¿Por qué ha sido imposible concretar alguna negociación de paz con el Eln?

Publicado: 2020-12-15   Clicks: 192

      Análisis del conflicto armado en Colombia

      En desarrollo del seminario Liderazgo Público que adelanta la Fundación Excelencia y Liderazgo, se analizó en videoconferencia vía zoom, las razones por las cuales no se ha podido concretar una negociación de paz con el Eln, en la cual se destacaron los siguientes aspectos:

  1. Desde cuando ocurrió el engaño a los colombianos consentido por el entonces presidente de la república Alfonso López Michelsen en 1974, mediante el que los terroristas del Eln encabezados por Fabio Vásquez Castaño, escaparon del cerco táctico en el sur de Bolívar, que les tendió el Comando Operativo N° 10, la mentira, el engaño y la farsa, han sido el común denominador de este grupo criminal, cada vez que se habla de su desmovilización armada.
  2. Cuando Belisario Betancur inició diálogos con los terroristas de las Farc, el M-19 y otros grupos criminales en 1983, el Eln fue la única agrupación armada comunista que se negó a conversar con el laxo gobierno de Betancur.
  3. En 1992 cuando la laxitud de César Gaviria se arrodilló ante la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, el Eln se amangualó con las Farc para exigir la cesión del Estado a los intereses de los narcoterroristas, el Eln trazó las pautas de la metodología a seguir en futuras negociaciones de paz con el Estado.
  4. Estas negociaciones son para el Eln, una oportunidad para fortalecer la diplomacia guerrillera, conseguir presencia internacional, y multiplicar la idea de la continentalidad de la lucha.
  5. El Eln considera que su revolución marxista cristiana es el significado del pueblo en armas, por eso su tesis de violencia radica en que los “elenos son poder popular”
  6. La incrustación de las bases revolucionarias de masas, las comunidades eclesiales de base, los grupos de estudio y trabajo y los semilleros revolucionarios  del Eln dentro de las comunidades donde delinquen su cuadrillas, para robustecer las  milicias populares, constituyen en conjunto el llamado “poder popular” mediante el cual es el pueblo en armas el que negocia la paz con el Estado y no solamente como se interpretaría en los medios de comunicación, de que se está negociando solamente con el ELN.
  7. Es absolutamente falso que el Eln es una federación de grupos criminales regados por todo el territorio nacional, en los que cada cabecilla tiene libertades de acción. Por el contrario, El Eln es una férrea organización dogmática, sujeta a las directrices políticas y de accionar terrorista emanadas de la dirección Nacional (DN) y del Comando Central (Coce). Quien se salga de estas directrices, será sometido a los criminales procederes de la “justicia revolucionaria”
  8. El dogmatismo ideológico marxista cristiano del Eln, no es generado por iletrados cabecillas campesinos, sino que es construido por sacerdotes y monjas adscritos a la Teología de la Liberación, que se encargan de “catequizar” con el fusil y el evangelio a comunidades enteras, mediante un sistemático trabajo propagandístico de lavado de cerebro comunista.
  9. Por eso siempre dicen que se debe negociar con las organizaciones sociales, pero claro, no con las que han sido estructuradas por ciudadanos democráticos, sino las que han edificado las comisiones de Trabajo político organizativo de cada cuadrilla del Eln en las Veredas llamadas en clave las "matas".
  10. La triangulación de las dictaduras cubana y venezolana, en el accionar político, financiero, logístico y organizativo del Eln, dan otra dinámica y otra trascendencia a la posibilidad de que el gobierno nacional, los doblegue fácilmente en una mesa de conversaciones.
  11. Diferentes gobiernos nacionales han sido débiles, laxos e irresponsables, manteniendo relaciones diplomáticas con la dictadura cubana, pues ese es el escondrijo donde el Eln ha tenido desde su nacimiento un gobierno proterrorista cómplice.
  12. Las anteriores consieraciones implican que la solución al problema no es solamente la presión militar contra las estructuraa armadas del Eln, que desde luego se debe mantener, sino la necesidad de que los delegados que envíen los mandatarios a conversar con los criminales, se enfoquen en contrarresar el plan estratégico vuelo de águila del Eln, no a legitimar premios personales para el presidente de turno.

 

Teniente coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

Autor de 38 libros de geopolítica, estrategia y defensa nacional

www.luisvillamarin.com

 

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©