Operación Marquetalia, clave para entender evolución del terrorismo comunista contra Colombia

Publicado: 2019-11-17   Clicks: 430

     Portda amazon opracion marquetalia La década de 1960 fue convulsa, como ha sido característico en la vida política del país. Fue el escenario de pasiones banderizas y violencia tripartidista desatada de manera simultánea y con igual intensidad contra los colombianos más humildes, por parte de liberales, conservadores y comunistas, por medio de sus bandas armadas, todas ansiosas de robar para sí, las tierras más fértiles, en especial de los cultivos bandera en la economía nacional.

      En el orden geopolítico mundial, las tensiones de la guerra fría entre soviéticos y estadounidenses incidían en la dinámica de la política interna colombiana. En el nivel continental la dictadura castrista en Cuba, financiada por el Kremlin comenzó a extender el terrorismo comunista contra el resto del continente. Y dentro del país, mientras se afianzaba el pacto bipartidista del Frente Nacional, estaban en alebrestada pugna, corrientes políticas liberales, conservadoras, comunistas,  y el Movimiento revolucionario liberal (MRL) de López Michelsen.

      Al mismo tiempo el general Rojas Pinilla superaba el juicio en el congreso y regresaba a la política visualizando la Alianza Nacional Popular (Anapo); crecía la convulsión social estudiantil, obrera y campesina; además de que la masiva urbanización derivada de la violencia en los campos,  generaba otros problemas sociopolíticos y socioeconómicos, que los gobernantes de turno no estaban preparados para enfrentar.

      En ese convulso entorno, los comunistas habían instalado desde la década de 1950 varias repúblicas independientes en Marquetalia, Riochiquito, Guayabero, Ariari y El Pato. Desde el gobierno de Lleras Camargo (1958-1962), el poder ejecutivo central pretendía hacer alguna reforma agraria, y el ministerio de Guerra ideó el plan Lazo, para combinar la fuerza letal de las tropas con acciones cívico militares, que vincularan a todo el Estado en la solución de los conflictos.

       Como la violencia comunista era cada día mas evidente, mediante ataques contra las tropas, asaltos a caseríos apartados, fusilamientos de campesinos, secuestros, daños a la propiedad privada y terrorismo urbano (dizque de solidaridad), el presidente Guillermo León Valencia decidió ocupar militarmente, la zona de El Támaro, más conocida como Marquetalia, en la zona rural de Gaitania-Tolima.

      Tanto el desarrollo de la Operación Soberanía, mas conocida como Operación Marquetalia, como las insuficientes acciones integrales del Estado para consolidar la paz, la convivencia y erradicar los núcleos subversivos comunistas, fueron hechos que marcaron la subsiguiente dinámica de las operaciones de la guerra de Colombia contra el terrorismo marxista leninista de las Farc, el Eln, el Epl, el M-19 y otros grupos criminales.

      Ahora que tanto se habla de construir la memoria histórica, y de hallar los orígenes del conflicto armado en Colombia, de concretar la etiología del mismo y de escribir la “verdad” de lo sucedido en seis décadas, es conveniente estudiar y analizar el entorno geopolítico, estratégico, táctico e histórico de la Operación Marquetalia.

       No es adecuado, ni mucho menos conveniente para el país, seguir construyendo la memoria histórica de Colombia, mediante “investigaciones” pagadas con recursos aportados por los contribuyentes colombianos, a partir de la mentira millones de veces repetida, de que en Marquetalia el Estado colombiano agredió militarmente con 16000 soldaos a 42 indefensos campesinos y otro sartal de falsedades anexo.

      Entonces, es importante determinar el contexto y el plan estratégico comunista contra Colombia, atado a la política exterior soviética y la mentalidad subversiva que desde siempre ha caracterizado a los comunistas colombianos.

        Si la historia no se cuenta a partir de esa realidad, se podría decir sin lugar a equivocaciones que la actual construcción de la memoria histórica y la comisión de la verdad del curita De Roux, son dos complementos o dos patas más de la JEP, mediante la cual se pretende salvar la responsabilidad política y penal de los comunistas armados y desarmados, mientras se traslada la responsabilidad a las Fuerzas Militares, sin que los dirigentes políticos corruptos, tampoco respondan por haber llevado al país a ese caos.

        En definitiva, es imprescindible leer analíticamente todo lo relacionado con la Operación Marquetalia en 1964, para tener a disposición un panorama explicativo mas transparente, de por qué la violencia comunista contra Colombia se ha prolongado durante varias décadas y por qué  desde entonces, las dirigencias políticas han sido inferiores al reto de construir la paz que conviene a los colombianos, no laque conviene a los comunistas o a los corruptos politiqueros de siempre.

       Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

       www.luisvillamarin.com

       Autor de 37 libros sobre defensa nacional, estrategia y geopolítica

 

 

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©