Incidencia de los viajes de Colón, Vasco de Gama y Magallanes en la geopolítica mundial.

Publicado: 2018-11-07   Clicks: 471

    En el marco de la novena jornada académica para 2018 del Centro de Geopolítica Colombia, el 12 de octubre del presente año, el presidente de la Fundación, teniente coronel de la reserva activa del Ejército de Colombia, Luis Alberto Villamarín Pulido, presentó ante un nutrido auditorio compuesto por académicos, docentes universitarios, militares de la reserva activa, y profesionales de diversas disciplinas la disertación analítica intitulada  Incidencia de los viajes de Colón,  Vasco de Gama y Magallanes en la geopolítica mundial.

    Antes de entrar en materia el expositor planteó la pregunta académica: ¿Qué es geopolítica? Y a renglón seguido profirió algunas explicaciones prácticas que coadyuvan a identificar esta disciplina transversal como la causalidad de la geografía en la política del Estado, o la combinación de varias ciencias para analizar la defensa nacional, el desarrollo nacional y las relaciones internacionales.

    Acto seguido se enfatizó en que a partir de la Segunda Guerra Mundial, algunos sectores académicos del mundo pretendieron satanizar la geopolítica como la exclusivista visión expansiva del nazismo, máxime que Alemania perdió las dos guerras mundiales e indefectiblemente la historia es escrita por los ganadores.

    Sin embargo, y a pesar de que se  pretenda encasillar la geopolítica dentro de la ambición nazi, por los temas del espacio vital y la extensión más allá de las fronteras hasta donde se consigan los recursos necesarios para la prevalencia de los estados superiores, también es cierto que la actual política exterior de China y Rusia, para citar dos ejemplos de actualidad, se circunscribe a la misma órbita de ambiciones de control a larga distancia.

    No obstante, la evolución de la economía, las relaciones políticas entre Estados reguladas por los tratados multilaterales, los tratados de límites, las leyes internacionales y las alianzas, indican que la geopolítica como tal está muy vigente, que la proyección de los pueblos está ligada con sus valores culturales, las guerras, la paz, los acuerdos comerciales, los vaivenes políticos, los desarrollos tecnológicos y el liderazgo de las sociedades.

    En consecuencia la geopolítica es una realidad, que genera una necesidad de desarrollo académico y práctico para construir mejores sociedades y resolver las brechas de desarrollo y autodeterminación de los pueblos. Por lo tanto, la geopolítica siempre ha existido en las interacciones sociales y políticas de la humanidad, pero solo hasta el siglo XIX los alemanes pretendieron darle concreción académica y como esta primera aproximación no podría ser perfecta porque además nada es perfecto en la investigación científica, la evolución del actual orden mundial indica que se debe trabajar esta disciplina transversal y que la primera realidad de ella misma, es que toda decisión geopolítica invariablemente trae consecuencias posteriores para la humanidad, como se desprende de la siguiente exposición.

   El sabio greco-egipcio Ptolomeo, publicó en el segundo siglo de la Era Cristiana algunos estudios de lo que hasta ese momento se había determinado del planeta Tierra, que para los geógrafos del inicio de la cristiandad era un globo que solamente abarcaba Europa, una parte de Asia y el Norte de África. Ningún científico ni navegante tenían conocimiento de la existencia del continente americano o de Australia.

    Mediante una combinación de esoterismo y mitología se pensaba entonces, que el Océano Atlántico era el mar de las tinieblas, que quien se atreviera a navegar allí sería devorado por monstruos, y que quien intentara cruzar por el desierto del Sahara hacia el sur, sería incinerado por tierra ardiente.

    Seis años después del nacimiento del Cristianismo en el medio Oriente y dos siglos después de la conversión del imperio romano al catolicismo, apareció en los desiertos de la actual Arabia Saudita un comerciante de camellos de nombre Mahoma, quien aseguró haber sido iluminado por Dios para crear la religión que uniría en culto al creador a todas las tribus descendientes de Ismael, el hijo de Abraham con la esclava Agar, rechazado en el seno de la familia judía por la celosa esposa dl patriarca.

    El islam creado por Mahoma desarrolló una ambiciosa expansión geopolítica por el Asia menor, el Medio Oriente,  el norte de África y parte de Europa Occidental. Tal ocupación religiosa islámica incluyó control militar de las áreas, manejo agresivo del comercio, preeminencia económica y adoctrinamiento de muchos fieles en la nueva fe islámica.

    Como era de esperarse, la expansión geopolítica del islam generó conflictos con la cristiandad que también estaba inmersa en la expansión de su fe y el posicionamiento geopolítica de la iglesia católica cuya sede principal estaba en Roma. Tales divergencias de profundo calado geoestratégico dieron paso a casi doscientos años de intensas campañas militares dirigidas por los papas con el fin de controlar la Tierra Santa en el Medio Oriente y evitar el crecimiento de la fe islámica dentro de las comunidades europeas que ya había conquistado el cristianismo.

    Luego de dos siglos de guerras, destrucciones, y agresiones mutuas, las cruzadas terminaron en un empate estratégico de sumatoria cero o dicho en términos ajedrecísticos en tablas, paridad que por la naturaleza de las dinámicas geopolíticas, demostradas a la lo largo de la historia universal que se complican con paso del tiempo.

    A mediados del siglo XIII un mercader italiano de nombre marco Polo viajó con su padre y su tío a comerciar en la legendaria China. Aunque algunos historiadores dudan de la veracidad de sus relatos y otros aseguran que ni siquiera existió esta persona, lo cierto es que el libro titulado Viajes de Marco Polo fue un referente para los geógrafos, historiadores y literatos durante varios siglos más en Europa.

    A manera de ejemplo, hasta el final de sus días en 1506, el marinero y comerciante genovés Cristóbal Colón fue una de las personas más influenciadas por los relatos de Marco Polo, e inclusive esta motivación fue la que lo condujo a hallar el continente americano, pese a que murió convencido que había llegado a China e India.

    De manera paralela con las cruzadas, florecieron en Italia y algunos puertos sobre el mar Mediterráneo europeo algunas Ciudades-Estado, en las que el comercio, los flujos financieros el tránsito de ingentes capitales, marcaron los derroteros de la vida cultural, económica, política, militar y social del feudalismo y luego del renacimiento.

    Basta con observar un mapa comercial de la Edad Media en Europa para deducir que fuera de Inglaterra que se a atrevió  a navegar algunos espacios del Atlántico, esencialmente el comercio se realizaba de puerto en puerto sin alejar las embarcaciones mucho de la costa firme. Poco a poco Portugal entró en la era de la investigación científica y la osadía de avanzar por el mar hacia el sur del continente africano, por ende era el reino que poseía la más actualizada información cartográfica marítima de la época.

    Una de las consecuencias del empate de sumatoria cero de cristianos y musulmanes durante las cruzadas, es que los seguidores de Mahoma incrustados dentro de las tribus turcas se convirtieron al islam y de manera progresiva se apropiaron de amplios territorios, explotaron sus recursos naturales, incrementaron sus ejércitos hasta consolidar  la caída de Constantinopla en 1453, como etapa final de los últimos vestigios del imperio romano.

    Pero en la península ibérica los reinos católicos no estaban dispuestos a ser subalternos eternos de los musulmanes que ya acumulaban siete siglos de dominio en esa región. El matrimonio de los católicos Fernando de Navarra e Isabel de Castilla, contiene elementos decisivos para la transformación geopolítica de la historia universal y se caracteriza por guerras internas, intrigas palaciegas, matrimonios por conveniencia de sus descendientes con otras monarquías y demarca el principio de las pujas geopolíticas de España con los reinos de Portugal, Inglaterra Holanda, Alemania y Francia durante mas de tres siglos.

    Durante la época en que se casaron Fernando e Isabel y tras una feroz guerra los peninsulares expulsaron el último reducto musulmán de Granada España, Portugal era el reino con mayores conocimientos de navegación marítima y el poseedor de la tecnología naval y cartografía mas actualizada de la época

    Entre tanto, el reino de Castilla del cual resultó heredera Isabel, poseía el mayor poderío militar terrestre de toda la península ibérica incluido Portugal. Con el paso de los meses venideros, los dos reinos en mención entrarían en abierta competencia por dominar el mundo católico.

   Para la época el marinero Cristóbal Colón, soñador y persistente acumulaba siete años de permanencia en Portugal a la espera de que el rey y sus sucesores le dieran luz verde a su proyecto de llegar a la China navegando de oriente a occidente por el desconocido y tenebroso mar de las tinieblas.

    Los hechos históricos indican que los objetivos eran muy diferentes para Colón y para la reina Isabel. Mientras el marinero italiano pretendía consolidar rutas para comerciar especies y otros productos que habían enriquecido a  musulmanes y banqueros italianos, gracias  a la extensa cadena de rotación de los productos. Para la reina Isabel, el objetivo primordial era buscar otras rutas para bloquear a los musulmanes y a largo plazo posesionar a los católicos del control geopolítico de Jerusalén.

    Por su parte para la avaricia del papa y sus cardenales, la intención del Vaticano era multiplicar riqueza de la iglesia católica  y ampliar la cobertura de feligresía con la consecuente multiplicación de su poder geográfico.

    Finalmente Cristóbal Colón convenció a la reina Isabel que le financiara el primer viaje luego de que los científicos que asesoraban a la monarquía castellana se opusieron tajantemente al proyecto de Colón porque no estaban seguros que los cálculos matemáticos reales coincidieran con los que tenía Colón a partir de los estimativos de Ptolomeo.

    El 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón arribó a las actuales Bahamas, luego de superar el riesgoso mar de los Agazos y sofocar rebeliones de las tripulaciones que lo acompañaban. En forma rápida Colón llegó hasta la actual isla de Cuba con el sensato convencimiento de que había llegado a Japón y que se aproximaba a territorio chino, pero que necesitaba seguir investigando.

    Antes de regresar a España, una de las naves de Colón naufragó cerca a la isla La Española. Varios tripulantes aceptaron permanecer voluntariamente e iniciar la colonización pero cuando partió Colón, se desencadenaron las rencillas, la avaricia y guerra abierta contra los nativos que se sintieron vulnerados en su propio territorio.

    El informe de Colón a la reina de lo hallado en la supuesta China, materializado con oro, productos agrícolas y nativos llevados a España, desató la voracidad del monarca portugués, quien de inmediato reclamó que los territorios hallados pertenecerían a Portugal y no a España. La solución diplomática dada a este fuerte encontrón fue solicitar la medicación del papa Alejandro VI cuyo verdadero nombre era Cesar Borgia un aragonés como el rey Fernando el católico, quien expidió cuatro bulas papales al respecto y además coordinó la firma del tratado de Tordesillas, mediante el cual se determinó una línea imaginaria de 370 leguas al occidente de las Islas de cabo verde como el límite entre los dominios de los dos reinos. Al Occidente de la línea reinaría España y al oriente de la misma lo haría Portugal. Por esa razón, con el paso del tiempo, el actual territorio de Brasil quedó en manos portuguesas.

    Consolidado este tratado, la corona española autorizó el segundo viaje de Colón con 17 embarcaciones, colonos, semillas, semovientes y planes para construir los primeros asentamientos europeos en el territorio recién hallado. Cuando Colón arribó al lugar donde había dejado a sus compañeros del primer viaje, solo encontró ruinas y el testimonio de algunos nativos de que allí se escenificaron los más bajos actos de violencia y ambiciones de poder que culminaron con la muerte de todos los invasores.

    Instalados los nuevos colonos, Colón se vio forzado a tomar medidas drásticas y convertirse en dictador pues los recién llegados eran carcomidos por ambiciones similares o peores a sus antecesores. Luego continuó la búsqueda de los puntos de paso hacia la ansiada China continental, pero siguió convencido que ya estaba en el Asia, e inclusive en un ejemplar del libro de los viajes de Marco Polo realizó anotaciones de su puño y letra en las que dejó constancia que los nombres que daban los nativos a los lugares hallados, coincidían por la pronunciación con la información incompleta que hasta esa época había en Europa de India, China y Japón.

   Pero mientras Colón profundizaba la búsqueda de los puntos de paso hacia la China continental,  quienes se quedaron en La Española desarrollando la segunda colonización enviaron unos emisarios a Madrid para informar a los reyes católicos todo lo relacionado con las arbitrariedades de Colón como gobernante, razón por la cual fue apresado y sometido a juicio en España.

    No obstante era tal la obsesión de Colón por llegar a China continental que aunque privado de la libertad pidió permiso a la reina Isabel para realizar otros dos viajes al mismo sector para explorar más posibilidades, los cuales le fueron aprobados y financiados. Durante los dos últimos viajes de Colon llegó hasta los actuales Venezuela y Panamá.

    Enfermo, acusado injustamente, convencido de haber llegado a China  y sin haber sabido la verdad del continente que encontró en el mar de las tinieblas, Colón murió en Valladolid en 1506. Años más tarde la historia universal le rendiría los mayores y merecidos honores para navegante alguno.

*****

      Respecto a Fernando de Magallanes, expositor agregó:

     La tenacidad de Fernando de Magallanes un navegante portugués que se incorporó a los cuerpos marineros de la corona católica de Castilla, es un ejemplo de tenacidad, liderazgo, temple, madurez y lealtad, difícilmente igualado por otros marineros en la historia del mundo.

    Habían transcurrido 8 años después de que Vasco Núñez de balboa descubriera el Mar del Sur y entregara a los reyes católicos tan preciado bien, cuando Magallanes zarpó de España en búsqueda de la gloria, acompañado de un grupo de avarientos marineros que no pensaban más que en su propia gloria a costa de la experiencia y las habilidades de Magallanes para encontrar el tan buscado punto de paso del Océano Atlántico al Océano Pacífico,  el mismo cruce que sin conocer todos esos detalles cartográficos había buscado de manera incesante Cristóbal Colón.

    Al llegar al río de la Plata en la actual Argentina, Magallanes inició a enfrentar las intrigas de quienes querían relevarlo del mando e inclusive al llegar al puerto de San Julián se vió forzado a ahorcar a un delegado de la corona católica y dejar allí abandonado a un sacerdote complotado con los potenciales asesinos.

    Al alcanzar en pleno invierno a los puntos más australes del continente y luego de superar hambres, revueltas, Magallanes decidió que quien deseara regresar a España o hiciera y el siguió con los mas leales y firmes en la histórica empresa que terminó de transformar la concepción geopolítica del mundo.

    Sin perder la fe en su histórico deseo, Magallanes avanzó cruzo el estrecho que hoy lleva su nombre entre el territorio continental de Chile y la isla grande y a pesar de las limitaciones logísticas siguió hacia el noroeste donde por fin encontró las islas más orientales de Asia y comprobó con sus propios ojos que el mundo si era redondo, que Colón tenía razón que navegando hacia el occidente de España se podría llegar a la China y la corona católica consolidaría el imperio mas poderoso de la historia universal.

    En una de las islas halladas en el sudeste asiático Magallanes murió en un combate contra los nativos del lugar. Los compañeros de viaje que sobrevivieron a las intrigas, las traiciones y las penurias del viaje regresaron a España y narraron a las sorprendidas élites monárquicas y científicas las peripecias del asombroso viaje, que terminaría de cambiar los criterios geopolíticos de la humanidad desde entonces.

*****

     En tercer lugar de la exposición, el coronel Villamarín resumió la hazaña de Vasco da Gama quien a nombre de la corona portuguesa por fin halló en 1498 el punto de cruce al sur del continente africano para llegar a la India y la China por medio del Océano Índico, evitando pasar por las tierras conquistadas y dominadas por los musulmanes.

    La tenacidad, el coraje y la inteligencia de Vasco da Gama para superar muchas dificultades de quienes temían cruzar al sur de la tierra ardiente y desconfiaban mucho del mar de las tinieblas, con la confianza que el viaje anterior realizado por Bartolomé Díaz era esperanzador para hallar la ruta comercial marítima que quitara el dominio de esta actividad al imperio otomano.

    Luego de cruzar el estrecho paralelo al Cabo de Hornos y avanzar hacia el nororiente, con tacto y fino proceder diplomático completó informaciones técnicas con navegantes musulmanes, hasta llegar a India, establecer relaciones comerciales con el monarca local, abrir el camino para la conquista portuguesa de la región y unir a dos mundos que hasta ese momento se desconocían mutuamente.

    Vasco da gama fue más afortunado que Colón y Magallanes porque no solo logró el cometido que se propuso sino que disfrutó de las mieles del poder que conquistó y murió como virrey en una región de la India.

     En la final de la conferencia el expositor presentó ante la audiencia algunas conclusiones de orden académico y de plena utilidad para la geopolítica, ratificando una vez más que esta disciplina social siempre ha existido en la interacción humana, desde el mismo momento en que el hombre se asoció e inició a ejercer dominio territorial y control político-económico de alguna región.

    Asimismo hizo hincapié en que cada evento geopolítico es resultado de uno anterior. Todos los sucesos se encadenan en diferentes épocas y producen resultados asociados con las culturas y las proyecciones geopolíticas de los pueblos, sin importar la velocidad con que estos cambios sucedan.

    Por otra parte, el expositor resarció que igual que en antiguas civilizaciones, los viajes de Colón, Vasco da Gama y Fernando de Magallanes buscando mundos nuevos, gravitaron alrededor del deseo de incrementar el comercio, que desde entonces  formalizó el capitalismo y nuevo orden mundial. Estos tres marineros murieron sin entender la magnitud geopolítica de sus obras para el futuro de la especie humana.

     En ese orden de ideas se podría afirmar que los viajes de los tres marineros enunciados  incidieron en que:

     1. Se rediseñaron conceptos geográficos, políticos y mapotecas

     2. Se extendieron imperios, se multiplicó la cultura europea, aumentó  la fe católica y se acrecentó la riqueza del Vaticano, que de paso olvidó el deseo de conquistar a Jerusalén por la fuerza y se enfocó en enviar sacerdotes a cambiar los credos religiosos de las etnias cuyos recursos y riquezas culturales fueron expoliadas.

     3. Aumentaron la esclavitud, el contrabando, la guerra comercial y la piratería

    4. Ante el enriquecimiento del Vaticano revivió en Europa el pensamiento crítico y separatista dentro del cristianismo trazado años antes por el suizo  Huss.

  5. Ante el enriquecimiento inesperado de las monarquías europeas creció el auge alianzas entre reinos y matrimonios reales pro conveniencias geopolíticas.

   6. Como corolario del renacimiento surgieron en Europa líderes en todos los campos del quehacer humano.

   7. Se produjo la ocupación geopolítica europea en los cinco continentes

    8. Iván el terrible inició a edificar la nueva Rusia, como una nueva amenaza geopolítica a largo plazo para Europa. El paso del tiempo lo demostraría así.

    9. Pese a no tener presencia sustantiva en los mares se produjo el fortalecimiento del imperio otomano y asentamiento del islam en zonas que cinco siglos después son escenarios de insolubles complejidades geopolíticas.

   10.  Final del feudalismo y comienzo intelectual siglo de las luces

   11. Base de la revolución industrial, tecnología, empleos explotación laboral

   12.  Aumento del poderío de la banca internacional

   13. Se alejó a la reina Isabel del deseo de conquistar Jerusalén

    En cuanto a algunos aspectos en que los viajes de Colón, Magallanes y Da Gama incidieron en la geopolítica de Colombia se destacan:

    1. Extinción de las etnias: Violencia y enfermedades

   2. Trasbordo cultural forzado

   3. Expoliación de recursos

   4. Reconfiguración del Heartland con nación muisca

   5. Tendencias en actual hinterland que olvida las necesidades sociales de los habitantes en la periferia del país.

   6. Igual que la estancada dirigencia española que permitió la caida y disolución del poderoso imperio, la dirigencia política colombiana heredó la miope concepción geopolítica de la  importancia y proyección de sus territorios. 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©