Muerte del bandolero Hugo Nel Aguirre alias Tirofijo en El Líbano (Tolima)

Publicado: 2021-04-16   Clicks: 452

     Historia del conflicto armado en Colombia

  

      El contundente golpe propinado por tropas del batallón Patriotas a la cuadrilla de Hugo Nel Aguirre alias Tirofijo, en la vereda La Linda del municipio de El Líbano Tolima, el 27 de febrero de 1963, demuestra con creces que son factores indispensables en la guerra contra grupos armados irregulares, la flexibilidad en la organización de pequeñas unidades de contraguerrillas con la buena capacidad combativa, y el entrenamiento especializado en operaciones especiales. Todo esto, apoyado en la información necesaria sobre el enemigo y conocimiento del terreno.

     La cuadrilla de alias Tirofijo, estaba en el radar del esfuerzo de búsqueda de las tropas de la Sexta Brigada, pues durante los meses de enero y febrero de 1963, sus integrantes cometieron varios asaltos a vehículos en tránsito en la carretera El Líbano-Murillo.

      Producto del constante esfuerzo búsqueda, la intensa campaña de acción sicológica del Comando del Ejército para que los campesinos denunciaran el paradero de los bandoleros en todo el país, y debido a que cada día que pasaba el Plan Lazo demostraba mayor efectividad operacional y de integración cívico-militar, mediante informaciones obtenidas por el batallón Patriotas, la unidad táctica estableció que la cuadrilla de Hugo Nel Aguirre, se refugiaba en una de las dos casas de la hacienda Santa Rita, ubicada en la vereda La Linda del municipio de El Líbano.

      El terreno del área general donde se encontraban escondidos los bandoleros, ubicado en las estribaciones de la Cordillera Central, es quebrado, montañoso y boscoso. Al occidente se encuentran los nevados del Ruiz y del Tolima. Al oriente, están los municipios de El Líbano, Armero, Venadillo y Lérida.

      El área aledaña al lugar de la operación tiene algunos cultivos de pastos naturales y artificiales. El río Recio y la quebrada La Yuca atraviesan la región de occidente a oriente. Dentro de las vías de comunicación se encuentra la carretera que de Murillo conduce a El Líbano como vía principal, intercomunicada con varios caminos de herradura utilizados por los campesinos para mover sus productos.

      Por la topografía y la cubierta vegetal, los campos de tiro son limitados. En la región Predomina el clima frío propio de la cordillera. Durante los días en que se desarrolló la operación, hubo noches oscuras y espesa neblina que reducían la visibilidad, pero favorecía el movimiento de sigiloso de las tropas hacia el objetivo.

     Los principios de la guerra seguridad, sencillez y sorpresa, intercalaron perfectamente con objetivo, maniobra, unidad de mando y economía de fuerzas en el desarrollo de este golpe de mano.  La aproximación táctica se realizó en dos fases. Un movimiento motorizado desde El Líbano hasta la vereda El Agrado a partir de las 03:00 A.M. del 27 de febrero. Luego una sigilosa infiltración nocturna a pie por el camino de herradura, que desde El Agrado conducía hasta la hacienda Santa Rita.

      Muy cerca de la hacienda, la patrulla se dividió en dos grupos tanto para seguridad durante el movimiento final, como para golpear simultáneamente en las dos casas. Como medida previsiva y de coordinación que evitara confundirse con los bandoleros que usualmente estaban uniformados como si fueran soldados, la patrulla empleó un brazalete de color rojo, lo cual permitía con las primeras luces del día, tener contacto visual y control por medio de señales pre convenidas.

      A las 06:00 AM, los dos grupos se encontraban en posición de asalto alrededor del objetivo, em cada una de las casas. El grupo al mando del suboficial, comprobó que la casa que debía atacar se encontraba desocupada, por lo tanto, se desplazó hacia la otra casa con el propósito de apoyar al grupo que estaba bajo el mando del oficial.

      Cuando ya estaba rodeada la segunda casa por los dos grupos de la patrulla, el administrador de la hacienda Santa Rita salió del interior de la vivienda y se dirigió hacia la rústica cocina del  inmueble. Tras ser identificado por un cabo 2°, se le ordenó que abandonara inmediatamente la casa, acompañado por su familia. Y así lo hizo el campesino.

      El comandante de la patrulla exigió en voz alta, la rendición y entrega de quienes quedaban dentro del inmueble. La respuesta fueron varios disparos de fusil contra los soldados. Acto seguido, tres antisociales trataron de huir, pero fueron dados de baja por los soldados que reaccionaron con efectividad.

      En este aspecto fue muy importante la decisión del sargento reemplazante para acudir en apoyo de la fracción que rodeaba la segunda casa, pues cuando el oficial indicó a los ocupantes del inmueble que salieran, los bandoleros utilizaron las dos puertas de la vivienda para huir mientras abrían fuego, pero el grupo encargado por el suboficial eliminó a dos de los tres delincuentes, a la vez que facilitó la evacuación oportuna del mayordomo de la finca.

      Después de una espera prudencial y de reajustar el dispositivo táctico sobre el objetivo para aumentar la seguridad de las tropas, y evitar que otros bandoleros escaparan, el comandante de la patrulla, ordenó allanar la casa. En una de las habitaciones de la vivienda, se encontraba un hombre escudado detrás de una mujer. Ante la presión del suboficial de grado cabo segundo, el bandolero se rindió rendirse e indicó el sitio donde acababa de abandonar un fusil.

La misión fue cumplida a cabalidad. Fueron neutralizados los bandoleros Hugo Nel Aguirre alias Tirofijo, José de los Reyes Sandoval Latorre alias Águila Negra y Agripina Martínez. Igualmente fueron capturados Fernando Larrarte Gutiérrez alias Travesuras y Lucila López viuda de Barón amante de alias Travesuras. Igualmente, los soldados decomisaron 4 fusiles calibre 7 mm, con 248 cartuchos para los mismos y material de guerra e intendencia.

      En esta contundente y sorpresiva operación de combate contra bandoleros, es pertinente destacar algunas medidas de acción sicológica conexas con la maniobra sobre el objetivo, tales como:

       La prudencia para no afectar al mayordomo de la hacienda y su familia como eventual efecto colateral, y permitirle su evacuación, produjo un efecto sicológico de importancia en los campesinos de la región, lo cual se tradujo en importante aumentó de confianza hacia el Ejército e incremento de informaciones de valor para futuras operaciones contra los bandoleros en el Tolima.

       La acertada y contundente ejecución del golpe de mano y la eliminación de una cuadrilla completa de bandoleros, devolvieron la tranquilidad a la región.

      La captura del bandolero que se entregó y se le respetaron todos sus derechos, sirvió para cambiar entre el campesinado, el concepto que les inculcaban los bandoleros, según el cual, el Ejército atacaba a personas indefensas.

     En síntesis:

      a. La misión se cumplió a cabalidad gracias a la información oportuna de un campesino, complementada por el planeamiento detallado del comandante del batallón y la ejecución acertada de la maniobra sobre el objetivo por parte de la patrulla.

      b. Los campesinos evidenciaron el compromiso de los soldados con la normalización del orden público, al tiempo que corrió un efecto desmoralizador entre las demás cuadrillas de bandoleros activas en la convulsa región.

       c. Este exitoso golpe se sumó a otras operaciones militares con resultados positivos contra cuadrillas de bandoleros en diferentes partes del país, demostrando la efectividad integral del Plan Lazo.

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©