ni punto de vista y ninguno puede decir que hay alguna grabación, video, carta o papel de cualquier clase donde yo me haiga (sic) referido en malos términos hacia alguno de los integrantes de la Dirección, y que lo que era secreto como secreto se ha quedado, aparte que lo que hice fue siempre en cumplimiento de órdenes.

2. No entiendo porque entonces ahora, y ya desde hace algún tiempito, ustedes se han puesto a denigrar de mí y de otros compañeros, escuchado por mí mismo por ejemplo donde Carlos Antonio me trata de latifundista y sin ideales revolucionarios y hasta nos han tildado de narcotraficantes desconociéndonos la trayectoria que tenemos, porque es que hasta se ha dicho que desde antes de la firma del acuerdo éramos unos delincuentes.

3. Yo no he visto que había pasado eso en las otras organizaciones que antes en alguna parte del mundo firmaron la paz, que unos y otros comiencen a desprestigiarse haciéndole el favor al enemigo de gratis. Yo tengo muchos secretos que como revolucionario creo que deben quedar en ese cofre del silencio. Pero ustedes parece que con tal de arrimarse más al gobierno han decidido desatar una campaña de desprestigio en público y en privado.

Para no ir lejos, por ahí estuve escuchando todo lo que fueron a decirle a los estudiantes de La Habana, y qué tal entonces que yo me ponga a responder en público como es que son las cosas. Cuando, cómo y para qué se adquirieron las tierras de las cuales Carlos tiene todo el inventario y la ubicación. Eso es de mala leche, porque es que no es solo el asunto de tierras que si por eso fuera no tengo bolsillos para echar eso y cargarlo para donde ando tratando de continuar el proceso revolucionario.

4.  Si ustedes no están de acuerdo con lo que estamos haciendo, no hay problema y eso se respeta. Pero respeten nuestra decisión también. O es que no se han dado cuenta que desde el principio estamos tratando de no entrar en contradicción pública, pero ustedes ya se están pasando. Y debe quedarles claro que de mi parte nunca voy a levantar la mano contra nadie que haiga (sic) sido mi compañero de lucha, y eso es lo que está decidido así que ninguna gracia tiene que ustedes para congraciarse con el Estado nos echen la culpa de las muertes que se están produciendo contra la militancia de la Rosa y la dirigencia popular. Solo falta que digan que el chulo que mató a Dímar era un guerrillero que se disfrazó de soldado para cometer el asesinato.

5. Lo mejor creo yo es que nos arreglemos y que cada quien vaya por su rumbo sin denigrar del otro, porque es que nos están dejando por ladrones, que somos los que nos quedamos con la plata de las FARC. Y hasta donde van mis cuentas yo no me he quedado ni con un centímetro de tierra, ni con un gramo de oro, ni con nada. Y de eso podemos hacer cuentas, porque si ustedes saben que yo tengo tierras para mí, pueden ir ya mismo por ellas. Pero sí podemos también sacar cuentas del oro que tiene (sic) en La Habana, de ciertos bienes de los que yo tengo noticia y están en las ciudades y no han sido entregados, etc. etc. Imagino que algo de eso debe destinarse al proyecto de La Segunda Marquetalia, y es en lo que nos tenemos que poner de acuerdo en vez de estar demonizando a otro y posando de ángeles celestiales.

6. Respetémonos y cuidémonos los unos con los otros, porque de todos lados hay rabo de paja. Qué tal que nos pongamos a recordar cómo fue la participación de Carlos Antonio en la muerte de Álvaro Gómez; o el envío de cositas[1] con el hijo de Federico ya estando en la etapa inicial del proceso de paz (recuerda lo que me contó en el campamento de Santo Domingo muy contento porque iba a coronar, y no era precisamente a la reina de Colombia), o qué tal que nos pusiéramos a hablar un poco de las causas de las muertes de varios comandantes; o que hiciéramos las cuentas sobre el oro, los millones de dólares y otros que personalmente le entregué a Carlos Antonio en tiempos de la Conferencia.

Y habría que hablar de apartamentos, balneáreos (sic), casas, lotes, infraestructura en la capital para trabajo urbano, o de los apartamentos para instalar punto 50 para dar de baja a Naranjo, o de los RPG que están en Bogotá, de todo lo cual conoce y tiene manejo Carlos Antonio sin que ello aparezca en ningún inventario o registro. Y esta es solo la puntica de todos los asuntos que estamos en mora de tratar, porque también hay temas que tiene que ver directamente con Timochenko y con Pastor. Por ejemplo, los recursos en dinero y oro que se entregaron después de la firma del Acuerdo en Cauca, Nariño y Antioquia.

7. Para su conocimiento, vamos a comenzar a llamar a compañeros que suenan como testaferros y tenederos de bienes que cada uno de ustedes conoce en todo el país, incluidos familiares y amigos.

8. Por esta carta respondo yo, ROMAÑA. A mí ya la diplomacia se me acabó, así en el resto de los compañeros todavía exista de sobra, así que para no enredar a más nadie si existe algún reclamo, aclaración o acuerdo, espero la respuesta sea directa para mí, para ROMAÑA, por el conducto que ustedes vean para rápido y seguro, sin involucrar a más nadie para que ningún problema se agrande. Ustedes saben que éramos una sola familia y nos conocemos las mañas, así que tal como nosotros sabemos qué hacen y qué no hacen o comen ustedes, también allá saben lo que nosotros hacemos o no hacemos o comemos.

9. Miren que el asunto es complejo, así que por favor traten de que mantengamos el conducto para esclarecernos inquietudes y dificultades. Y por favor me dicen si esta nota les llegó o si es necesario que se las haga conocer por Wasap (sic).

Sin resentimientos y con buen ánimo de resolver los problemas.

ROMAÑA

NOTA: Estoy al tanto de las diigecias (sic) que ustedes han hecho para mandar a matar a algunos compañeros. Por ejemplo, Carlos Antonio de primero mandó a matar a Róbínson y a Chucho (ellos no lo saben, y afortunadamente a los que buscaron saben donde ponen las garzas) y después me mandó a matar a mí (enero de 2018. Para su conocimeínto (sic), en la oficina que usted contrató hay amigos míos). También sabemos de la gente que en Medellín ha mandado a matar Pastor todavía creyéndose comandante. Me parece que deben suspender esas acciones y meterse en lo que les corresponde, que hasta donde yo sé es la política legal y punto.

Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo para todos por allá-

                                                                                                       ***

       Un año después de que la Revista Semana publicó el contenido de la reveladora carta, es decir a comienzos de diciembre de 2021, en lo que todos los analistas del conflicto armado coincidieron en calificar como un ajuste de cuentas entre bandidos narcotraficantes de la Segunda Marquetalia, las disidencias de Gentil Duarte, el cartel de los soles de Venezuela, el Eln, los pelusos y otros grupos criminales, por posicionarse del control de las rutas de la cocaína, alias Romaña murió en Venezuela, y el ministro de Defensa Diego Molano confirmó la noticia.

        Dado el extenso prontuario criminal de los ahora dirigentes máximos de los comunes, y teniendo en cuenta el estilo mafioso de las vendettas entre narcos, no sería extraño que Timochenco, Carlos Antonio Lozada y Pastor Alape, estuvieran implicados en la hasta hoy extraña muerte de Romaña. El tiempo lo dirá.

Teniente coronel Luis Alberto Villamarin Pulido

Autor de 40 libros sobre geopolítica, estrategia y defensa nacional

www.luisvillamarin.com


[1] Cargamentos de cocaina

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©