Trascendencia geopolítica de la batalla de Boyacá

Publicado: 2020-07-20   Clicks: 450

     Historia de Colombia

      Con ocasión de conmemorarse 201 años de la batalla que dio la independencia a la Nueva Granada, posteriormente denominada República de Colombia, como parte del primer seminario de educación política y social organizado por la Fundación Excelencia, Liderazgo y Transformación, el pasado 7 de agosto de 2020, el coronel Luis Alberto Villamarín Pulido, presidente de esta institución dictó una conferencia magistral titulada “Trascendencia geopolítica de la batalla de Boyacá”, a un auditorio de 75 personas, en el cual resaltó los siguientes aspectos:

     La batalla de Boyacá fue un hecho de armas que causó un amplio impacto en la geopolítica local, regional y mundial, pues en esencia constituyó el paso final hacia la derrota definitiva de las tropas de la corona española en las colonias de Iberoamérica.

     Al abordar el tema de los antecedentes geopolíticos de la batalla de Boyacá, ocurrida el 7 de agosto de 1819, el conferencista puntualizó lo siguiente:

    Genios de la Estrategia III - Simon Bolivar  La Campaña Libertadora de la Nueva Granada iniciada en la Hacienda Mantecal en Venezuela, dos meses antes en junio de 1819, tiene amplios componentes geopolíticos porque vinculó de manera formal en la guerra a españoles, ingleses, granadinos, venezolanos, y tropas de otras nacionalidades, en un momento histórico en que comenzaba a jugarse el destino de las monarquías europeas , en especial la española, y en que la aristocracia francesa movía todos los hilos posibles para retomar la corona perdida en el revolución de 1789 y ratificada por la dictadura napoleónica.

     La activa participación de las tropas de la Legión británica no solo comprometió por primera vez a Inglaterra en las guerras que la corona enfrentaba en territorio continental americano, sino que alteró el mapa de las relaciones diplomáticas en Europa y el resto de Latinoamérica. Fue un ejemplo digno de imitar para el resto de las colonias.

      El periódico titulado El Correo del Orinoco se convirtió en un medio de difusión de ideas revolucionarias, que al concretar la victoria de las tropas libertadoras en el puente de Boyacá, quedó para la historia como parte del soporte ideológico y de identidad política de un proyecto que buscaba, como en efecto lo logró poner a funcionar las primeras repúblicas liberales en el planeta, y fuera del continente europeo, donde nacieron estas ideas.

      Las abandonadas misiones jesuitas, ahora ocupadas por españoles al servicio de la corona, fueron un imán para la búsqueda de recursos y la apropiación logística de las tropas comprometidas en la guerra.

      El amplio espacio geográfico en el que se movieron las redes clandestinas de espionaje y logística favorables a los patriotas y las de apoyo a las fuerzas realistas, son otro elemento constitutivo de la importancia de la geografía en la dinámica geopolítica y geoestratégica del teatro de operaciones, en el que la sorpresiva maniobra patriota fue contundente, aprovechando el terreno, el elemento humano y los recursos de la zona.

       A menudo la historia general y la historia militar, dejan en segundo plano la importancia de los sistemas de comunicaciones por medio de estafetas, que ubicados de manera sistemática en el terreno, facilitaron a las tropas patriotas conocer en detalle la actividad adversaria, sus planes e intenciones. Contar con ese binomio geográfico y humano a favor del avance seguro de las fuerzas comandadas por Simón Bolívar, fue un aspecto geopolítico determinante en la concreción de la victoria.

      Las acertadas decisiones geopolíticas tomadas por los asistentes en el Congreso de Angostura, realizado en Venezuela a comienzos de 1819, determinaron el destino de las provincias de Quito, Nueva Granada y Venezuela, como comienzo del fin de la tiranía española e inicio de la vida republicana en los tres territorios señalados.

     Entre las consecuencias geopolíticas de la batalla de Boyacá el coronel Luis Alberto Villamarín Pulido, señaló que:

    El Delirio del Libertador  La entrada triunfal de las tropas de Simón Bolívar a Santa fe de Bogotá, fue un referente estratégico, geopolítico y de unidad en el resto del continente para aligerar la salida de las tropas españolas y el fin del dominio de la corona española en los territorios latinoamericanos.

      Las campañas de limpieza ordenadas por el Libertador sobre el eje de marcha más importante de la navegación fluvial en el río Magdalena, concreta un paso agigantado de la proyección geopolítica de la guerra, con el fin de eliminar del suelo granadino cualquier vestigio de respaldo político, social o cultural de la corona española.

      El armisticio firmado por Simón Bolívar y el general español Pablo Morillo el 26 de noviembre de 1820 en la ciudad de Santa Ana, marcó otra trascendental consecuencia geopolítica de la batalla de Boyacá, porque fue un tratado para regularizar la guerra, reconocer la independencia de la Gran Colombia y de paso, el punto de reconocimiento formal del nacimiento de una república en Iberoamérica, como consecuencia de la derrota de las tropas de la corona española.

      La batalla de Boyacá produjo fortalecimiento inicial de la Gran Colombia, dando paso al surgimiento de un nuevo orden mundial, en un escenario que con el paso del tiempo se convertiría en caldo de cultivo para nuevas y mas cruentas confrontaciones armadas civiles.

      La Gran Colombia realizó con la Gran Bretaña el llamado empréstito de la vergüenza, porque en contraste con ser el reconocimiento abierto de una monarquía europea a una nación independiente regida por un gobierno de corte republicano, afloró en nuestra latitud el eterno cáncer de la corrupción con el pésimo manejo que Francisco Antonio Zea y los santanderistas dieron al destino de los dineros prestados en ese momento a la Gran Colombia, para consolidar su independencia política de España.

      Otro hecho geopolítico importante derivado del triunfo patriota sobre las tropas españolas en el río Teatinos al sur de la ciudad de Tunja, fue la anexión del istmo de Panamá a la Gran Colombia en 1821, y cinco años más tarde la realización del insuficiente congreso anfictiónico, en el cual pretendía el Libertado cristalizar lo mas ambicioso de su enorme sueño libertario.

       La campaña del sur proyectada por el Libertador para independizar a Ecuador y Perú, con miras a descolonizar todo el subcontinente, es el reflejo mas claro de la clara visión geopolítica del general Bolívar acerca de la importancia geoestratégica de esta parte del planeta.

      La publicación en 1823 en Washington DC de la famosa Doctrina Monroe, redactada por el secretario de Estado John Quincy Adams, luego de que se pusiera en marcha la visión geopolítica de las monarquías europeas aglutinadas en la Santa Alianza, que pretendían recuperar para sí el dominio de las antiguas colonias, es otro componente geopolítico derivado o relacionado con el orden mundial de ese momento.

      Las trapaceras propuestas de regreso a la monarquía hechas por diplomático europeos al Libertador, son claras señales de lo que se tejía y cultivaba en los salones políticos de Europa, frente a la proyección geopolítica del llamado Nuevo Mundo. Al estar Simón Bolívar en el centro de la tormenta, esto indica que su gran logro de armas en Boyacá, era un aspecto demasiado influyente en los contenidos de la visión geopolítica del mundo en ese momento.

      La traición santanderista a los ideales del libertador y el lamentable final del proyecto geopolítico de la Gran Colombia, son dos elementos claves para que las generaciones actuales y venideras comprendan las verdaderas razones de la escasa proyección geopolítica, geoeconómica y geoestratégica de Colombia, pese a su privilegiada posición geográfica.

     Los hechos que suceden en el territorio colombiano y su vecindario 201 años después de la gloriosa gesta independentista el 7 de agosto de 1819, corroboran la anterior aseveración:

      *Panamá está separada de Colombia

      *Venezuela vive una profunda crisis por causa del desgobierno, la corrupción y la cercanía del régimen de Maduro con narcotraficantes y terroristas de diversos puntos del planeta.

      *Colombia preserva la herencia caudillista sin asomos de democracia participativa concreta.

      *Ecuador conserva profundas escisiones sociales y marcadas diferencias frente a los indígenas. La disputa entre Guayaquil y Quito es tan vigente como hace 201 años.

      *El territorio de la antigua Nueva Granada está disminuido en un  45% frente a su tamaño original

       *El ideario geopolítico del libertador quedó en el olvido

      *Apareció la OEA como un producto del sueño de Bolívar, pero dista mucho de la organización internacional soñada por el Libertador en el congreso anfictiónico de 1826.

      *Es tensa relación Estados Unidos-Latinoamérica y los comunistas de todos los países del continente han hecho todo lo posible por ahondar esta crisis

      *España perdió el poderoso imperio ultramarino, en el que según sus monarcas jamás se apagaba el sol.

      *Poco a poco la monarquía de Inglaterra se alejó de este continente, debido al creciente influjo de Estados Unidos en la región.

      Como conclusión final, y tras examinar cada uno de estos tópicos el conferencista afirmó que en la actualidad Colombia cruza por la imperiosa necesidad de construir un movimiento político que desarrolle la proyección geopolítica del país, con base en su privilegiada posición geoestratégica.

      El coronel Luis Alberto Villamarín Pulido es historiador, especialista en geopolítica, estrategia y defensa nacional, temas sobre los cuales ha escrito y publicado 38 libros y más de 1800 artículos especializados.

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©