De Los Canelos en 1972 al consejo de guerra del siglo contra el Eln en 1974

Publicado: 2021-01-02   Clicks: 627

     Análisis del conflicto armado en Colombia

    Cóndor en el AireEl golpe táctico de connotaciones estratégicas, propiciado por tropas de la Quinta Brigada contra la cuadrilla principal del Eln en los Canelos, la Operación Anorí y el llamado “consejo de guerra del siglo” contra integrantes del Eln, son tres eventos sucedidos entre 1972 y 1974, que por sus connotaciones estratégicas, corroboran a la luz del análisis de los hechos históricos, que la principal razón para erradicar la violencia multiforme de orientación comunista contra los colombianos, ha gravitado alrededor de factores, tales como:

     Insuficiente voluntad política de los gobernantes de turno, eternas disputas egocéntricas entre los “dueños del poder”, ausencia de estrategias integrales para contrarrestar el plan estratégico de los grupos terroristas, oportunismo mediático de los politiqueros endiosados por los medios de comunicación, marcada tendencia de conceptos de izquierda marxista en las aulas de educación pública y no pocas veces en la privada, y, la indiferencia de los colombianos, frente a la realidad de la persistente violencia marxista-leninista, disfrazada de lucha por los “intereses populares”.

      El 26 de junio de 1972, la contraguerrilla Hiena estructurada en la base militar de Casabe, en el corazón del Magdalena Medio Antioqueño, como una patrulla especial de combate terrestre, realizó una sorpresiva incursión helicoportada en la vereda Los Canelos de Simití departamento de Bolívar, contra la guarida principal de Fabio Vásquez Castaño, fundador del Eln.

     Tras un breve intercambio de disparos, los sorprendidos guerrilleros huyeron del lugar sin presentar combate. Un tirador especial de la unidad atacante disparó desde la manigua contra el cabecilla del Eln. El disparo impactó el sombrero de Fabio Vásquez, pero en esa ocasión, jefe terrorista resultó ileso, y escapó dejando abandonado en el lugar un verdadero tesoro informativo.

     Durante el subsiguiente registro a los cambuches, los soldados encontraron cintas magnetofónicas, cuadernos, cartas y otros documentos que contenían lo que en términos de inteligencia militar se denomina “Orden de batalla” y en términos académicos “dossier” acerca de que era, quienes integraban, como operaban, como se estructuraban, quienes eran los contactos urbanos, rurales, nacionales e internacionales, etc.

     Asimismo, se encontró una completa relación de los secuestros, los asaltos, los atracos a mano armada, las extorsiones, la historia de siete años de trasiego del grupo criminal, las autocríticas y los planes del Eln, para seguir cometiendo actos terroristas contra los colombianos, en diferentes partes del país.

     Pronto los documentos y demás elementos probatorios incautados en Los Canelos, fueron enviados al B-2 de la Quinta Brigada con sede en Bucaramanga, para que los especialistas en inteligencia, los analizaran y evaluaran con el apoyo de analistas del batallón Charry Solano, enviados para el efecto desde la capital de la república.

     En la medida que se fue descifrando la información, las autoridades judiciales fueron ordenando capturas de personas incluidas en los archivos de los delincuentes. Como el país estaba en Estado de Sitio, los capturados en Santander, Sur de Bolívar y Nordeste de Antioquia, fueron concentrados en el Socorro (Santander), donde inicialmente fueron interrogados para luego ser llevados a un consejo verbal de guerra, pero como las capturas y decomisos de material relacionados con los documentos incautados se extendieron a todo el país, y debido a que en desarrollo de la Operación Anorí (1973), cayeron otros “peces gordos” del Eln; todos los detenidos fueron trasladados a Bogotá, para terminar de sustanciar los expedientes y realizar el consejo de guerra contra los sindicados.

      Los elementos probatorios eran contundentes. Ninguno de los sindicados tenía escapatoria para purgar largas condenas en establecimientos penitenciaros, porque las hojas de vida y los pormenores de su participación en actos criminales estaban plenamente demostrados.

     La lectura de más de 60.000 folios contra los sindicados inició en abril de 1973 y terminó en marzo de 1974. Mientras tanto, los abogados comunistas “defensores de derechos humanos” que obraban como apoderados de los terroristas, movieron todos los recursos a su disposición, para que los procesos pasaran a la “pulcra justicia ordinaria”.

     Para concretar el cometido, urdieron componendas políticas, propias de épocas preelectorales, dado el amiguismo del candidato presidencial Alfonso López con sus “excompañeros” del Mrl, el periodo final del frente nacional (1958-1974), y la cercanía de algunos jueces con la ideología “elena”.

     Tales factores hicieron metástasis, y los defensores de los “elenos” lograron que los procesos pasarán a manos de sus “jueces naturales”. Así en el complejo judicial de Paloquemao, el teniente secretario del consejo de guerra, entregó personalmente al juez Jaime Pardo Leal, varias cajas con los expedientes y todas las actuaciones legales dentro de cada proceso.

      Como era de esperarse, muy pronto todos los acusados quedaron libres “por falta de pruebas”, por “vencimientos de términos”, por “vicios de nulidad”, por “capturas irregulares” y otro sartal de maniobras, ya muy comunes entre los defensores y los jueces, en la larga historia de la lucha del Estado colombiano contra el terrorismo comunista.

      En ese orden de ideas, las víctimas de secuestros, extorsiones, homicidios de sus familiares, destrucción de sus bienes, robos, atracos a mano armada, etc., perpetrados por los terroristas del Eln, quedaron con dolor en el alma, sin que los agresores fueran sentenciados y con el eterno sinsabor de que en Colombia “ser bandido paga”.

      De remate y como si esa anómala situación, mereciera un epílogo más trágico y doloroso, las elecciones presidenciales para el lapso (1974-1978), fueron ganadas por el “compañero jefe” Alfonso López Michelsen, quien por amiguismo con los elenos echó por la borda todo el trabajo del Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada Nacional, durante la vibrante Operación Anorí.

      Una vez posesionado como presidente, López Michelsen dispuso que las tropas levantaran el cerco táctico contra el último reducto que quedaba del Eln en el sur de Bolívar, les alivió la presión, los bandidos salieron del área, se reagruparon en otras partes del país, y pasados 46 años de esos sucesos, siguen cometiendo barbaridades, prohijadas por curitas de la teología de la liberación, sindicalistas belicosos, docentes infiltrados, jueces venales y la lista de cómplices sigue.

      El Eln por dentroNos parece que esta es la verdadera memoria histórica que deben conocer los colombianos acerca del conflicto armado. No la versión de comunistas armados o desarmados, ni de politiqueros corruptos, ni de “estrategas de escritorio” que sin haber ni siquiera sido soldados regulares, pontifican en los medios de comunicación, libros, etc, acerca de lo divino y lo humano de la guerra en el país, eso sí, casi siempre a favor de sus “cuates” elenos o farianos…

     Por lo tanto, así Juan Manuel Santos con el séquito de mediocres arrodillados que fueron a Cuba a representar al “cartel de la mermelada” en la mesa de imposiciones farianas, digan que su logro fue la paz, o que los viajeros que fueron a Quito a ganar dólares oficiales al lado de Juan Camilo Restrepo legitimando la farsa de Santos con el Eln, digan que es necesario reabrir conversaciones con este grupo terrorista y que debemos ser proactivos y bla, bla, bla; lo cierto es que ni las Farc ni el Eln, con todos los cómplices conscientes e inconscientes que tienen en diversas esferas, incluidos algunos oficiales de las reservas de las Fuerzas Militares y de Policía, detendrán sus planes estratégicos, mientras no haya la voluntad política, para contrarrestarlos con estrategias integrales.

 

       Teniente coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

       Autor de 38 libros de geopolítica, estrategia y defensa nacional

       www.luisvillamarin.com

 

 

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©