Fracaso de ministros defensa civiles en proyección geopolítica de Colombia

Publicado: 2018-08-10   Clicks: 539

    Memoria del conversatorio taller  ¿Cuál es el aporte de los ministros civiles de Defensa a la proyección geopolítica de Colombia?, realizado por el Centro de Geopolítica Colombia el 3 de agosto de 2018 en la Casa Bolivariana de Bogotá

    Con la participación de académicos de la Sociedad Bolivariana de Colombia, oficiales de la reserva activa de las Fuerzas Militares de Colombia, docentes y estudiantes de algunas universidades del país, desmovilizados de las Farc y la asistencia en pleno de los integrantes del Centro de Geopolítica Colombia, el presidente de esta entidad Luis Alberto Villamarín Pulido dirigió un taller conversatorio en el que se analizó la incidencia y aportes reales de los ministros de defensa civiles desde 1991 hasta 2018, a la proyección geopolítica del país.

     El expositor inició el conversatorio comentando a los asistentes que un periodo de 28 años, correspondiente a siete periodos presidenciales es un lapso prudencial para evaluar la evolución de eventos geopolíticos en un país, máxime que por circunstancias del destino algunos sucesos trascendentales de la historia colombiana han ocurrido con diferencias de tiempo entre 28 y años. Para el caso citó:

    Entre la rebelión de los comuneros en 1781 y el grito de independencia el 20 de julio de 1801 transcurrieron 29 años.

   Entre la fecha del grito de independencia y la primera gran guerra civil denominada de los supremos ocurrida en 1839 transcurrieron 29 años.

    Entre la guerra civil de 1895 que originó la idea separatista final de Panamá y el tratado de límites entre Colombia y Panamá firmado en 1924, transcurrieron 29 años.

    Entre el final de la guerra civil llamada de los mil días en 1902 y el final de la hegemonía conservadora en 1930, transcurrieron 28 años.

    Entre el final de la hegemonía conservadora en 1930 y el inicio del pacto bipartidista de gobierno del llamado Frente Nacional  en 1958, transcurrieron 28 años.

    A renglón seguido el expositor trajo a colación breves definiciones para responder a las preguntas ¿Qué es Geopolítica?, ¿Qué es defensa nacional?, ¿Qué es Inteligencia Estratégica?, con el fin de unificar criterios acerca de tres elementos estructurales que constituyen las bases sólidas para la proyección geopolítica del país a partir del fortalecimiento interno para tener incidencia externa.

Enseguida, el expositor recordó al auditorio las funciones legales del ministro de Defensa e hizo hincapié en que son muy generales y no concretan si este funcionario es un superior en la cadena de mando o es un facilitador del presidente de la república para manejar la defensa nacional.

De estas reflexiones surgió la pregunta para el auditorio:

    De la misma manera, el expositor resumió cual era la situación geopolítica de Colombia en 1991 comparada con la situación geopolítica del país y demostró que existen preocupantes similitudes y agravamientos de los problemas tales como:

Pacto Farc-SantosLa asamblea constituyente de 1991 cambió la constitución nacional. El pacto Farc Santos en Cuba cambió la constitución de 1991, vulneró la decisión popular que no aceptó las imposiciones de las Farc al gobierno Santos y le entregó a la voluntad de los terroristas el control de Hinterland donde las Farc consiguieron la legitimación del control geoeconómico por medio de las cooperativas Ecomún, y el manejo artificioso de la “protesta social” manejada por estructuras clandestinas del grupo terrorista.

    En 1991, Pablo Escobar tenía en jaque al país. En 2018, el guacho, las dudosas “disidencias de las Farc” y otros carteles de narcotraficantes con nombres pintorescos, tienen en jaque al país.

    En 1991, Venezuela cobijaba en su territorio a los cabecillas y algunas estructuras de las Farc y el Eln. En 2018 el gobierno venezolano hace parte de la revolución comunista armada contra Colombia.

    En 1991, Nicaragua publicaba en sus textos escolares que San Andrés y Providencia supuestamente eran parte de su territorio. En 2018, no solo lograron un espurio fallo de la Corte de la Haya con la pretensión de expoliar 75000 km2 de mar territorial a Colombia, sino que presentaron una segunda demanda en la haya, mediante la cual pretenden apropiarse de todo el mar territorial colombiano con la peregrina argumentación que la plataforma territorial de Nicaragua se extiende hacia Colombia.

     Con base en esas precisiones el expositor planteó a los asistentes la pregunta

     ¿Ha gravitado el accionar de los Ministros de Defensa Nacional  sobre los ejes básicos de la proyección geopolítica, son adecuadas sus funciones y ha mejorado o se ha deteriorado la adecuada proyección geopolítica del país?

    Luego el expositor analizó que entre 1991 y el 7 de agosto de 2018, Colombia ha tenido  16 Ministros de Defensa  (con promedio en el cargo de 17 meses), 14 Comandantes de las Fuerzas Militares (con permanencia de 23 meses en el cargo) y 17 Comandantes del Ejército (con permanencia promedio en el cargo de 19 meses)

    Y agregó un serio cuestionamiento:¿Es suficiente esa permanencia para articular algún plan estratégico?

    En seguida el expositor analizó que los 16 ministros de defensa civiles han sido 6 abogados,  5 economistas, 2 graduados en Ciencia Política, 1 ingeniero civil, 1 ingeniero eléctrico y un  contador público.

    En seguida cuestionó que sin importar si son civiles o si fueran militares ¿Son adecuados estos perfiles para orientar la defensa nacional?

    Esta argumentación fue complementada con los siguientes datos estadístico;

     En 1991 las Farc tenían 2500 terroristas, en 2007   llegaron a 25000. Como parte del pacto Farc Santos se “desmovilizaron”  8000 delincuentes, pero en las elecciones de 2018 votaron  80000.

     En 1991 el Eln tenía 700 bandidos armados. Producido el pacto Farc-Santos se calcula que el Eln cuenta con 3200 terroristas.

     En 1991 las AUC tenían 1000 delincuentes armados,  en 2007 se “desmovilizaron” 25000    y en 2018, hay 2500 bandidos integrados a varios grupos de narcotraficantes ubicados al lado de las supuestas “disidencias de las Farc”.

    En 1991 había 13.000 hectáreas sembradas de coca. En 2018 según la ONU y los servicios de  inteligencia de Estados Unidos, hay 220.000 hectáreas de coca sembradas en territorio colombiano y el envío de alijos con cocaína hacia el primer mundo se ha multiplicado exponencialmente.

     Al respecto sobrevino la pregunta: ¿Ha sido adecuada la dirección de la seguridad y defensa nacional con base en los perfiles de los 16 ministros civiles de defensa enunciados?

    Para completar la argumentación el coronel Villamarín planteó las siguientes realidades

      En 1991 el entonces presidente de Colombia César Gaviria nombró como ministro de Defensa a Rafael Pardo Rueda con los siguientes argumentos:

      a.  Representación política de las Fuerzas Militares

      b.  Aumentar eficiencia administrativa de las Fuerzas Militares

      c.   Nuevo país a partir de la Constitución de 1991

     d. Confianza a grupos terroristas para negociar la paz

     Por su parte muchos militares activos y retirados dicen que el ministerio de Defensa es un cargo administrativo.

     No obstante, en  todos los cuarteles los ministros civiles de Defensa aparecen en la línea de mando, son consultados para operaciones trascendentales, hablan como comandantes de las tropas, los mandos militares se han subordinado a ellos, los saludan militarmente y les rinden honores como si fueran la cabeza de las operaciones militares para la seguridad nacional.

    Por otro lado en la práctica, ha quedado muy claro que sin excepción a los 16 ministros de defensa civiles, les ha interesado mucho la nómina y el presupuesto, campos muy apetitosos para los políticos en cualquier país, sin que ese voraz apetito sea compatible con sus ejecutorias y con la proyección geopolítica del país.

     En consecuencia, los más ambiciosos y locuaces de estos ministros convirtieron ese cargo en una plataforma de lanzamiento presidencial y no en la representación legal, moral y administrativa de los soldados y policías que entregan hasta sus vidas para mantener a esos personajes en sus cargos burocráticos.

     De remate los militares y policías son los únicos funcionarios del Estado colombiano a quienes nunca se ha cumplido lo prescrito en Ley 4 de 1992, respecto a la nivelación salarial. Los ministros de defensa civiles han mirado para otro lado con el argumento que esa deuda es impagable. Deslealtad manifiesta con quienes han expuesto sus vidas para protegerlos.

    Desde 1991 hasta 2018, la Sanidad Militar ha experimentado un vergonzoso deterioro y cada vez es más difícil conseguir un servicio de calidad y digno para los defensores de la seguridad nacional y su grupo familiar.

     La defensa  Jurídica de los militares es insuficiente.

     Es evidente el detrimento de la Justicia Penal Militar, sin que los ministros de defensa hayan hecho nada tangible por la recuperación y fortalecimiento del fuero militar

      Poca evolución en la educación militar. En ninguno de los niveles del mando militar se ha fortalecido la enseñanza y praxis de la geopolítica.

     Debido a la apoyo de inteligencia técnica de Estados Unidos ha surgido una inexplicable preeminencia de la Policía en Seguridad Nacional, pese a que esos son temas del resorte y dirección de las Fuerzas Militares, porque la policía es un cuerpo civil armado. De lo contrario que se conviertan en una fuerza militar más, bajo el mando del Comando General de las Fuerzas Militares.

      Es evidente la inacción de los ministros de defensa civiles frente a Reglamento de Régimen Disciplinario

      Aunque Gaviria dijo en 1991 que esa era una de las razones del nombramiento de un civil al mando de las Fuerzas Militares y a que por fuerza de la costumbre los demás presidentes siguieron en la misma línea, es evidente la incapacidad y nula acción de estos personajespara representar políticamente a las FM en procesos de  paz.

     Por otra parte hay constantes casos de corrupción administrativa al interior de las estructuras logísticas de las Fuerzas Militares casi siempre con línea directa con el ministerio de defensa que centralizó compras y contratos. Esto corrobora que los planteamientos justificativos de César Gaviria en 1991, tampoco son valederos.

     Como si fuera poco, a lo largo de la historia del último siglo todos los estrategas y analistas de conflictos bélicos han coincidido en que la a guerra revolucionaria comunista es esencialmente política, pero en la práctica la respuesta de los ministros de defensa civiles no ha estado a altura del reto, ni se ha enfocado en bloquear la estrategia política de los terroristas. En consecuencia se podría decir que el Estado colombiano convirtió la victoria militar de las tropas en una derrota política.

      Por las anteriores razones es válido preguntar:

      ¿Es superior jerárquico o no de las Fuerzas Militares el ministro de defensa?

     ¿Han representado políticamente a las Fuerzas Militares los ministros civiles?

     ¿Mejoró la capacidad administrativa de las Fuerzas Militares un Ministro de Defensa Civil?

     ¿Han sido determinantes los ministros civiles de Defensa para la paz con los grupos terroristas?

     ¿Ha incidido el aumento burocrático en el Ministerio de Defensa para mejorar la proyección geopolítica del país?

     ¿Ha sido efectivo el liderazgo de los ministros civiles de Defensa para la moral de las tropas en salarios, sanidad y justicia?

    ¿Han demostrado los ministros civiles de Defensa tener conocimientos de geopolítica, estrategia y seguridad nacional?

     Para finalizar la intervención el expositor agregó un listado de los más evidentes problemas geopolíticos actuales que influyen en la Defensa Nacional y la proyección integral del país en el entorno continental y mundial:

        Problemas internacionales críticos

      1.  Fallo de la CIJ La Haya 2012

     2. Nuevas demandas de Nicaragua

    3.  Gobierno de Venezuela

   4. Crisis de Nicaragua

   5.   Ambivalencia de Ecuador

   6. Ausencia de política de Fronteras

   7.  Olvido del Hinterland

    8. Eventualidad del terrorismo islámico

       Vistos esos problemas cabe preguntar: ¿Ha sido efectiva la acción de los ministros civiles de defensa para  impedir el crecimiento de esos problemas?

        En cuanto a los problemas geopolíticos internos actuales, el coronel Villamarín señaló los siguientes:

1.    “Disidencias de las Farc”

2.  Eln-Epl

3.  Narcotráfico

4. Minería Ilegal

5.  Inmigración ilegal y Tráfico de personas

6.  Tráfico de armas

7.  Delincuencia organizada

Luego resumió las siguientes conclusiones

     1.   Inexistente idoneidad de 16 ministros civiles para ese cargo

     2.  Victoria militar y derrota política

     3.  Civiles no saben de defensa nacional-Militares no saben de política

     4.   Insuficiente conocimiento de la proyección geopolítica colombiana

     5.  Hinterland en manos de los terroristas

    6. Narcotráfico es el combustible

    7.  No hay disidencias de las Farc

    8.  Eln hace parte del plan estratégico

   9.  Colombia debe desconocer el fallo de la CIJ

   10. Colombia necesita desarrollar la Política de Fronteras

   11. Definir estrategia geopolítica, diplomática y militar con Venezuela

   12. Anticiparse a la llegada del terrorismo islámico

   13.  Solucionar problema de la ley 4 de 1992

  14. Solucionar problema sanidad militar

   15.  Solucionar problema de asistencia jurídica

   16. Reestructurar educación milita

     Hechas las anteriores precisiones, los asistentes pasaron a desarrolar un taller con base en las siguientes pregunta

    PRIMERA PREGUNTA

    ¿Cuál podría ser el enfoque de la Inteligencia Estratégica, la concepción político-estratégica del Estado, y la seguridad nacional, para construir la proyección geopolítica del país, como una potencia en el entorno regional?

   SEGUNDA PREGUNTA

¿Cuáles aspectos deberían ser replanteados para conseguir la estabilización del país y la integración de todos los estamentos del Estado colombiano para alcanzar el control institucional del territorio en el Hinterland?

TERCERA PREGUNTA

¿Cuáles aspectos geopolíticos en el sector defensa deberían ser replanteados para evitar que los gobiernos izquierdistas venezolanos agredan a la población civil en la frontera binacional y continúen actuando como cómplices de las farc, el Eln, el comercio de narcóticos y la minería ilegal?

CUARTA PREGUNTA

Colombia ha intentado  la erradicación de los cultivos (manual o aspersión), operaciones militares y policiales contra todos los carteles, judicializaciones, convenios internacionales, mensajes amigables de los gobiernos, sustitución de cultivos ilegales, persecución al lavado de activos, propuestas de legalización del consumo ¿Qué aspectos de estos deben ser reforzados y cuales otros deberían ser implementados para quitar el combustible a la violencia y ganar el control del Hinterland?

QUINTA  PREGUNTA

Seis décadas de combate contra el terrorismo comunista en Colombia reflejan que las guerrillas marxistas han gravitado sobre un plan estratégico que ha impuesto la iniciativa político-estratégica a la solución del conflicto, el empate estratégico operacional  de sumatoria cero, y la ventaja táctica para camuflarse dentro de la población civil ¿Cuáles podrían ser las razones para que los programas de 13 gobiernos sucesivos no hayan logrado el control institucional del hinterland?

    SEXTA PREGUNTA

   Debido a que una victoria militar podría convertirse en un derrota política del Estado tras el pacto Farc-Santos y a que se pudiera inferir que en Colombia  ni los militares saben de política ni los estamentos civiles saben de defensa nacional ¿Cuáles considera que podrían ser los aspectos básicos en los que se podrían enfocar esfuerzos para corregir esas probables fallas?

     Las exposiciones fueron concretas:

    El grupo No 1, coordinado por el señor MG. Javier Arias Vivas, planteó la necesidad de incrementar la educación en temas de geopolítica para los funcionarios de los ministerios de Relaciones Internacionales y Defensa, urgió la necesidad de trabajar en conjunto desde los más altos niveles del gobierno para que las políticas sean coherentes y se llegue a objetivos nacionales; además de la necesidad del conocimiento y la idoneidad de parte de quienes son nombrados para ocupar altos cargos en esos dos ministerios.

    El grupo N° 2 coordinado por el señor general Juan Carlos Salazar, enfocó las respuestas a la necesidad de articular todos los esfuerzos de los funcionarios del Estado comprometidos con la seguridad nacional para la proyección geopolítica del país, estructurar planes con objetivos compartidos para cristalizar planes estratégicos, fomentar y afianzar el control institucional del territorio por parte del Estado y continuar de manera sostenida con la estabilización de las zonas donde fue más intenso el conflicto con los grupos armados ilegales.

     El grupo N° 3 encabezado por el señor almirante Luis Carlos Jaramillo Peña planteó que ha sido ingente el esfuerzo de Colombia para combatir el narcotráfico, pero que la respuesta de los países consumidores no ha sido proporcional a este esfuerzo. Insistió en la necesidad de bloquear el comercio de los insumos, la bancarización de los recursos ilegales, la interdicción de cargamentos, la presencia estatal de manera institucional para evitar el desgaste e irrespeto de los cocaleros a los militares y policías, así como la persecución a la cocaína procesada y no solamente a los cultivos ilícitos.

     Este grupo agregó la importancia de evaluar financieramente los costos de la reparación de los daños ambientales que causan los cultivos.

    El grupo N° 4 encabezado por los señores generales José Roberto Ibáñez y Adolfo Clavijo Ardila, planteó que durante 52 años trece gobiernos sucesivos no han podido solucionar el problema debido al fenómeno péndulo según el cual un gobierno aplica medidas estrictas y el siguiente cede el terreno ganado, aunado esto al desconocimiento del plan estratégico de los grupos armados ilegales, a la tendencia histórica de Colombia a no aplicar la justicia en casos de violencia política, a la corrupción rampante en todos los niveles del Estado, al perfil profesional inadecuado de quienes integran los entes encargados de articular la seguridad nacional para la proyección geopolítica y a las complicidades que han llegado desde el exterior para la justificación política de la lucha armada.

      5.  Lecciones aprendidas

   En la medida que se dinamiza y difunde el tema de la importancia de construir pensamiento estratégico para la proyección geopolítica, se evidencia interés y atención por conocer más de este tema. Eso impone incrementar conocimientos al respecto y fortalecer el sentido analítico-crítico para tener siempre argumentos y razones de peso en cada uno de los planteamientos para exponer y argumentar en diversos escenarios.

     La preparación es la clave del éxito. El auditorio captó el mensaje y los asistentes no entraron a discutir desde posiciones personales, sino a reflexionar sobre respuestas posibles a preguntas específicas. Esto es muy positivo, pues por lo general en talleres o mesas de trabajo, muchos asistentes tienden a salirse del tema propuesto, a opinar desde la óptica personal y al final del ejercicio queda el vacío de no haber avanzado.

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©