¿Terrorismo islámico en Colombia?

Publicado: 2019-11-17   Clicks: 382

Foto conferencia en academia de historia militar

Con ocasión de la reunión mensual de la Academia Colombiana de Historia Militar, el 11 de marzo de 2020, el coronel Luis Alberto Villamarín Pulido, miembro de esta asociación, presentó ante los demás académicos y un selecto auditorio de oficiales en servicio activo y de la reserva activa de las Fuerzas Militares, una amplia disertación acerca de las razones del terrorismo islámico y la eventualidad de que este fenómeno llegue a Colombia.

Dentro del hilo conductor de la exposición el coronel Villamarín argumentó:

  1. El problema del terrorismo islámico en el Medio Oriente, y el Golfo Pérsico con extensión a los cinco continentes, está afincado en razonamientos geopolíticos y religiosos.
  2. Geopolíticos por la posición geoestratégica de la potencia chiita iraní y la potencia sunita Arabia Saudita cabeza de los demás reinos sunitas del Golfo Pérsico. Asimismo, por los intereses excluyentes de Estados Unidos, Rusia, La Unión Europea y China.
  3. Religiosos debido a que allí tienen asientos las tres religiones del libro, y porque la insuperable guerra fría entre chiitas y sunitas, cada día se polariza más entre sus facciones extremistas. A esto se suma que los iraníes son de mayoría persa y no son árabes, pero son musulmanes.
  4. En ese sentido la guerra por la preminencia en el control de los mercados mundiales del petróleo, y sus tensas relaciones con las cuatro potencias enunciadas es combustible que cae al fuego de los odios y las pasiones políticas.
  5. El terrorismo islámico no es por razones de pobreza, sino de ideologización religiosa en las madrasas o escuelas coránicas y la ubicación geoestratégica de mezquitas en los cinco continentes financiadas por los regímenes dictatoriales de Irán o Arabia Saudita.
  6. Sean sunitas extremistas o chiitas extremistas, para ninguna de las dos confesiones que se odian a muerte mutuamente, el odiado Estado de Israel debe desaparecer del planeta, y se deba atacar con toda la violencia posible a Estados Unidos que es el “gran satán”, que además es el padrino de los sionistas judíos.
  7. Esa mezcla de religiosos extremistas, poderío geoeconómico derivado del petróleo, posesión de armas nucleares, ubicación geoestratégica en el pivote del poder mundial concebido por el geógrafo inglés Hartford Mc Kinder en el siglo XIX, y ambiciones simultáneas de la proyección geopolítica de las potencias, amalgama ingredientes para un atormenta perfecta de caos, que eventualmente podría ser la chispa para una tercera guerra mundial.
  8. Si el petróleo dejase de ser el principal renglón de la economía de los países de la yugular del petróleo, el terrorismo islámico no cesaría, sino que encontraría una razón más para actuar, pues sus gestores argumentarían que las potencias occidentales tendrían doble responsabilidad en su tragedia, porque desde esa lógica primero los expoliaron, y luego dejaron de comprarles el petróleo para verlos siempre sometidos.
  9. Es improbable que las acciones terroristas de las Farc en el Club El Nogal, o del Eln en la Escuela de Policía General Santander, hayan sido perpetradas por suicidas. Lo que se infiere que allí pasó, es que como en ambos casos los terroristas dejarían los vehículos estacionados, y luego los explosivos se activarían por medio de llamadas telefónicas, esas llamadas fueron realizadas antes de que los encargados de aparcar los dos carros, hubieran salido de allí.
  10. En Trinidad y Tobago hay extremistas sunitas militando en Isis y Al Qaeda. En Venezuela y la Guajira hay extremistas de Hizbolá. Ambas confesiones islámicas se odian a muerte y podrían atacarse mutuamente en suelo colombiano generando desazón y terror. Pero ambas líneas extremistas islámicas, están en guerra contra Israel y Estados Unidos, razón por la cual podrían atacar intereses de esos dos países dentro del territorio colombiano.
  11. Los extremistas islámicos no olvidan sus preceptos ideológicos. El hecho de que el presidente Uribe haya respaldado la intervención militar de Estados Unidos en Irak en 2003, y ahora que el gobierno Duque aupó a 23 países del continente para bloquear todas las actividades terroristas de Hizbolá en el hemisferio, podrían convertirse en razones o argumentos para que los yihadistas ataquen a Colombia aquí en el país o en el exterior, máxime que hay tropas colombianas en el Medio Oriente.
  12. La guerra asimétrica contra el terrorismo islámico no es un proceso sencillo ni rápido de ejecutar, como lo demuestra la larga lucha por mas de 18 años consecutivos que acumula Estados Unidos en la guerra contra el yihadismo, sin haber resuelto el problema. Por lo tanto, no se puede cuestionar de buenas a primeras, que durante mas de seis décadas Colombia sea señalada por no haber exterminado el cáncer del terrorismo comunista.
  13.  Colombia no puede descartar la posibilidad de que mas adelante el cáncer del yihadismo pueda llegar al país, porque para los extremistas islámicos su visión universalista de la multiplicación del islam, incluye a todo el globo terráqueo.

El coronel Luis Alberto Villamarín Pulido es especialista en defensa nacional, geopolítica y estrategia, miembro de la Academia Colombiana de Historia Militar, de la Academia de Historia del Huila y de la Sociedad Bolivariana de Colombia. Analista permanente de CNN en español y autor de 38 libros y cerca de 1900 artículos sobre estos temas

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©