Ataque con cohetes desde Siria contra Israel: ¿Respuesta a decisiones de Trump en el Medio Oriente?

Publicado: 2018-05-09   Clicks: 50

  Geopolítica internacional

   Cover El cartel Farc (I)El lanzamiento de veinte cohetes desde territorio sirio contra blancos civiles en Israel, no solo revive el sempiterno caos geopolítico del convulso Medio oriente, sino que deja el aroma de una primera y rápida retaliación de la teocracia iraní, como consecuencia de la decisión del presidente Trump de retirar a Estados Unidos del pacto de desnuclearización de Irán.

    Dicha deducción tiene asidero geopolítico, estratégico y de presión sicológica ruso-iraní a Estados Unidos para que retire todas las sanciones contra Teherán y deje a Rusia hacer lo que placa a Vladimir Putin en el Medio Oriente y el histórico deseo del Kremlin de tener control militar efectivo sobre el Mediterráneo con extensión directa a Europa Occidental.

    Si se examinan los hechos con base en la historia, las ambiciones geopolíticas sobre la rica región y la pugna religiosa que sacude a chitas contra sunitas, sunitas contra chiitas, sunitas y chiitas contra kurdos, musulmanes contra judíos, etc, habría muchas razones lógicas para inferir que el ataque con cohetes contra suelo israelí, si hace parte de la esperada respuesta de Teherán contra Washington.

    Israel es el principal aliado político, económico, histórico y cultural de Estados Unidos. Para muchos analistas es su hijo preferido. Aunque durante varias décadas la casa Blanca ha intentado mediar en el complejo conflicto israelí-palestino, los avances de la paz han sido pocos y en lugar de mejorar la situación se tornó más tensa con el anuncio de Donald Trump de trasladar la embajada estadounidense a la ciudad de Jerusalén, reclamada como capital política por ambas partes en litigio.

    Después de la guerra de 1967, en uso de su legítima defensa y con la visión geopolítica y geoestratégica de mantener alejados a los apetitosos enemigos árabes, las Fuerzas de Defensa de Israel, desplegaron asombrosas maniobras estratégicas aeroterrestres, que les permitieron capturar y ocupar militarmente varios territorios entre ellos los Altos del Golán en Siria, un punto crítico de trascendencia definitiva para controlar la frontera binacional, evitar cualquier agresión terrestre de las fuerzas sirias, o la presencia de terroristas de Hizbolá a partir de los primeros años de la década de 1980.

    En consecuencia, desde 1967 Israel ocupa los Altos del Golán y no hay evidencias que vaya a desocupar esta estratégica posición, máxime que desde 2011 Siria se enfrascó en una sangrienta guerra civil, pocos años después atizada por Rusia e Irán, lo cual di pie para que el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu haya insistido ante múltiples escenarios, que conservar la posesión de los Altos del Golán y no aceptar el Estado palestino independiente es una necesidad de seguridad nacional para su país, pues está demostrado que en el Medio Oriente, toda zona que se independiza o pretende liberarse termina en poder de los yihadistas que son enemigos irreconciliables de los judíos.

    Por su parte, gracias a Rusia la dictadura sanguinaria de Bashar Al Assad ha asesinado sin misericordia a sus oponentes, sean yihadistas o no, con la argucia de que todos son terroristas. En ese escenario la presencia de Estados Unidos en Siria apoyando al Ejército Libre y a los kurdos, sumada a los dos bombardeos estratégicos contra una base aérea y luego contra unas presumibles instalaciones químicas, han sido demostraciones de fuerza que obviamente incomodan a Irán y Rusia.

    El hecho que la primera visita de Donald Trump al Medio oriente haya incluido la multimillonaria venta de armas a Arabia Saudita rival sunita irreconciliable con Irán Sunita, y que ahora haya retirado a Estados Unidos del pacto nuclear con Irán, al mismo tiempo que Israel confesó haber sustraído de manera subrepticia miles de documentos del proyecto nuclear que estaban a buen recaudo en Teherán y que además su gobierno celebra la decisión de Trump, agrega al ambiente otro argumento más para la obvia retaliación iraní.

    A todo lo anterior se suma la latente situación de guerra preventiva en la región de la actual crisis, porque los ataques de lado y lado de las fronteras siria e israelí, han sido reiterados desde hace varios lustros; que la guardia Qud iraní está presente en Siria y que la milicia integrista de Hizbolá ha atacado a Israel desde Siria y El Líbano.

    Sin duda este hecho es la punta del iceberg, de una realidad que el mundo quiere desconocer y que por regla general, medios de comunicación y analistas circunscriben a volatilidades temperamentales de Putin, Trump y Netanyahu. Quizás ese argumento tenga algo de cierto, pero lo realmente complicado, es todo lo que está en juego para la paz del planeta en la zona que el geógrafo McKinder catalogó como el corazón geopolítico del planeta, debido al innegable efecto dominó que una imprudencia de cualquiera de las potencias pudiera desatar en la zona.

    En reiteradas ocasiones hemos insistido desde estas columna, que por mucho menos se desataron las dos mas sangrientas guerras de toda la historia de la humanidad. La realidad es que Irán azuzado por Rusia disparó los cohetes hoy contra Israel. Como y que tan fuerte sea la presumible reacción de Israel y a cuantos gobiernos locales y mundiales implique es la incógnita. Y cuanto aprovechen los yihadistas y los palestinos esta coyuntura, es otro asunto que esta por verse y dependerá de las acciones subsiguientes y la habilidad de la ONU para zanjar antes de que las cosas empeoren

 

    Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

    Presidente centro de Geopolítica Colombia

    www.luisvillamarin.com

 

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©